No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 3 de abril de 2016

PAISAJES DEL APOCALIPSIS

Si hay una editorial que se ha hecho con el primer puesto del mercado español en lo que a relatos cortos de terror se refiere, esa es sin duda Valdemar, que con sus elaboradas recopilaciones y cuidadas ediciones, sorprende con cada uno de los tomos que forman sus diferentes colecciones: Gótica, Insomnia, El Club Diógenes... Y es precisamente en Gótica donde se publicó este tomo, una imperecedera colección de relatos que se describe a sí misma con su propio título.



               Y es que Paisajes del Apocalipsis es precisamente eso, una colección de miradas al futuro, o mejor dicho, a un puñado de posibles futuros, todos ellos distópicos, algunos de ellos con un toque de humor, algunos de ellos aterradores, y todos con la punzada de inquietud que trae el "podría ser" que, cada uno en su propio estilo, han compuesto los diferentes autores de cada una de las veintiuna historias que forman este mosaico de lo increíble, lo terrible, o lo posible.

               Lo que el editor John Joseph Adams reunió en la versión original de esta recopilación, fue una muestra del trabajo de los mejores autores contemporáneos del género de la Ciencia-Ficción, voces reconocidas de lo que se ha venido a llamar Ficción Especulativa, maestros de la novela y el relato corto, que nos traen aquí sus personalísimas visiones de los que nos puede traer un mañana más o menos cercanos. Así, George R.R. Martin (Canción de Hielo y Fuego, Muerte de la Luz, El Viaje de Tuf), nos trae en Oscuros, oscuros eran los túneles, una historia de descubrimiento mutuo donde la humanidad se ha separado en dos ramas tan distintas que no se recuerdan la una a la otra, unos aislados en sus colonias lunares, y otros condenados a la vida bajo tierra. Orson Scott Card (El Juego de Ender, Pathfinder, Maestro Cantor) nos muestra un mundo oxidado donde la civilización se basa en el aprovechamiento de lo que se quedó atrás en la historia Chatarra. Olivia E. Butler (Xenogénesis), escribe sobre un mundo en continuo silencio, donde una enfermedad ha hecho que los humanos pierdan prácticamente su posibilidad de expresión verbal en El Sonido de las Palabras; y así, hasta veintiún relatos, cada uno con una nueva sorpresa o una angustiante perspectiva.

               Mención aparte merecen dos de las historias de la recopilación, que no puedo menos que recomendar encarecidamente a cualquier lector. La primera es la aportación de Cory Doctorow (Tocando fondo en el Reino Mágico), el autor canadiense que nos trae Cuando los Admindesis gobernaban la Tierra, una espectacular historia en la que los únicos supervivientes del Apocalipsis son un grupo de empleados de diferentes empresas, administradores de sistemas todos ellos. Y aún mejor si cabe es Inercia, de Nancy Kress (Mendigos en España), con el personaje más encantador de todo el libro, en una historia en la que podemos ver como la civilización resiste dentro de unos guetos donde se aísla a los enfermos, mientras en el resto del mundo se desploma.


               Un libro capaz, sin duda, de hacernos mirar hacia el mañana y sentir un pequeño escalofrío... o varios.