No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 3 de abril de 2016

REINOS OLVIDADOS: LA RUPTURA DE LA URDIMBRE (VI)

Mientras en el interior del portón del Refugio Perdido Ronna hacía frente a los guardias a los que Berenice había desarmado, fuera el resto de sus compañeros tenía que hacer frente a los que parecían ser los guardianes del lugar. Así, en el patio central, un grupo de Hombres Lagarto Muertos Vivientes hacía su aparición desde el interior de la fortaleza, para hacer frente a Balduin y Bastian, mientras Berenice y Clavis se situaban tras una alta zona de helechos y matorrales. Pero los Hombres Lagarto no estaban solos, su líder, una sacerdotisa de Shar, la "Tejestrellas" Bestra, no tardó en aparecer, enzarzándose en combate personal con Balduin, mientras su seguidores, unas extrañas criaturas sombrías llamadas los Shadar-Kai, armados con cadenas danzarinas que atacaban a sus víctimas. Después de acabar con los guardianes, Ronna se unió a sus compañeros, mientras Bestra convocaba a un grifo para atacar a los aventureros, al que Berenice mató, dejando a Bestra en una situación comprometida, de nuevo enfrentada a Balduin. Los Shadar-Kai fueron cayendo, y finalmente, un hechizo de Clavis consiguió acabar con la Tejestrellas Bestra, de modo que, tras explorar el patio exterior, decidieron adentrarse en la fortaleza por la misma puerta por la que habían aparecido Bestra y los lagartos muertos vivientes. 



En el interior, se encontraron con un edificio que comenzaba a estar ruinoso, con diferentes lugares destruidos, y finalmente, encontraron lo que parecía ser el corazón del edificio, una sala en cuyo centro, pleno de oscuridad, orbitaba un gigantesco orbe del que brotaban zarcillos de oscuridad. Allí, mientras trataban de mantener el equilibrio entre el ruinoso suelo, fueron emboscados por un grupo de Shadar-Kai y sus dos líderes, el Señor de la Estirpe Zhieraven y su aliada, la medio dragona Kerthanna. El aliento ácido de Kerthanna les recibió, mientras las flechas ardientes y la magia del Señor de la Estirpe les ponían en aprietos, ayudados por los múltiples ataques de los Shadar-Kai. Con Balduin tratando de proteger a sus compañeros, y Bastian perdiendo hechizos por la ruptura de la Urdimbre provocada por Zhieraven, Ronna consiguió acabar con los Shadar-Kai, y Berenice terminó matando a la mujer dragón, antes de poder dedicarse a Zhieraven, el más peligroso de los adversarios a los que se habían enfrentado hasta ese momento. 

Clavis y Balduin consiguieron rebasar los zarcillos de oscuridad del orbe negro, enzarzándoe en combate personal con Zhieraven, mientras Ronna quedaba atrapada en los zarcillos de oscuridad, y Berenice trataba de mermarle con sus ataques a distancia. Tanto el paladín como el sacerdote quedaron malheridos, y finalmente, sería el hechizo de esfera flamígera de Bastian la que acabaría con el señor de los Shadar-Kai. Después de que este muriera, Ronna se liberó de la oscuridad, mientras Bastian y Clavis se recuperaban, y Berenice descubría una carta en las ropas de Zhieraven, remitida por una tal Esvele Torregrís en la que le conminaba a establecerse en el Gran Pantano junto a su estirpe en nombre de Shar, Diosa de la Oscuridad. Explorando la sala, Clavis encontró una puerta secreta tras una estatua, accediendo a un pequeño altar dedicado a Shar, y en el que también había una carta, dirigida a un tal Despero por Esvele Torregrís. Esvele incitaba a Despero a establecerse al otro lado de algo llamado El Corredor del Crepúsculo, cuyo acceso estaba en Refugio Perdido y que permitía el acceso a una fortaleza idéntica a esta pero situada en el plano de las sombras...