No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 27 de agosto de 2015

MARVEL, LA ERA DE BENDIS VII: GOLPES VERDES Y NACIMIENTOS.

Habíamos dejado en artículos anteriores a la Patrulla-X enfrentándose a Vulcano en el Imperio Shi´ar y al equipo de Pícara tomando forma y haciendo frente a los Hijos de la Cámara en las páginas de X-Men. 





En Patrulla-X, el equipo que había partido al espacio volvía a la Tierra, sin Kaos, Polaris ni Rachel Grey, pero con Hepzibah como nuevo miembro, y en una misión mucho más "terrestre" y con Tormenta como aliada (recordemos que tras la Guerra Civil, Tormenta y Pantera Negra se habían convertido en miembros de los Cuatro Fantásticos), Ed Brubaker y Salvador Larroca desarrollarían una nueva trama en las páginas del título principal de los mutantes donde el equipo de Rondador tendría que hacer frente a un grupo de Morlocks terroristas dirigidos por Máscara, guiándose por las profecías de una vidente llamada Delphi y que finalmente, traería de vuelta a Magneto después de los eventos de El Colectivo. Por otro lado, en X-Men, Mike Carey continuaría trabajando con Chris Bachalo y Humberto Ramos, que se irían alternando a los lápices para contarnos las aventuras del equipo libre de Pícara, que contaría cada vez con unos personajes más dispares (a Bala de Cañón y el Hombre de Hielo se unirían Mística, Dientes de Sable, Lady Mente Maestra, Karima Shapandar y Cable), y tendría que hacer frente al cazador de mutantes Richard Palance (Pandemia), capaz de asimilar a través de cepas víricas los poderes de otros mutantes, y a un Mummudrai (un gemelo oscuro psíquico Shi´ar) y una entidad de pensamiento puro que convertirían la isla de Cable en su terreno de lucha. Con una Pícara prácticamente venida abajo, se revelaría que la unión de Lady Mente Maestra y Mística al equipo había sido parte de un plan de traición organizado por los Merodeadores, incluyendo a Gambito y Fuego Solar, que se habían unido al grupo después de ser convertidos en Jinetes de Apocalipsis. Con Karima tomada por la merodeadora Psíquica Malicia, los Merodeadores buscarían los Diarios de Destino, escondidos por Kitty Pryde y Emma Frost. Y es que todo el mundo parecía decidido a desvelar el futuro de la raza mutante. Además de las dos series habituales, este período coincidiría con un segundo volumen de Astonishing X-Men, con guión de Josh Wheddon y dibujos de John Cassaday, que al igual que la anterior saga, se dividiría en dos arcos. En el primero, el equipo formado por Cíclope, Emma Frost, Lobezno, la Bestia, Kitty Pryde y Coloso tendrían que enfrentarse a un enemigo que resultaría ser un implante de personalidad de Cassandra Nova en la mente de Emma Frost, para luego, retomar la saga de Ord y Peligro, y el final de Breakworld. Así, descubriríamos finalmente que el hombre-X destinado a destruir el mundo de Ord sería precisamente Coloso. En una saga realmente interesante, asistiríamos a la destrucción de Breakworld y a su ataque contra la Tierra, con una importantísima baja para los mutantes: Kitty Pryde, que se sacrificaria para salvar el planeta, desapareciendo en el espacio en el interior de una gigantesca bala alienígena. Los planes de Yost y Kyle en Nuevos X-Men (con una saga que supondría el preludio al regreso de Illyana Rasputin al mundo de los mutantes) y de Peter David en Factor-X continuarían adelante por su cuenta, como vimos en el anterior post sobre los mutantes, y mientras tanto, en todas las colecciones, se incorporaban unas pocas páginas que formaban una saga protagonizada por la Bestia, Especie en Peligro, en la que Hank McCoy busca ayuda para revertir la desaparición de los mutantes, acudiendo a personajes del calibre de el Alto Evolucionador, la Bestia Oscura o el Doctor Extraño, pero sin conseguir ningún avance. 



Mientras Bendis hacía de las suyas en el ámbito de los Vengadores, otros autores desarrollaban sus historias en sus propios títulos, en algunos casos quedándose también con un grandes etapas de la historia del personaje. En el caso de Hulk, el guionista Greg Pak realizó un gran trabajo durante su presencia en la serie, y lo haría utilizando una de las creaciones de Bendis en Nuevos Vengadores. Fue Bendis precisamente quien creó a los Illuminati, el no-grupo formado por Tony Stark, Reed Richards, Stephen Extraño, Rayo Negro y Namor después de la guerra Kree-Skrull. Decididos a poner fin a la destrucción causada por Hulk, los Illuminati se reunirían y decidirían, pese a la oposición de Namor, tender una trampa al Coloso Esmeralda y exiliarle de la Tierra. Hulk caía en la trampa y era enviado al espacio, a un planeta donde pudiera estar en libertad y sin causar peligro a nadie... pero un error de navegación le llevaría al planeta Sakaar, un mundo de guerra y guerreros, donde sería esclavizado para luchar en la arena de batalla. A través de una serie de aventuras, Hulk conseguiría derrotar a los señores de Sakaar, y se convertiría en Cicatriz Verde, Holku, el Destructor... Incluso se haría con un equipo de aliados y encontraría el amor en Caiera Antiguafuerza... Pero el destino de Cicatriz Verde no era la paz, y con Caiera embarazada, la nave que había llevado a Hulk a Sakaar estalló con una bomba termonuclear que acabó con la vida de Caiera y del hijo nonato de Hulk (o al menos eso parecía, ya que posteriormente volvería a aparecer como Skaar). Pensando que había sido obra de los Illuminati, Hulk juró vengarse de ellos, y consiguió una nave de los Antiguafuerza, y junto a sus aliados, se dirigiría a la Tierra para llevarla a cabo.

Y así, llegaría a Marvel World War Hulk, con guión de Greg Pak y dibujos de John Romita Junior, un evento bastante más constreñido de lo que había estado Civil War por ejemplo, pero que se extendería a través de varios especiales y la colección regular del Coloso Esmeralda, donde cobrarían importancia Amadeus Cho, un joven aliado de Hulk que resulta ser la séptima persona más inteligente del mundo, y Hércules, que reuniría a un grupo de aliados para "ayudar" a Hulk, y del que formarían parte Rick Jones, Namora y el Ángel. Entrenado durante su viaje para convertir su ira en un arma prácticamente invencible, Hulk iría derrotando uno tras otro a todos los héroes de Nueva York en su caza de aquellos a los que culpaba de la muerte de Caiera y su hijo nonato. Nuevos Vengadores, Poderosos Vengadores, Cuatro Fantásticos... todos irían cayendo ante la furia de Hulk y sus Guerreros (Warbounds en el original), y los cuatro Illuminati que votaron a favor de la expulsión de Hulk, serían cazados, uno tras otro. Sería Extraño quien más problemas causaría a Hulk, convocando al demonio Zom, lo que condenaría su alma, pero sería derrotado, con Hulk rompiendo los huesos de las manos de Extraño, inutilizando su magia. Por otro lado, especialmente interesante resultaría la visita de Hulk a la Escuela de Xavier, donde derrotaría a casi todos los hombres X tratando de averiguar cual hubiera sido el voto de Xavier (en el momento de su expulsión, Xavier estaba desaparecido tras los eventos de Dinastía de M). Para tratar de pararle, Caín Marko volvería a adquirir sus pactos con Cyttorak y volvería a convertirse en su heraldo destructor, abandonando el camino heróico que había adquirido en los últimos años, pero curiosamente, sería Cessily Kincaid, más conocida como Azogue, quien conseguiría finalmente detener a Hulk, al mostrarle las tumbas de todos los alumnos que habían caído durante el ataque del Reverendo Stryker y sus hombres al Instituto. 



Hulk llevaría a cabo su venganza obligando a los héroes a enfrentarse entre ellos, utilizando los discos de obediencia de la arena de Sakaar, y demostrando que finalmente no estaba dispuesto a matarlos, aunque sí a destruir Nueva York (que había sido evacuada). Para evitarlo, finalmente, el Vigía se enfrentaría a Hulk, aunque el héroe, esquizofrénico y agorafóbico, demostraría ser una amenaza mayor que el propio Hulk. Finalmente, Banner tomaría brevemente el control del Destructor, permitiendo a Stark utilizar un satélite-arma gamma contra él, eliminando así sus poderes y la personalidad de Hulk... y poniendo fin a la estancia de Pak en Hulk, ya que su colección se transformaría en El Increible Hércules (otra gran trama de Pak), mientras que un nuevo Hulk hacía su aparición en una nueva colección: el Hulk Rojo de Jeph Loeb y Ed McGuiness, del que por aquí hablaremos lo justito.. 

World War Hulk seria una saga llena de acción, muy entretenida y con grandes momentos (esa paliza de Hulk a Rayo Negro entre viñetas da más miedo que si se hubiera podido ver), aunque a largo plazo, no tendría demasiadas repercusiones más allá de la aparición del Hulk Rojo, y de la demostración de que el Vigía podía ser mucho más peligroso de lo que hasta ese momento se había imaginado... 



Y uno de los grandes momentos de la historia contemporánea de los mutantes llegaría no mucho después de WWH y justo poco antes del siguiente crossover que marcaría en landscape de Marvel, Invasión Secreta. Complejo de Mesías sería el nombre de la saga que implicaría a las dos colecciones de la Patrulla-X, New X-Men y Factor-X. En ella, en un especial con guión de Ed Brubaker y dibujo de Marc Silvestri, asistíamos al nacimiento de una nueva mutante en un pequeño pueblo de Alaska. Con un gran pico de poder mutante, la Patrulla acudiría para encontrarse con que el pueblo había sido destruido por el enfrentamiento entre diversas facciones que buscaban al recién nacido, que terminaría siendo una niña a la que llamarían Hope. Los Merodeadores, los Acólitos de Magneto, los seguidores de Stryker... todos ellos se enfrentarían a los mutantes, liderados por Cíclope y Jamie Madrox, para descubrir que era Cable quien tenía a la niña. Decidido a todo para recuperar a Hope, Cíclope crearía una nueva X-Force formaba por Lobezno, X-23, Loba Venenosa, Caliban, Sendero de Guerra y Hepzibah, que pondría tras la pista de Cable, pero que concluiría con Caliban muerto. Muchos estudiantes y Hombres-X saldrían heridos, aunque finalmente, se descubriría que la Patrulla-X tenía un traidor dentro, y que no era otro sino Bishop. En el futuro distópico del que Bishop procedía, Hope se había convertido en la causa de que los mutantes fueran confinados a los campos de internamiento en el que él había crecido, y estaba dispuesto a todo para evitarlo. Aunque esta información les costaría cara a los mutantes, ya que para averiguarlo, Forja enviaría a dos dobles de Madrox al futuro, y Layla Miller acompañaría a uno de ellos. La muerte del doble permitiría a Madrox recuperar sus recuerdos y ponerse en la pista de Bishop, pero Layla Miller quedaría prisionera en ese futuro distópico. En el conflicto final, Cable huiría al futuro con Hope, seguido por Bishop, que antes dispararía a Xavier, hiriéndole de gravedad. Con la mansión destruida, y Xavier más muerto que vivo, Cíclope disolvía la Patrulla-X... Aunque fuera de momento, ya que este Complejo de Mesías, seria solo el inicio de una reorganización de la franquicia mutante. La Patrulla-X se quedaba con una sola colección para su línea principal (la Patrulla-X clásica), X-Men se convertía en X-Men Legado y pasaba a estar protagonizada por Xavier en solitario; New X-Men desaparecía para ser sustituida por el nuevo X-Force de Cíclope; Cable, Hope y Bishop continuarían con su particular juego del ratón y el gato con siglos de distancia, y Astonishing se abría a un tercer volumen, esta vez con Warren Ellis y Simone Bianchi al frente...

Pero de esto, seguiremos hablando...