No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 3 de febrero de 2015

CUENTOS DESDE EL REINO PELIGROSO

Este post debe comenzar con una confesión. A pesar de mi convicción de que El Señor de los Anillos es la mejor novela de la historia de la literatura (así, tal cual), no me había leído toda la obra de Tolkien, y eso que tampoco es que fuera un escritor prolífico como tal. El Hobbit y El Señor de los Anillos, leídos, por supuesto, y también el Silmarillion y Los Cuentos Inconclusos (aunque estos no sé si contarlos como obras de Tolkien, ya que más bien son recopilaciones de notas y proyectos llevados a cabo por Cristopher Tolkien).

He solventado parte de esta situación con la lectura del tomo "Cuentos desde el Reino Peligroso", editado en Booket recopilando cinco narraciones cortas, cinco cuentos que John Tolkien escribió, muy diferentes entre ellas pero con un punto en común, la conexión de estos cuentos con El Reino de las Hadas (o el Reino de los Elfos), que tiene mucho que ver con lo que sería el Valinor de el mundo de la Tierra Media.




Roverandom, el cuento que abre el libro, es, para mí, el mejor de los cinco, un cuento absolutamente encantador con las aventuras de un perro, Rover, que es convertido en un juguete por un brujo al que rompe los pantalones. Como castigo, el brujo convierte a Rover en un diminuto perro de juguete, lo que hace que el perrito comience a vivir numerosas aventuras: conocerá a brujos y magos, vivirá en la Luna y en el fondo del mar, se hará amigo de perros lunares y perros marítimos, de ballenas gigantescas y de sirenas, y vivirá incluso un amago de la serpiente Jormungander de destruir el mundo.

Egidio, el Granjero de Ham, tiene un corte mucho más tradicional e incluso humorístico. En esta trama, Tolkien nos habla de un período mítico de la historia de Inglaterra, con las aventuras que llevaron al granjero Egidio el Pelirrojo a convertirse en rey del Pequeño Reino, después de derrotar a un dragón y conseguir grandes riquezas. La historia de Egidio, como he comentado antes, bebe de muchos cuentos e historias anteriores, en las que un plebeyo consigue lo que no han conseguido (ni van a conseguir) los caballeros. Una historia ligera, con muy buen humor.

Las Aventuras de Tom Bombadil está formado por una colección de poemas que se insertan completamente en la Tierra Media, cuya autoría Toklien atribuye ni más ni menos que a Sam, Frodo, Bilbo... Son poemas de hobbits, y debo reconocer que es el cuento al que menos caso le he hecho, no por nada, sino porque me parece muy difícil hacer una traducción "poética" de un texto en inglés y que tenga rimas y cuadre y demás, creo que se puede conseguir o una cosa o la otra, pero no las dos.

El Herrero de Wooton Mayor es una curiosa historia sobre un niño que, a través de un pastel que contiene una estrella mágica, consigue el poder de viajar a lugares extraordinarios, como el propio Reino de las Hadas. La historia no da para mucho, la verdad, pero no deja de ser curioso que exista una relación entre un cuento tan sencillito como es este, con la mitología más profunda de Tolkien. Al joven herrero le llaman Frente Estrellada, porque la estrella mágica resplandece en su frente, al igual que ocurre con Eärendil y el último de los Silmarils en la Guerra de la Cólera.

Por último, Cuentos desde el Reino Peligroso incluye un precioso relato, Hoja de Niggle, que habla sobre las inquietudes artísticas y el miedo del autor a dejar su obra inacabada. Es probablemente uno de los relatos más autobiográficos de Tolkien, y es fácil entender que aunque habla de un pintor obsesionado por pintar un bosque perfecto, el tema se puede llevar a cualquier otra expresión artística.

En fin, un libro interesante, con cuentos diferentes y mágicos, muy en la línea de El Hobbit y sus narraciones más ligeras, muy lejos de la épica de El Señor de los Anillos... pero que me ha dado muchas ganas de volver a tirarme de cabeza al universo de Tolkien.