No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 6 de marzo de 2014

FRAGMENTOS

Continúa la vorágine rolera... y que no decaiga. Ha llegado el momento de comentar Fragmentos, que en este caso no ha sido compra mía, sino de Marco (con un poco más que se pique, con un poco de suerte se estrena como director de juego). Fragmentos es un juego de terror obra de Manuel J. Sueiro y Sergio M. Vegara (nuestro director en la minipartida de Bakemono en la tarde de juegos en Nosolorol), orientado a convertir la mesa de juego en algo parecido al reparto de una película de terror.



Al contrario que otros juegos de terror, lo que hace diferente a Fragmentos es precisamente su dimensión cinéfila. Todo en Fragmentos está dirigido y basado en el cine, en el cine de terror y sus muchos subgéneros. De hecho, a diferencia de otros muchos juegos de rol (por no decir de todos, al menos los que yo conozco), los personajes y su evolución quedan en un segundo lugar frente a la historia narrada de forma conjunta entre el director y los protagonistas. Al final de la sesión, puede que todos los jugadores hayan muerto, como ocurre a veces al final de las pelis de terror, pero merecerá la pena si la historia vivida ha sido buena. Tanto el sistema de creación de personajes como de monstruos es muy intuitivo, por lo que el juego es accesible y rápido, y el desarrollo de juego muy sencillo, también con dados de seis caras, y unas fichas con tres datos principales (Acción, Interacción y Cognición), un pequeño puñado de habilidades, y los ya clásicos "hitos" de los juegos de Nosolorol. Además, hay unos puntos de superación que permiten al jugador intervenir de forma más activa en la narración, y puntos de amenaza, que permiten al narrador desarrollar la historia de forma cada vez más peligrosa para los jugadores.

Todo el juego está lleno de alusiones cinéfilas (me encanta por ejemplo la "protección de guión" para evitar que los personajes mueran antes de las escenas finales), y cuenta con reglas específicas y guía para una decena de tipos de narración diferente, dependiendo del tipo de "película" que queramos contar (slasher, terror oriental, historia de fantasmas, de monstruos...); además incluye partidas pregeneradas, para facilitar aún más poder comenzar el juego. El libro aporta un sistema muy cómodo de realizar partidas, con unas fichas de orientación para el narrador, y unos datos concretos que deben ser cerrados por el narrador, dejando el resto de datos en manos de la partida. Además, el libro está lleno de fotografías a todo color, de lo más llamativas.

Esto está siendo repetitivo en estos posts... ¡¡pero es que tengo muchas ganas de dirigirlo!!