No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 30 de septiembre de 2014

CORVUS

El penúltimo libro que se comentó en el Iconocronos fue Los Diez Mil, de Paul Kearney, y meses después, llega el momento de comentar su segunda parte, Corvus; que todo sea dicho, me leí a principios del veranito, así que me queda ya un poco lejos. Pero bueno, tiraré de memoria, que habrá que comentarlo.

Corvus continúa contando la historia del ahora famoso Rictus de Isca, convertido probablemente en el más importante guerrero de los Macht, la transposición que hace Paul Kearney de los griegos en esta novela de fantasía épica que se aparta de los cánones tradicionales del medievalismo para sumergirse en un tiempo mucho más antiguo. Si Los Diez Mil parecía retratar la versión fantástica de la Anábasis de Jenofonte (incluyendo el ejército de los diez mil mercenarios), en Corvus Kearney se inspira en la vida y obra de Alejandro Magno. 



Tras las batallas de los Diez Mil más allá del mar, en el imperio Asurio, los Macht que sobrevivieron a la expedición volvieron a sus tierras, continuando con sus vidas de mercenarios al servicio de unas y otras ciudades, como siempre enfrentadas entre ellas. Los años han pasado, y Rictus ya no es el guerrero que era, pero parece que el mundo de los Macht aún no ha dejado de cambiar. Y es que hay rumores de un hombre, un tal Corvus, que parece decidido a conquistar la totalidad de las ciudades de los Macht y convertirse en su rey. Kearney nos presenta a Corvus como un personaje teóricamente enigmático, aunque la verdad es que si has leído Los Diez Mil (y es de suponer que si lees este libro es que has leído el anterior), es bastante evidente quienes son los padres de Corvus. 

Corvus acude a Rictus en busca de ayuda, y así conocemos a la versión Kearney de Alejandro Magno, un jovenzuelo medio macht medio kefren, dispuesto a convertirse en el rey de los macht. No en el señor de una sola ciudad, sino en un rey, tan poderoso como el emperador de Asur lo es en oriente. Así, Rictus se ve arrancado de su vida de calma para volver a ser uno de los más importantes soldados de los Macht, y el general de confianza de Corvus, aunque durante la mayor parte de la novela, el propio Rictus no está muy seguro de estar haciendo lo correcto. Además, su decisión de aliarse con Corvus provoca graves (e incluso crueles) consecuencias para su familia, y es que no todos los enemigos de Corvus tienen el mismo concepto del honor que el joven con sangre kefren...

Esta novela mantiene el ritmo de la anterior, mejorando quizá en la presentación de los personajes, que en Los Diez Mil son un tanto traídos por los pelos, y pone su peso en las escenas de acción de nuevo, ya que realmente, la trama misteriosa de la familia de Corvus es tan previsible que no es realmente una sorpresa, ni una trama (olvidaos de teorías del rollo L+R=J, aquí no hace falta complicarse tanto). Además de a las batallas, Kearney comienza a darle importancia y desarrollar con cierta habilidad tramas políticas, que le dan más profundidad a la historia, y que en el fondo, a mi me gustan bastante más que las propias batallas...