No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 9 de febrero de 2015

EL TELAR DEL DESTINO iii/LA TIERRA YERMA I

La lluvia seguía cayendo sobre San Francisco mientras el doctor Ken Himiitsu y Merika Seth abandonaban la Torre Coit, dejando a los personajes y la joven Norna Weaver con una terrible decisión: si Norna no se sacrificaba para sustituir a Cob, la tejedora que protege San Francisco de las fuerzas del Kaos, la ciudad sería destruida. Con este dilema en mente, los personajes dejaron la Torre Coit, tratando de dejar la decisión de su destino en manos de la propia Norna, aunque la confusa muchacha, no tenía nada decidido. Balam, el Cuentasueños, decidió hablar en privado con Norna en uno de los parques cercanos, tratando de tranquilizar a la muchacha y diciéndola que estarían a su lado fuera cual fuera su decisión... pero dirigiendo a la muchacha hacia el bien mayor, lo que provocó cierto enfado en Eyes, que estaba escuchando la conversación utilizando sus percepciones aumentadas. A pesar de las explícitas reticencias de Myrddin y Detector, que no se fiaban de las palabras de Himiitsu y Seth, decidieron dirigirse hacia el Centro Médico U.C, en la Universidad de California, cerca de Golden Gate Park. Allí se reunieron con Ken Himiitsu, que se mostró satisfecho por su llegada y la decisión que habían tomado, y junto a él, a través de los ascensores del Centro Médico, descendieron (o viajaron, según se vea) a GeneTec, un reino Umbral de los Progenitores construido para aprovechar el poder Kaótico de las fuerzas situadas bajo San Francisco. 

Detector




Allí, en GeneTec, una gran caverna llena de plataformas y escaleras, los personajes pudieron ver los resultados del ataque de los Merodeadores al reino Umbral y el refugio de Cob. El Reino Umbral había sido casi arrasado por el asalto, y estaba lleno de restos de experimentos genéticos y tuberías rotas, así como notablemente mermado. Sin embargo, Merika Seth y Ken Himiitsu parecían dispuestos a continuar adelante con la tranformación de Norna. Balam y Myrddin descendieron más allá del muro de celosía que separaba GeneTec del refugio umbral de Cob, y allí pudieron ver y asistir a la decadencia de la gran araña tejedora, con aspecto de construcción steampunk, un viejo robot de vapor, herido por el ataque de los Merodeadores, abocado a la muerte e incapaz de impedir el ascenso de las cosas del Kaos que ascendían desde los reinos umbrales hacia San Francisco. Una breve conversación con el poderoso Umbrole, les convenció de que los tecnócratas estaban en lo cierto: Cob moriría pronto. Finalmente, volvieron a GeneTec, donde Norna comenzó a someterse al proceso que la convertiría en la nueva tejedora de San Francisco. Los personajes pudieron asistir en todo momento a la conversión de Norna en una gigantesca araña de metal líquido, que de inmediato comenzó a reforzar la contención de las cosas Kaóticas. Myrddin y Balam trataron de volver a hablar con ella, pero Norna había cambiado, se autodenominaba "Norna Iteración Cob 2.0", y no parecía recordar demasiado de ellos... al menos en apariencia. Decididos a no olvidar a la muchacha, los jugadores regresaron a San Francisco, que de momento, se había salvado de una destrucción segura gracias al sacrificio de la muchacha... 

Balam



La Nochevieja del año 2010 llegó a pasos agigantados. Detector había tratado de localizar cámaras en las casas de sus familiares y amigos, sin éxito alguno; y Balam había intentado, con escaso éxito, encontrar datos sobre su esposa, Ellen O´Hare. Además, finalmente, Balam y Eyes habían tenido una intensa conversación sobre lo ocurrido, lo que llevó a cierto distanciamiento entre ambos. Myrddin decidió dar una gran fiesta de Nochevieja donde estuvieron invitados sus compañeros, y donde Eyes pudo conocer (intimamente) al actor Ryan Gossling. Poco después de la medianoche, Myrddin recibió una llamada de su padre, que le había conseguido una actuación y una entrevista en un programa en una cadena local de Nueva York, lo que podía significar el paso de Myrddin a la costa Este. Myrddin aceptó la propuesta, decidiendo viajar a Nueva York con sus compañeros, que disfrutaban de las vacaciones de Año Nuevo. A su vuelta a casa, Detector, Myrddin y Balam (Eyes se quedó con el actor),se encontraron con una sorprendente visita. En su jardín, un hombre llamado Caeron Mustai, bani Quaesitori, había burlado las defensas de su refugio. Al parecer, Mustai tenía un encargo para ellos, en nombre de las Tradiciones: sabía que iban a viajar a Nueva York, y quería que investigaran la presencia de Nefandos en un lugar de la ciudad conocido como La Tierra Yerma, el barrio de Westborough. 


El Circo de Medianoche llega a la Tierra Yerma...


A la mañana siguiente, volaron hacia Nueva York, llegando a tiempo a los estudios de la cadena donde se iba a emitir la entrevista a Myrddin. Sus compañeros pudieron asistir en el backstage, tanto a la entrevista de Myrddin como a la que la precedió, una entrevista a un provocador locutor de radio de Westborough, Rod Lightner. El locutor tenía curiosas e incendiarias ideas sobre el apocalipsis y la política, y finalizó su entrevista con un encontronazo con el presentador. A su salida del plató, reconoció a Myrddin, al parecer su padre y él habían sido amigos de jóvenes, y les invitó a todos a una fiesta que iba a dar en la noche del 3 de Enero. Myrddin obtuvo un gran éxito con su entrevista y su actuación, y al acabar se marcharon todos al hotel para descansar. Al día siguiente por la mañana, acudieron a Westborough, encontrándose con un barrio completamente decadente. "La Tierra Yerma" no podía tener un nombre más apropiado... o quizá si fuera "La Tierra Corrupta". Balam escrutó la región desde la Umbra, y estaba plagada de criaturas de la corrupción, elementos del Wyrm que parecían brotar de una fosa que separaba las dos regiones de Westborough, Ciudad del Diablo y Ciudad Perro. Sin embargo, en su deambular por aquel lugar, encontraron una especie de remanso de paz, un hotel llamado La Azucena Dorada, un alto edificio con su propia tienda de antigüedades (Antigüedades Basset), que parecía incluso resplandecer en la Penumbra. Mientras observaban el hotel, dieron con un pequeño pasacalles que anunciaba la llegada a Westborough de un circo, La Feria Lunar de los Tiempos Antiguos y Circo de Medianoche de Anastagio; una pequeña cabalgata de publicidad con payasos repartiendo octavillas y una de las atracciones del circo, Astarte, la Reina del Otoño, tras ellos. La élfica Astarte atrajo la atención de todos los personajes, sobre ella y sobre el circo. 

El ambiente del hotel era tan agradable que finalmente los personajes decidieron trasladarse a ese hotel, consiguiendo habitaciones en la décima planta. Y mientras se trasladaban, Balam decidió aprovechar para visitar su antigua casa, encontrando allí algunos de sus recuerdos de lo que debía haber sido su vida en común con Ellen. Entre ellos, encontró un pequeño diario con notas que sorprendieron aún más a Balam: el diario estaba firmado por una tal "Danzarina Escarlata" (seguramente su esposa Ellen), y eran notas sobre rituales, mapas de planos místicos, etc; lo que parecía indicar que, como él, Ellen era una Despertada. Y parecía que Ellen estaba buscando el camino a un lugar llamado Malfeas... 


PD: La mujer de rojo leyó el texto con total atención. ¿Sería esa la respuesta a su búsqueda? ¿Encontraría las respuestas... allí? En sus manos, el viejo pergamino escrito en árabe parecía a punto de descomponerse en pedazos, de convertirse en polvo, pero sus ojos bailaban veloces por los caracteres. No era el primer documento que encontraba sobre aquel Circo Lunar, o como fuera que se llamaba. Había encontrado muchas menciones en textos egipcios, en libros de la Europa Medieval, en documentos de todo el mundo, en muchas épocas. ¿Podrían ellos tener las llaves que necesitaba? 

Por suerte, no estaba en la Edad Media, ni en el siglo XIX, y en el siglo XXI, había muchas cosas más fáciles de encontrar. El Circo había llegado a las cercanías de un pueblo en San Luis, Missouri. El texto ardió entre sus dedos, y la mujer de rojo atravesó una puerta... 

El sonido de unos organillo, las risas de los niños y los cascabeles de los payasos la recibió al otro lado.