No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 11 de mayo de 2015

MAGO: LA GUERRA DEL HORIZONTE II

Mientras sus compañeros se enfrentaban a los asaltantes de la Cábala de las Manos de la Esperanza, en CalTech, Sci-Fi se enfrentaba a un reto diferente. El equipo de astrofísica del que formaba parte Kaede había detectado una anomalía gravitacional, y Sci-Fi era el mejor en su campo para analizar esta cuestión. Los estudios de Sci-Fi le llevaron a una conclusión sorprendente: había algo en el espacio, cerca del Sistema Solar, que estaba causando una perturbación gravitacional lo suficientemente potente como para ser detectada por los instrumentos que manejaban en la Tierra, pero que sin embargo, no aparecía en ningún tipo de imagen captada por los más potentes observatorio de la Tierra. Sci-Fi estableció una relación entre la perturbación gravitacional y la Estrella Roja que habían visto aparecer en la Umbra de Bangla Desh, después de la destrucción del Rey de la Montaña. Después de preparar una serie de alarmas y seguimientos sobre sus lecturas gravitacionales, Sci-Fi recibió una llamada de Balam, para contarle todo lo que había pasado en la Cábala de las Manos de la Esperanza. Tras escuchar la narración del Cuentasueños, Sci-Fi se trasladó a través de Correspondencia a Las Manos de la Esperanza, uniéndose a sus compañeros en la preparación del asalto al Colectivo Gris. 

Alvin Reynolds, que estaba coordinando dicho asalto, había conseguido la colaboración de los Cuentasueños del Reino Umbral de Vali Shallar, de modo que tras prepararse para algo que parecía una cacería, los miembros de Las Manos de la Esperanza y los de Chinese Red cruzaron un portal que llevaba a Vali Shallar, donde pudieron ser testigos de la imponente presencia de ese reino selvático, que parecía anclado en el Cretácico. Árboles gigantescos, grandes helechos, pterodáctilos y guerreros mayas les esperaban en Vali Shallar, donde fueron recibidos por el gran líder Cuentasueños, Ihuanocuatlo. Sorprendidos por las criaturas que moraban en aquel Reino de Horizonte, finalmente los personajes supieron que su objetivo allí era capturar un tigre de dientes de sable que llevar al Colectivo Gris como arma. Decididos a participar en la cacería, Sci-Fi, Myrddin, Balam, Detector y Eyes se unieron a la partida de caza junto a los miembros de las Manos de la Esperanza. Se adentraron en la jungla, dividiéndose en grupos para rastrear al tigre. Fue Myrddin quien encontró el rastro del tigre de dientes de sable, y siguiéndolo junto a Alvin Reynolds y Detector, consiguieron acorralar a la criatura y atraparla con una red preparada para ello, Mientras, Balam, Eyes y Detector se internaron en otra zona de la selva. Siguiendo un susurro, Balam se adentró en la jungla, dejando atrás a sus compañeros, que pronto perdieron la pista del Cuentasueños, incapaces de alcanzarle debido a que el propio bosque parecía impedírselo. Balam encontró un lago con una cascada, donde dio con una especie de espíritu acuático que le devolvió parte de sus recuerdos perdidos. Se vio a sí mismo convertido en un joven soldado durante la Segunda Guerra Mundial, conociendo a Ellen O´Hare, la que sería su mujer; y recordaría los experimentos realizados en el Colectivo Gris con él y otros magos en la creación de un Clon Base, y donde una mujer, idéntica a Jenny Smith, parecía haber sido la cumplable de que sus recuerdos se perdieran y que al parecer servia a alguien llamado El Señor del Acero, otro Maeljin Incarna, enemigo de La Emperatriz del Deseo. Sci-Fi y Eyes consiguieron encontrar finalmente a Balam antes de que se ahogara en el lago, volviendo a Vali Shallar con nuevos recuerdos y nuevas preguntas.Durante la celebración de la noche, Sci-Fi y Balam pudieron hablar con Ihuanocuatlo, preguntándole sobre la Estrella Roja que había aparecido perfectamente visible en el cielo umbral en cuanto desaparecieron los dos soles del cielo de Vali Shallar. Ihuanocuatlo les contó que había antiguas profecías entre los Despertados que hablaban de la aparición de la Estrella Roja como heraldo del fin del mundo, relacionándola con la Profecía del Fénix, y las visiones que el maestro del tiempo Akrites Salónikas había tenido sobre el final de la Guerra de la Ascensión, la batalla entre la Tecnocracia y las Tradiciones, y el posible regreso de Heylel Teomin convertido en Moloch, el destructor del mundo. Ihuanocuatlo remitió a sus interlocutores a Doissetep, donde aún se custodiaban los textos de La Senda Frágil, el libro de Akrites Salónikas sobre la Primera Cábala y sus profecías. Mientras el resto de sus compañeros dormían, Detector se reunió con Sci-Fi para contarle cómo habían evolucionado sus sueños, temeroso de que, como le habían dicho en el Circo de Medianoche, sus sueños estuvieran relacionados con el fin del mundo. 

Tras su aventura en Vali Shallar, volvieron a Los Ángeles, donde en la Cábala de las Manos de la Esperanza habían continuado preparando el asalto al Colectivo Gris, y donde contaban ya con dos camiones camuflados con los logos de Químicas Everwell. Eyes tomó la forma de uno de los trabajadores de la empresa, obtenidas sus imágenes a través de satélites gubernamentales controlados por los Adeptos Virtuales, y condujo uno de los dos camiones que los Adeptos utilizaron para asaltar Químicas Everwell, y a través de su portal, el Colectivo Gris. Sin embargo, cuando llegaron, el Reino Umbral estaba siendo asaltado por un grupo de Nefandos. Haciendo frente a algunos sáuridos y HIT MARK, los personajes consiguieron llegar hasta las celdas donde eran confinados los magos de las Tradiciones, consiguiendo rescatar a tres de ellos (Cindy Reynolds, el número 16, incluida), antes de que hiciera su aparición AOSMO, un proyecto de los Progenitores del Colectivo Gris que parecía decidido a destruir todo lo que se encontrara en el camino de su informe cuerpo, parecido a una oscura masa plasmática. Sci-Fi consiguió crear un portal que les llevara hasta la entrada del Colectivo Gris, escapando a través de ella con los magos a los que habían liberado, y estando a punto de perder a Myrddin, que fue herido de gravedad por AOSMO, pero del que consiguió escapar a base de pura fuerza de voluntad. En la sala de acceso del Colectivo Gris, el Interventor Klair, director de los miembros de Iteración X del Reino de Horizonte, hacía frente a los Nefandos, y finalmente, optó por lanzar una Baliza de Umbra Profunda que comenzó a destruir el propio reino para evitar que su contenido cayera en manos de los esclavos de los Maeljin Incarna, pero Balam y Detector pudieron ver cómo una mujer, idéntica a Jenny Smith, guiaba a un grupo de Nefandos fuera del Colectivo Gris, llevándose con ellos el cuerpo del Clon Base. Eyes fue la última en abandonar el Colectivo Gris, y cuando todos estuvieron fuera, los Adeptos aliados de las Manos de la Esperanza hicieron su aparición para llevarles a todos a la seguridad del Campamento Casey. 

De regreso al lugar que se había convertido en su base, los personajes y los prisioneros liberados fueron tratados por los curanderos de los Verbena, descubriendo que nadie sabía demasiado bien que hacían en el Colectivo Gris ni cual era el objetivo del Clon Base, al que los Progenitores y los miembros de Iteración X denominaban "el Guerrero de la Ascensión". Agotados, los personajes se dirigieron a descansar... pero a Detector le esperaba la inesperada visita de Jenny Smith. 

PD.

Había conseguido cruzar las puertas de Malfeas, y el precio, había sido dejar atrás su vida. Había sacrificado mucho, incluso aquello que una vez había querido, pero... tras aquel camino, la esperaba mucho más. El poder, quizá la eternidad. Ante ella, las sombras se abrieron, y comenzó a vislumbrar el camino que debía seguir, aquel camino que trenzaba una espiral negra hacia el corazón de la oscuridad, el corazón del Wyrm. 

Ellen O´Hare dió el primer paso, y la Espiral se cerró a su alrededor.