No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 20 de marzo de 2017

CALAVERAS Y GRILLETES: SAQUEADORES DEL MAR FEBRIL (VII)

Mientras los piratas se hacían a la idea de que habían perdido a su alquimista, Balon, continuaron viajando hacia la Cadena de Glerantine, en busca del Árbol del Dolor sobre el que habían leído en los diarios del Pelícano. Estudiando las cartas de navegación y comparándolas con las de otros barcos, se dieron cuenta de que la isla a la que se dirigían sólo aparecía en las cartas del Pelícano y no en las otras. Al anochecer, una espesa niebla cayó alrededor del Maldición de Besmara, y a pesar de que Evania trató de dispersarla, se encontró con que las brumas parecían resistir el empuje de su viento. Sorprendidos, vieron como de entre las brumas aparecía un ballenero desierto, ennegrecido y con las velas hechas jirones, que pasó junto a su amura de babor antes de desvanecerse. Vanderlay tuvo tiempo de ver el nombre del barco, el Sentencia de Muerte. De inmediato, el muchacho recordó las historias que cruzaban los Grilletes sobre el ballenero fantasma del Capitán Pligg Barba de Ballena, y como acechaba a sus víctimas durante tres noches antes de arrojarlas al infierno. Preparados para un encontronazo con el Sentencia de Muerte, llegaron a la tercera noche, cuando efectivamente fueron abordados por los zombies salobres de Barba de Ballena, que arrastró a Sarah hacia su barco. Los aventureros recibieron la ayuda de uno de los miembros de su tripulación, un hechicero mediano llamado Pickles. Mientras el capitán Shen, Pickles, Vanderlay y Evania defendían la cubierta del Maldición de Besmara, Echidna pasó al Sentencia de Muerte, donde pudo ver al propio Barba de Ballena, convertido en un no muerto, al mando de los zombies salobres. Estos atacaron a Echidna y Sarah, aunque estos contaron con la ayuda de Shen, aunque Echidna no tardó en caer víctima de un poderoso ataque del propio capitán Pligg. Después de eliminar a los zombies de la cubierta del Maldición de Besmara, Pickles, Vanderlay y Evania cruzaron también al Sentencia de Muerte, aunque Pickles se vio enredado por el arpón del capitán. Apoyados por la magia de Vanderlay, Evania pudo proteger a Echidna de los zombies mientras Shen acudía junto a Sarah para enfrentarse juntos al capitán. Finalmente, consiguieron acabar con él, haciendo que los zombies salobres se deshicieran en polvo y el Sentencia de Muerte comenzara a hundirse, con un siniestro tañido de campana. Los aventureros corrieron de vuelta a su barco y cortaron las cuerdas que unían el Maldición de Besmara al Sentencia de Muerte para evitar verse arrastrados al fondo del mar...

El Sentencia de Muerte... 


Reponiéndose del ataque del ballenero fantasma, llegaron finalmente a la isla señalado por el padre de Echidna en los mapas, descubriendo que en realidad eran dos islas montañosas unidas por un gigantesco puente. Fondearon cerca de una playa y desembarcaron, llevándose con ellos a Pickles, y se encontraron con que la playa estaba ocupada por un grupo de hombre, mujeres y niños. Mientras las mujeres y los niños escapaban, los hombres se prepararon para plantar cara a los recién llegados, y a pesar de acercarse tratando de mostrar buenas intenciones, resultaron atacados por los nativos al grito de "Charyú". Aunque Pickles recibió una herida seria, los nativos no fueron un rival demasiado duro para los piratas, que pronto acabaron con ellos, descubriendo que todos estaban marcados por escarificaciones en forma de árbol, y que había magia de convocación que parecía emanar de toda la isla. Evania se transformó en gaviota y voló sobre la isla, viendo un camino que desaparecía en la jungla, una torre de vigilancia, las ruinas de una ciudad, una laguna... y el inmenso puente, aunque Evania no se atrevió  sobrevolar más allá de este, en los altos picos de más de mil quinientos metros de altura que formaban la segunda isla. Evania volvió, comunicándose con Vanderlay de forma telepática, y el bardo trasladó la información al resto de sus compañeros, que decidieron viajar hacia la torre de vigilancia a través de las montañas. Siguiendo a Evania, tuvieron un par de encontronazos, Echidna sufrió una caída seria y tuvieron serias dificultades para cruzar un estrecho puente, pero al anochecer, finalmente, alcanzaron la torre...

Pensando en pasar allí la noche y descansar, Evania exploró el lugar, viendo desde el mirador de esta la isla. Con dificultad, todos consiguieron subir a los miradores de la torre, donde serían emboscados por una criatura demoníaca con marcas de plata en forma de árbol armada con una larga lanza, que parecía poder convocar la oscuridad y teleportarse. El demonio les acosó, confundiéndoles, y alcanzó a Shen cuando trataban de escapar ya de la torre. Vanderlay pareció evitar uno de sus ataques dibujando a ciegas en la pared el esquema de un árbol, y el demonio le susurró Charyú, mientras Shen tropezaba al bajar las escaleras a oscuras y caía, quedando moribundo en la torre. Finalmente consiguieron alejarse del demonio, y Echidna y Evania curaron a Shen. Una vez fuera de la torre, pudieron hacer frente al demonio, y sería Pickles quien acabaría con él. 

Mientras se recuperaban de su enfrentamiento con el demonio, Pickles se dio cuenta de algo... y es que las estrellas parecían haber cambiado...