No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 27 de diciembre de 2018

LA TUMBA DE LA ANIQUILACIÓN 9

Después de escuchar los sabios consejos de la naga Saja N'baza, los aventureros decidieron explorar la antigua ciudad de Mbala y averiguar la verdad sobre la supuesta bruja que vivía en aquel lugar a la que llamaban Yaya Pu'pu. Guiados por Azaka y Jade, alcanzaron la base de la gran meseta sobre la que se alzaba Mbala, ascendiendo por un estrecho camino hasta llegar a las antiguas puertas de la ciudad, destrozadas por el paso del tiempo, y alrededor de cuyos se restos se encontraban montones de calaveras blanqueadas por el sol en las que Leodithas encontró rastros de mordeduras. Entre las ruinas de lo que había sido Mbala, una población de chozas de madera y paja que se habían venido abajo, solo una cabaña continuaba en pie, y alrededor de ella trabajaba una anciana de incontables años, doblada por la artritis y cegada por las cataratas, a la que Kellek se dirigió, y que se identificó efectivamente como aquella a la que los aldeanos llamaban Yaya Pu'pu. No parecía haber ninguna amenaza en la mujer, aunque sus argumentos no terminaban de convencer a Kellek y Jade. Según Yaya Pu'pu, el fin de la aldea había venido por los ataques de un nido de hombres pterodáctilo que habían devorado a sus vecinos, apartándola a ella quizá porque su carne debía ser demasiado correosa. De cualquier modo, Yaya Pu'pu no disimulaba su condición de sacerdotisa de Myrkul, y se ofreció a los aventureros para realizar si se lo solicitaban el Ritual de la Vida Robada, que les permitiría alzar a un muerto viviente que mantendría sus recuerdos y sus habilidades, aunque continuaría siendo un muerto viviente. El precio era alto, pues requeriría de una gema de considerable valor y de una vida, que se sacrificaría a Myrkul a cambio de la que se iba a recuperar. Después de una magra cena, los aventureros decidieron pasar la noche acampados junto a la choza de Yaya Pu'pu, y durante la segunda guardia, realizada por Leodithas y Turión, este se coló en la choza de la anciana... Y entonces, las cosas estallaron. 

Leodithas fue atacado por una bandada de monos voladores, mientras un gólem de carne se alzaba de la tierra, hiriendo de gravedad a Tyrael, y dentro de la choza, Turión era atacado por Yaya Pu'pu, que reveló ser en realidad una peligrosa y carnívora saga cetrina. Después de que Kellek pudiera recuperar a Tyrael, el sacerdote y el mago utilizaron todos los hechizos de fuego a su disposición para tratar de hacer frente al gólem, ya que el fuego parecía hacerle más daño que las armas, mientras Turión y Jade hacían frente a la saga, y Leodithas y Joehr se enfrentaban a los molestos monos voladores. Aunque todos sufrieron cuantiosas heridas, finalmente consiguieron acabar con las tres amenazas, liberándose así de ser la siguiente comida de la saga Yaya Pu'pu, y encontrando además Tyrael su tesoro en el interior de un pozo, consiguiendo Jade rescatarlo. 



Después de descansar esa noche entre las ruinas de Mbala, los aventureros decidieron volver al norte, a Puerto Nyanzaru, donde podrían descansar, reponer sus provisiones y probablemente cambiar de guía, pues consideraban que aún eran demasiado débiles para recuperar la Orquídea Negra de Nangalore y buscar Omu. Se dirigieron de nuevo al río Soshenstar, siguiendo su cauce hacia el norte, y Joehr les persuadió de que hicieran una parada en un lugar marcado en mapa de Syndra Silvane como "Campamento Venganza". Lo encontraron sin problemas, pues estaba justo en la orilla izquierda del Soshenstar, y resultó ser poco más que una empalizada y un puñado de tiendas construido sobre una tierra húmeda. Sin embargo, la visita no resultó como esperaban. El Campamento Venganza pertenecía a una orden de caballería llamada La Orden del Guantelete, la misma a la que había pertenecido el ahora abandonado Campamento Justicia que habían encontrado semanas antes, y cuyo compromiso era acabar con todos los muertos vivientes. Campamento Venganza estaba bajo la supervisión del comandante Niles Breakbone, que resultó ser un fanático apenas controlado por sus dos capitanes, y que reclutó a la fuerza a los aventureros para unirlos a sus hombres durante dos semanas. Sólo la intervención de Kellek y Leodithas impidió que Joehr y Breakbone convirtieran aquello en un baño de sangre, y finalmente, divididos por parejas, los aventureros prestaron el servicio requerido por la Orden, aunque a su finalización, se apresuraron a abandonar el Campamento Venganza, de vuelta hacia Puerto Nyanzaru, donde finalmente decidieron buscar a un nuevo guía, en enano albino Musharib, al que seguirían para recuperar las viejas minas enanas de Hrakhamar, esperando encontrar allí tesoros y armas que les ayudaran a hacer frente a Ras Nsi... 

jueves, 20 de diciembre de 2018

LA TUMBA DE LA ANIQUILACIÓN 8

Después de su conversación con Asharra en Kir Sabal y mientras aún meditaban sobre la legitimidad de Mwaxanaré a un supuesto trono chultano, los aventureros decidieron poner rumbo finalmente a Orolunga, donde buscarían el consejo de la naga Saja N'baza antes de adentrarse en Nangalore en busca de la orquídea negra que Asharra necesitaba para realizar para ellos el ritual de los Siete Vientos. Guiados por Azaka Stormfang se dirigieron hacia el oeste, hacia las ruinas de Orolunga. 

El camino fue relativamente tranquilo, pero aproximadamente a mitad de camino de las ruinas, cuando comenzaban a adentrarse en los pantanos que formaban la Costa Aldani y el nacimiento del río Soshenstar, Leodithas atisbó en la distancia algo extraño que volaba estático en poniente a unos treinta metros de altura. Desviándose de su camino ligeramente para ver de qué se trataba, dos días después se encontraban con una pedazo de tierra coronado por un árbol petrificado que volaba y giraba lentamente sobre sí mismo, con una vaga forma de corazón y en la que Jade y Kellek distinguieron a una mujer a la que llamaron, y que les contestó en elfo, invitándoles a acercarse. La mujer convocó un portal que les llevó hasta su refugio, y se presentó a ellos como la erudita maga  elfa Valindra Shadowmantle, y aquel lugar era su refugio, el llamado Corazón de Ubtao. A través de una extraña conversación que se movía entre la mediación de Kellek, la desconfianza de Joehr y la curiosidad de Leodithas, averiguaron que Valindra, al igual que ellos, buscaba el Almero que provocaba la Maldición de la Muerte, y para ello estaba aliada con los Magos Rojos de Thay, con los que los aventureros ya habían tenido algún encuentro en las junglas cercanas a Fuerte Beluarian. Al igual que Asharra, Valindra sospechaba que el Almero se encontraba en la ciudad perdida de Omu, aunque no podía afirmarlo, comprometiéndose a recompensar a los aventureros con largueza si obtenían más información para ella. Sin embargo, antes de continuar las negociaciones, Leodithas utilizó sus habilidades para detectar el mal a su alrededor, descubriendo que Valindra no era lo que parecía, sino que se trataba de una criatura no muerta, y que había más muertos vivientes en el interior del Corazón de Ubtao. Percibiendo la inquietud de Leodithas, Jade, Kellek y Joehr comenzaron a insistir en que debían abandonar el lugar, alejándose del Corazón de Ubtao en buenos términos con Valindra... al menos de momento. 



Mientras continuaban hacia Orolunga, en los pantanos de la Cuenca Aldani, además de descubrir que los rumores sobre la maldición lanzada por Ubtao a los antiguos habitantes de la región eran ciertos y que estos se habían convertido en unas extrañas criaturas con apariencia de gigantescas langostas, tuvieron un tenso encuentro con un zhentarim y sus acompañantes, que andaban buscando a Artus Cimber y su acompañante, Dragonbait, para recuperar un anillo que según ellos les había robado. Joehr y Kellek no pudieron evitar reparar en que el clérigo zhentarim, un sacerdote de Cyric, tenía como compañera una serpiente alada, como aquellas que habían visto en la mansión de Ifan Talro'a en Puerto Nyanzaru. 

Finalmente, y tras cruzar el río Tarth, dieron con el milenario zigurat que constituía lo único que quedaba en pie de la antigua ciudad de Orolunga, intentando alcanzar la cima, pero encontrándose con serios problemas, pues las espinas de las plantas que dominaban el primer tramo de escaleras parecían capaces de penetrar en sus más gruesas armaduras, hasta el punto de que Leodithas resultó seriamente herido, antes de que él y Kellek vieran un chwinga entre ellos con una máscara de triceratop y empuñando una orquídea de pétalos naranjas y morados con la que golpeaba las espinas, que se apartaban a su paso. Descendiendo de las escaleras y tras una corta búsqueda, Joehr consiguió dar con cuatro orquídeas, ya que Azaka permanecería de guardia a los pies de la escalera, e imitando al chwanga, consiguieron ascender hasta el segundo tramo de escaleras, que se desmoronaban bajo sus pies. Un nuevo chwanga con una máscara de camaleón empuñó una pluma roja de loro con la que subió ligero por las escaleras, y tras encontrar un puñado de plumas, los aventureros lo imitaron, consiguiendo llegar hasta el segundo rellano. El último tramo de escaleras era más peligroso, pues estaba plagado de serpientes, pero observando, encontraron a un chwinga que realizaba un extraño ritual, golpeando a las serpientes con la orquídea, acariciándolas con la pluma y tumbándose después para permitir que una de las serpientes les entrara por la boca. Jade y Kellek sufrieron heridas al no conseguir tragarse bien las serpientes, pero Joehr y Leodithas lo consiguieron en el primer intento, seguidos poco después por sus compañeros, y finalmente, juntos, entraron en el zigurat de Orolunga.

Tras un largo viaje se encontraban ante Saja N'baza, una naga guardiana que aceptó responder a sus preguntas. Así, los aventureros por fin averiguaron el paradero aproximado de la ciudad de Omu, y que esta se encontraba dominada por los Yuan-ti del hechicero Ras Nsi, un antiguo conquistador que había intentado tomar Chult, alzando ejércitos de muertos vivientes y que había sido expulsado por Ubtao antes de abandonar a sus seguidores a los dioses embaucadores. Tras la marcha de Ubtao, Ras Nsi había vuelto a Omu, y desde allí organizaba sus planes para destruir el mundo y sumirlo en la oscuridad, para lo que según Saja N'baza, se podrían estar utilizando todas las almas que la maldición de la muerte estaba encerrando en el Almero, aunque la saga sospechaba de que debía haber un poder aún mayor tras Ras Nsi. La naga prometió su ayuda a los aventureros si se comprometían a acabar con Ras Nsi, y así, les entregó diversos dones: el don del Héroe para Joehr, el don del Luchador para Leodithas, el don del Restablecimiento para Kellek y el don de la Visión para Jade...


jueves, 13 de diciembre de 2018

LA TUMBA DE LA ANIQUILACIÓN 7

Después de pasar el día resguardados en la jungla que rodeaba el Dedo de Fuego y viendo los hombres pterodáctilo que volaban continuamente alrededor de la cúspide de la torre, cuando cayó la noche los aventureros decidieron finalmente lanzarse al asalto. Turión, el pícaro elfo, fue el primero en acercarse a la torre, abandonando la protección de los árboles y encontrando en su camino al menos tres cadáveres, todos ellos al parecer arrojados desde una gran altura, con los miembros rotos y el pecho aplastado. Había unas escaleras de cuerda y madera resquebrajadas que subían hasta una cueva a unos sesenta pies de altura, y Turión inició la subida, seguido de Jade, Leodithas, Kellek y Azaka Stormfang. Con Turión y Jade guiando al grupo, se adentraron en la cueva, que resultó ser una horadación natural, con un pozo amplio pozo que caía quince pies y donde fueron atacados por una tarántula gigante, que dejó malherido a Turión, aunque consiguieron acabar con ella y poder continuar, encontrando una chimenea que ascendía hacia un segundo nivel de la torre. 

Se trataba también de una serie de cuevas naturales, pero en ellas había hecho nido un enjambre de estirges (criaturas a medio camino entre mosquitos y murciélagos) que se vieron violentadas por la luz de la antorcha de Jade, atacando a los aventureros y poniéndoles en aprietos, hasta el punto de que cuando consiguieron acabar con el enjambre y registrar los restos de un antiguo cadáver cuya sangre había sido completamente drenada por las estirges, decidieron hacer un descanso en aquella cueva, antes de salir al exterior de nuevo y alcanzar una nueva escalera de cuerda y madera que, a través de una estrecha escalera, subía al tercer nivel. Siguieron ascendiendo al tercer nivel (con algunos problemas para subir, debido al estado de las escaleras), donde se encontraron con un grupo de ancianos hombres pterodáctilo que custodiaban a un prisionero aaracokra (un hombre águila) y que no tardaron en ser abatidos por los aventureros, que les pillaron por sorpresa. Liberaron al aaracokra, que se presentó como Nephyr y que agradeció a los héroes que le hubieran liberado. Según les contó, venía de la ciudad templo de Kir Sabal, el protectorado de la sabia Asharra, y había sido emboscado por los hombres pterodáctilo, que le habían llevado prisionero al Dedo de Fuego. Nephyr invitó a los aventureros a visitar Kir Sabal para que Asharra pudiera realizar para ellos la poderosa Danza de los Siete Vientos, que les permitiría volar durante algún tiempo. Dejaron a Nephyr descansando y ascendieron por una nueva chimenea hasta la cúspide. Turión y Jade llegaron sin problemas, encontrando los restos de una vieja atalaya iluminada por fuego mágico y que servía de refugio a una bandada de hombres pterodáctilo. Kellek tuvo algunos problemas para subir, lo que retrasó a Leodithas y Azaka, y mientras se preparaban para emboscar a los pterodáctilos, Jade cometió un error, revelando su posición, aunque Turión consiguió ocultarse. Con la llegada de Azaka (que reveló que se trataba de una mujer tigre), Leodithas y Kellek, los aventureros se enfrentaron a los pterodáctilos, y aunque sufrieron heridas serias y Jade estuvo a punto de caer, consiguieron vencer a las criaturas que habían tomado la torre. Azaka se apresuró a tratar de recuperar la máscara que iban a buscar, aunque Kellek se aseguró antes de que con ella, la mujer no iba a suponer ninguna amenaza para ellos. Finalmente, descansaron el Dedo de Fuego hasta el amanecer, cuando desde la altura de aquella torre, pudieron ver en la amplia distancia las cadenas montañosas que bordeaban la península y los valles de su corazón, donde se encontraban los nacimientos de los ríos cuyos cursos habían navegado para adentrarse en la jungla. 



Tras una breve deliberación (Azaka se había ofrecido a llevarles a Orolunga para hablar con una sabia naga, Saja N'baza, y en su camino se encontraba la aldea de Mbala, dominada por la bruja Yaya Pu'pu; pero ahora tenían Kir Sabal como alternativa), finalmente decidieron visitar primero el templo de los aaracokra, que se situaba más cerca que el refugio de la naga, a pocos días de viaja cruzando el río Olung. El camino resultó relativamente seguro, con sólo algunos encontronazos con arañas y velocirraptores, y tras algunos días de viaje, encontraron Kir Sabal, construido en las paredes de una alta meseta y donde fueron recibidos por los hombres águila con agradecimiento por haber salvado a Nephyr. Tras un complicado ascenso de varias horas, Nephyr se convirtió en su guía, llevándoles al templo de Ubtao, donde Asharra se reuniría con ellos. En el camino, Nephyr les contó que en Kir Sabal residían los legítimos reyes de Chult, la princesa Mwaxanaré y el pequeño príncipe Na, lo que sorprendió a los aventureros, ya que era la primera vez que escuchaban hablar de esa familia real. Posteriormente, en la reunión con Asharra, donde conocieron a la princesa de diecisiete años y el príncipe de seis, tuvieron más detalles de lo ocurrido. La familia de los príncipes habían regido Chult desde la ciudad de Omu, en el corazón de la selva, hasta que fueron expulsados de allí por la aparición de un poderoso mal que había llegado después del abandono de Ubtao y la aparición de los llamados Dioses Embaucadores. Toda su familia había muerto, y en Kir Sabal se había custodiado el linaje real. Cuando le contaron a Asharra que habían llegado a Chult buscando el origen de la maldición de la muerte, la aarakocra sugirió que quizá el origen de ese mal se encontrase precisamente en la antigua capital, Omu. Asharra se ofreció a ayudar a los aventureros a encontrar Omu si ese era su objetivo, realizando para ellos la Danza de los Siete Vientos, que les permitiría volar durante tres días, pero para ello, necesitaba una orquídea negra que solo podía conseguirse en los jardines de Nangalore, a donde sus hombres no se acercaban, pues estaban dominados por los maléficos e inteligentes eblis, una especie de grullas malignas... 

jueves, 6 de diciembre de 2018

LA TUMBA DE LA ANIQUILACIÓN 6

Después de un viaje de tres días en barco hacia el sur de la península de Chult desde Fuerte Beluarian, los aventureros comenzaron a acercarse a la Bahía de Shilku, y según se acercaban, Tyrael fue el primero en divisar una nube de pesado aspecto situada sobre la bahía. Según se fueron acercando se dieron cuenta de que se trataba de una nube de cenizas en suspensión, y al entrar en la bahía vieron que los volcanes que rodeaban las ruinas de la antigua aldea de Shilku habían entrado en erupción (aún seguían vomitando fuego, lava y cenizas), arrasando toda la bahía y el fuerte a medio construir que el Puño Ardiente estaba construyendo. Pusieron rumbo a la playa, acercándose para comprobar si había algún superviviente, pero fueron atacados por dos peligrosas serpientes de fuego a las que consiguieron anular antes de que prendieran fuego al barco. Temiendo encontrar Salamandras y otras criaturas de fuego en el entorno, y después de que que Kellek y Tyrael se convencieran de que era imposible que nadie hubiera sobrevivido a aquella tormenta de fuego, decidieron volver a Fuerte Beluarian para comunicarle a Lyara Portir lo ocurrido. 

Cuando llegaron al Fuerte, la comandante les recibió con cierta decepción ante las noticias. Lyara Portir entregó a los aventureros sus recompensas (varias pociones de curación y un pergamino de restablecimiento), y la castellana Grutta Harlsdottir les ofreció una recompensa por ayudarles a liberar las selvas chultanas de muertos vivientes. Los aventureros decidieron que era el momento de volver a Puerto Nyanzaru para buscar nuevos rumores, aunque el camino de vuelta estuvo lleno de peligros, como el ataque de un grupo de arañas gigantes que hirió de gravedad al clérigo Kellek de Lathander, salvado por el ataque del dracónido Joehr al grito de "¡NO TOQUES A MI LÍDER!". También tuvieron varios encuentros con los mágicos chwinga, y un tenso encuentro con un grupo liderado por un Mago Rojo de Thay que parecía dirigirse a algún punto del interior de las junglas. 



De vuelta en Puerto Nyanzaru, los aventureros apenas se dieron el tiempo suficiente para escuchar algunos rumores que les advirtieron sobre la niebla azul que transmitía la Fiebre de la Locura y sobre una antigua ciudad construida por los minotauros y ahora poblada por los hombres serpiente que parecía esconder antiguos horrores en pleno corazón de la selva. Después de adquirir provisiones y despedirse de Qawasha y Kupalué, decidieron acudir a una nueva guía, la exploradora Azaka Stormfang, que se ofreció a llevarles ante la sabia naga que Orolunga a cambio de que la ayudaran a recuperar una ancestral máscara de su familia de manos de los hombres pterodáctico del Dedo de Fuego. Los aventureros tomaron sus canoas y, junto a Akaya, comenzaron a descender por el río Tiryki, muy cerca del cual se encontraba el Dedo de Fuego. Aprovecharon la presencia del río para avanzar con cierta velocidad hacia el interior de Chult, aunque eso no les libró del ataque de un cocodrilo gigante y otras criaturas. Finalmente abandonaron la cuenca del Tiryki para adentrarse en la jungla, pues ya podían ver incluso desde la distancia el promontorio del Dedo de Fuego, una columna de roca natural que se alzaba cien metros por encima del suelo, coronada por una gran hoguera... y la siluetas a su alrededor de los hombres pterodáctico. 

Siguiendo los consejos de Azaka, decidieron esperar a la noche para asaltar el promontorio... 

jueves, 29 de noviembre de 2018

LA TUMBA DE LA ANIQUILACIÓN 5

Después de recuperar al guardián arcano Vorn de las profundidades de la selva de Chult, los aventureros decidieron permanecer un par de días en Puerto Nyanzaru antes de partir de nuevo, esta vez con el objetivo de dirigirse a Fuerte Beluarian, donde esperaban obtener una cédula de exploración expedida por los enviados del Consejo de los Lores de Puerta de Baldur, que reclamaban la posesión sobre las tierras de Chult. Aprovecharon esos días, después de obtener la recompensa prometida por el príncipe Wakanga O`tomu, para reponer sus provisiones de repelente de mosquitos, comida y nuevas armas. Kellek se encargó de estas gestiones, mientras Tyrael decidía permanecer por un tiempo en Puerto Nyanzaru, bajo la tutela de Syndra Silvane y el príncipe O'tamu, en previsión de que en algún momento Mappo y Turión regresaran a la ciudad. Mientras el clérigo se ocupaba de las compras y de buscar nuevos rumores, Leodithas y Joehr aprovecharon para apostar en las carreras de dinosaurios, aunque con bastante mala suerte. Al día siguiente se sorprendieron al encontrarse con una invitación de la príncipe mercader Jessamine que les invitaba a almorzar con ella en su mansión, y no tardaron mucho en averiguar que el mercado de Jessamine eran los venenos, las especias y las hierbas. Con cierta desconfianza acudieron al encuentro de la príncipe mercader, que les esperaba en su mansión, y durante el almuerzo, les comunicó su intención de ayudarles a resolver los problemas de Syndra Silvane, y aunque justificó hacerlo como muestra de amistad hacia su colega Wakanga O'tomu, los aventureros terminaron pensando que el interés de Jessamine era más personal y que ella misma podía estar sufriendo las consecuencias de la Maldición de la Muerte. Además de un tomo de herbolaria de Chult, Jessamine asumió los costes derivados de la contratación de un guía para los aventureros, que se reunieron esa noche con varios posibles candidatos en la posada de El Lagarto Atronador. Finalmente, y tras discutirlo durante algún tiempo, el voto de calidad de Kellek de Lathander decantó la decisión por el druida Qawasha y su compañero, un vegepigmeo llamado Kupalué (Hierbajo que anda), que habían dejado clara su intención de acabar con todos los muertos vivientes de Chult y que tenían contactos en Fuerte Beluarian. 

Finalmente, al día siguiente, Kellek, Joehr, Leodithas y Jade salieron de Puerto Nyanzaru en dirección sur, remontando el río Tyriki hacia un paso donde pudieran dirigirse por tierra hacia el fuerte, evitando así los peligros del dragón tortuga que habitaba en la bahía de Chult. La primera de las noches que pasaron en ruta, coincidieron con una pareja de aventureros con la que compartieron hoguera y comida esa noche, el explorador Artus Cimber y su compañero saurido Dragonbait (que desde el principio no congenió demasiado con Joehr). Artus venía de Fuerte Beluarian, donde había conseguido su cédula, aunque no transmitió a los compañeros demasiada confianza en Lyria Portir, la comandante del Fuerte. Así mismo, advirtió a los aventureros de que la ruta que seguían atravesaba algunas zonas peligrosas por los muertos vivientes, lo que despertó las sospechas de Joehr sobre la posibilidad de que Qawasha les estuviera llevando de forma voluntaria por terrenos plagados de muertos vivientes para llevar a cabo su cruzada contra los no muertos. Al amanecer se separaron de Artus Cimber y Dragonbait, y en los siguientes días tuvieron algunos significativos encuentros con vegepigmeos, caníbales, y como Qawasha había predicho, coincidieron con algunos de los curiosos espíritus de la jungla llamados Chwingas, diminutas criaturas mágicas que concedieron sus dones a Joehr y Kellek antes de que finalmente el grupo llegara al Fuerte. 



Lo primero que llamó la atención de los recién llegados fue el buen estado del lugar y la numerosa guarnición de mercenarios que lo protegía, imposible de mantener sin duda sólo con los beneficios de las cédulas de exploración, O Puerta de Baldur estaba realizando una cuantiosa inversión en el mantenimiento de Fuerte Beluarian, o Lyria Portir tenía alguna otra fuente de ingresos. Pasaron la noche descansando en el Fuerte, y a la mañana siguiente la propia Lyria Portir les convocó a una reunión donde les hizo una oferta. Necesitaba aventureros que exploraran para ella una lejana región de Chult, la Bahía de Shilku, en la que los hombres de Lyria habían empezado a construir al parecer un nuevo fuerte, pero de pronto habían desaparecido. A cambio de las noticias de lo ocurrido en Shilku, Lyria Portir les entregaría de forma gratuita la cédula de exploración y rechazaría la parte de sus botines que le correspondería por su exploración de Chult, y además, contarían con alojamiento y comida en el Fuerte, y pergaminos o pociones que se encontraran en los almacenes de la fortaleza. 

Tras meditarlo breve tiempo, en nombre del grupo, Kellek aceptó la misión, así que se prepararon para zarpar hacia la Bahía de Shilku... 

jueves, 22 de noviembre de 2018

LA SAGA DE GERALT DE RIVIA IV: TIEMPO DE ODIO

Tiempo de odio (La saga de Geralt de Rivia, #4)Tiempo de odio by Andrzej Sapkowski
My rating: 5 of 5 stars

Recuerdo que en mi primera lectura de La Saga de Geralt de Rivia, Tiempo de Odio me pareció el mejor de los libros. Ahora, en la relectura, no puedo más que reafirmarme en lo mucho que me gusta. El triángulo desigual formado por Geralt, Yennefer y Ciri da aquí una vuelta de tuerca que hace explotar todo lo que hemos leído hasta ahora.

Acompañando a Geralt, Jaskier, Ciri, Yennefer y Triss Merigold, llegamos a un nuevo capítulo de la historia, con la celebración de un consejo de hechiceros en la isla de Thanedd, donde se encuentra la academia de hechicería de Aretusa. Allí conocemos a muchos nuevos personajes, todos ellos hechiceros y brujas como Sabrina Glevissig, Tissaia de Vries, Keira Metz, Margarita Laux-Antille, Vigelforz, Arnaud Terranova o Francesca Findabair, y conocemos uno de los lugares que serán más interesantes en la saga por su importancia: Tor Lara, la Torre de la Gaviota, que jugará un papel muy relevante en el futuro de Ciri.

Pero además, la guerra estalla de nuevo y todo, absolutamente todo, cambia. Y les guste o no les guste, Geralt y Ciri van a verse arrastrados por la guerra y por el tiempo del odio...



View all my reviews

CUADERNO DE VIAJE DE LA TIERRA MEDIA

A Middle-earth Traveller: Sketches from Bag End to MordorA Middle-earth Traveller: Sketches from Bag End to Mordor by John Howe
My rating: 5 of 5 stars

Bueno, bueno, bueno. No tengo mucho que decir sobre este libro, que simplemente es una preciosidad. Quizá los textos pudieran haber estado un poco mejor revisados (hay alguna errata en la nomenclatura de los valar y fallos muy tontos), pero por lo demás, no es un libro que brille por sus textos si no por las preciosas ilustraciones, que son absolutamente fantásticas.

Una auténtica joya que cualquier fan de la Tierra Media tiene que tener.

View all my reviews

jueves, 15 de noviembre de 2018

LA TUMBA DE LA ANIQUILACIÓN 4

Aún cansados por los eventos ocurridos en el interior del Templo del Hombre y el Cocodrilo, Jade, Joehr, Leodithas y Kellek abandonaron el lugar, aunque antes, Joehr salió para explorar y asegurarse de que los muertos vivientes de los que se habían refugiado en el templo no continuaban en el exterior. Y efectivamente, los muertos habían desaparecido, pero Joehr no vio a un alosaurio que le atacó por la espalda, casi despedazándole. Sus compañeros se apresuraron a intentar salvarle, curándole Kellek mientras Jade se interponía entre el dracónido y el alosaurio, y Leodithas atacaba en la distancia. Y en ese momento, desde la profundidad de la jungla, apareció a ellos Tyrael, el mago tiefling, que se sorprendió al ver a sus compañeros Joerh y Kellek. Tyrael se había separado de Mappo y Turion en algún momento de los días anteriores, vagando por la jungla hasta que había llegado a aparecer en Campamento Justicia. 

Después de acabar con el alosaurio y asegurarse de que estaban en un lugar seguro, los aventureros acamparon, poniéndose al día de lo que había ocurrido en el tiempo en el que habían estado separados. Guiados por Jade con desigual suerte, decidieron continuar en busca de Vorn para cumplir el encargo de Wakanga O'tomu, aunque se perdieron en la selva, teniendo encuentros más o menos violentos con un grupo de babuinos y unos violentos girallones (grandes gorilas de cuatro brazos muy territoriales), hasta que finalmente Kellek consiguió recuperar el camino, llegando por fin hasta Vorn. El Guardián Arcano, un constructo de madera, bronce y adamantina, se encontraba quieto en mitad de la jungla, junto a unas rocas, y rodeado de lo que parecían ser toscas ofrendas de algunos pueblos salvajes de la selva, como podían ser goblins bariti o vegepigmeos. Tyrael sabía que para poder controlar al Guardián Arcano les hacía falta un medallón de control, y las huellas que se adentraban en la selva parecían indicar que Vorn recibía frecuentes visitas de goblins, que probablemente tenían el amuleto... así que siguieron el camino.



En aquella trocha se encontraron con un grupo de goblins y con un pequeño y bromista dragón feérico llamado Mok que les indicó que el medallón estaba en posesión de la bruja de la aldea goblin. Finalmente, tras cuatro días y un encuentro con un triceratop que protegía sus huevos, alcanzaron Yellyerk, la aldea bariti del Clan de las Hormigas que Pican, vigilándola desde la distancia. La aldea estaba habitada por unos cuarenta goblins y situada entre varios grandes hormigueros. Vigilando la aldea, descubrieron que una de las cabañas estaba continuamente protegida, así que dedujeron que podía ser el hogar de la "bruja" de la que había hablado Mok, pero cuando Jade trató de acercarse disparó unas trampas que alertaron a los goblins de su presencia, de modo que los aventureros se apresuraron a alejarse, internándose de nuevo en la selva para volver antes del amanecer, esperando encontrar a los batiri dormidos... y así fue. Jade se adelantó, eliminando las trampas y consiguiendo colarse incluso en la cabaña donde se encontraba dormida la reina de los goblin. Estuvo a punto de conseguir arrebatarle el amuleto del cuello, pero tropezó con una vasija, despertando a los goblins que dormían en el interior, que se apresuraron a atacar a la exploradora mientras sus compañeros fuera comenzaban a intentar ayudarla, con Tyrael y Leodithas sembrando el caos mientras Kellek y Jeohr se aproximaban para ayudar a Jade, aunque se encontraban con un problema al tener que hacer frente a uno de los enjambres de hormigas que Tyrael había provocado al destruir uno de los hormigueros. Y para sorpresa de todos, especialmente de Tyrael y Leodithas, que mantenían la distancia con la aldea, los goblins que salían de las chozas se apresuraban a correr hacia el interior de la selva. Mientras Kellek sanaba a Jade y Joerh entraba en la cabaña para ver cómo la propia reina escapaba (Jade ya le había arrebatado el colgante), Tyrael y Leodithas descubrieron a dos goblins que se apresuraban a correr hacia un mecanismo oculto entre los árboles, corriendo el mago y el paladín para impedirles hacer lo que intentaran hacer. Acabaron con los goblins, y finalmente, Joehr y Kellek salieron de la aldea con Jade, descubriendo un ingenioso sistema de los goblins para trasladar la aldea a toda velocidad y con peligrosas consecuencias para cualquiera que permaneciera en su interior. 

Con el medallón de control del Guardián Arcano en sus manos, volvieron al lugar donde se encontraba Vorn, y con el constructo bajo su mando, utilizaron las barcas de Campamento Justicia para regresar a Puerto Nyanzaru, donde se reunieron con el príncipe mercader aliado de Syndra Silvane para entregarle el medallón y el constructo y conseguir la recompensa que se les había prometido... 

viernes, 9 de noviembre de 2018

SÉ LO QUE ESTÁS PENSANDO

<.a href="https://www.goodreads.com/book/show/40856092-s-lo-que-est-s-pensando" style="float: left; padding-right: 20px">Sé lo que estás pensandoSé lo que estás pensando by John Verdon
My rating: 3 of 5 stars

Bueno, un breve descanso de las espadas, los dragones y la hechicería, este libro me estaba llamando desde la estantería en la que está acompañado por el resto de los trabajos de John Verdon, entre los libros de mis padres. Así que después de la intensa lectura de Mareas de Medianoche, esto ha sido como un pequeño descanso... con límites, porque el libro también es intenso. En él, John Verdon presenta a David Gurney, un policía retirado que, por motivos personales, se encuentra implicado en un turbio asunto en el que uno de sus amigos de infancia comienza a recibir cartas amenazadoras con una extraña peculiaridad, y es que la persona que las escribe parece ser capaz de averiguar los pensamientos de su víctima. Cuando las amenazas se convierten en realidad, David Gurney se da cuenta de que se está enfrentando a un asesino en serie, y comienza a tratar de averiguar su identidad, colaborando con la policía de diferentes estados.

La historia como tal es sencilla, nada del otro jueves (la verdad es que en este sentido, desde Agatha Christie al día de hoy no hay mucho que se haya podido cambiar), pero está bien llevada, los personajes son interesantes (que no agradables, la verdad es que con el prota he empatizado lo justo... casi nada, vaya), y el reto de los números es muy intrigante... ¡¡Y he averiguado quien era el asesino antes de que se revelara en el propio libro!!

Sigo teniendo un pequeño Sherlock dentro de mí... .

View all my reviews

domingo, 4 de noviembre de 2018

MAREAS DE MEDIANOCHE

Mareas de Medianoche (Malaz: El Libro de los Caídos 5)Mareas de Medianoche by Steven Erikson
My rating: 4 of 5 stars

Como Erikson es así, resulta que al llegar al ecuador de la saga, me encuentro al principio de la historia. Y es que la lectura de Malaz está resultando ser, ante todo, una sorpresa detrás de otra, junto a un interesante desafío a la hora de ordenar todo lo que pasa en cada una de las novelas y tratar de darle una estructura conjunta. Con Mareas de Medianoche, Erikson nos descoloca de nuevo, tal y como había hecho en el cambio entre el primer y el segundo libro, aunque las historias de los cuatro anteriores parecían más trabadas entre sí de lo que lo está (a primera vista) Mareas de Medianoche. Y es que ahora conocemos un nuevo continente que parece ajeno al propio Imperio de Malaz, a las guerras en Genabackis y Siete Ciudades, pero que tiene sus propios problemas, con el choque entre dos potentes fuerzas, los letherii (un imperio humano que ha asimilado ya varias culturas y con una potente estructura capitalista) y los tiste edur, a los que ya habíamos atisbado en algunos de los tomos anteriores pero que se convierten aquí en protagonistas de una historia que en muchos momentos se antepone cronológicamente a lo ocurrido en el resto de los libros.

Erikson utiliza a dos grupos de hermanos como núcleo para escribir su historia. Por un lado, entre los letherii, conocemos a Tehol, Casco y Brys Beddict. El primero, forma junto a sus criado, Bicho, el que probablemente sea el mejor dúo de toda la saga, cargado de humor negro, y encarna a un inteligente provocador antisistema que ya ha sido capaz anteriormente de derrumbar con sus acciones toda la economía de Letheras. Casco se encuentra al servicio del Imperio Letherii, y actúa como cabeza de puente entre estos y muchos de los pueblos asimilados, lo que le crea una gran culpa, pero al mismo tiempo le pone en una situación privilegiada a la hora de participar en las importantes reuniones entre los letherii y los tiste edur. El tercero, Brys, es el paladín y defensor personal del Emperador Ezgara Diskanar, un hábil y letal espadachín de lealtades divididas, entre su familia y su señor. Por otro lado, en los tiste edur, profundizamos en los hermanos Sengar... y digo profundizamos porque ya hemos visto a algunos de ellos (Trull y Binadas) en los libros anteriores. Los Sengar se encuentran al servicio del Rey Hechicero de los tiste edur. Temor Sengar es un hábil guerrero, comprometido con una de las mujeres más bellas de la tribu edur de los Hiroth. Trull es el más polémico de los hermanos, el más crítico con todo lo que ve a su alrededor. Binadas es un cazador que además domina la magia de Kurald Emurlhann. Y el menor de ellos, Ruladh, ansía conseguir su nombramiento como guerrero, y es orgulloso y pendenciero.

A través de estos hermanos, Erikson organiza una compleja trama que incluye (por supuesto) a otros muchos personajes, como los esclavos letherii Udinaas y Bruja de la Pluma, el mago imperial Kuru Qan, la corifeo Seren Pedac, un pintoresco grupo de no muertos, o la tribu soletaken de los jheck... además de, por supuesto, una nueva perspectiva sobre los mitos y la magia de este mundo, apareciendo personajes como Scabandari Ojodesangre (conocido también como Padre Sombra), Silchas Ruina (hijo de Madre Oscuridad, y por lo tanto, hermano de Anomander Rake), o las misteriosas Menandore, Seltatha Sabiduría y Sukul Ankharu... que sólo se atisban pero seguro que tienen muchas cosas que decir más adelante...

Con muchas ganas ya de que llegue el próximo...


View all my reviews