No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

viernes, 4 de noviembre de 2011

NATALIE DORMER

                Esta semana, entre que termino de leer libros, comics y demás, he pensado en inaugurar una nueva sección en el Iconocronos. Ya hemos tenido varias biografías de futbolistas, creo que es el momento de empezar con actores y actrices. Pero que nadie espere ver por aquí a Brangelina o Tom Cruise, al menos, no de momento. Creo que me voy a centrar en actores menos conocidos, de series de televisión y demás. Y para inaugurar esta sección, he pensado que la mejor opción era la preciosa Natalie Dormer. ¿Esperabais a Justin Hartley, no? Je, je ,je. Pues ea… ¡sorpresa!


                Natalie Dormer, británica de nacimiento, llegó a este mundo en Reading, en el Berkshire inglés, y tiene entre sus antepasados a la mismísima Jane Dormer, dama de compañía de la reina María I Tudor, lo cual no deja de ser curioso, como veremos más adelante. Natalie estudió en Chiltern Edge y en Reading Blue Coat School, una escuela independiente para señoritas donde se preparó para los estudios superiores. Además, estudió danza en la Allenova School of Dancing, para luego, encontrada su vocación, inscribirse en la Webber Douglas Academy of Dramatic Art, en Londres.


                Seis meses después de graduarse en Webber, Natalie tuvo su primer papel, en la película Casanova, junto al finado Heath Leadger, impresionando tanto al director que amplió lo que en principio iba a ser un pequeño papel para que la joven actriz tuviera un mayor lucimiento. En los años siguientes, participaría en las series Distant Shores y Rebues, y en la película Flawless, junto a Michael Caine y Demi Moore. Pero su salto a la fama llegaría en 2007, con su incorporación al reparto de la magnífica serie Los Tudor, en la que interpretaría, ni más ni menos que a la propia Ana Bolena. Una interpretación magistral de este interesantísimo personaje histórico hizo que muchos ojos se fijasen en la joven Natalie (que entonces tenía apenas 25 años), y competía por la atención del espectador con el mismísimo Sam Neill, la gran María Doyle-Kennedy o el protagonista absoluto de la serie, Jonathan Rhys-Meyer. Y aquí es donde llega la ironía, ya que en la serie interpreta, como ya hemos dicho, a Ana Bolena, prácticamente el Anticristo para la reina a la que su antepasada había servido.


                Natalie Dormer realizó un trabajo magistral en los Tudor, convirtiendo a Ana en un personaje detestable y sin embargo, admirable, y del que uno termina encariñándose incluso, es decir, logra un personaje completo y creíble. Desde entonces, Natalia Dormer ha participado en diferentes proyectos tanto para la pantalla grande como para la televisión, siendo el más destacable (por aquello del lado friki) su participación en Capitán América: El Primer Vengador, donde, muy rubia, interpreta a una de las compañeras de Chris Evans, la soldado Lorraine. Y lo mejor de todo es que Natalie parece haber llegado al lado friki para quedarse. Y es que ya se ha comentado que Natalie participará en la segunda temporada de Juego de Tronos, donde interpretará ni más ni menos que a Margaery Tyrell, la hermana del Caballero de las Flores y prometida de Renly Baratheon.


                Así que nada… ¡¡yo espero verla durante muchos episodios!!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

simplementee HERMOSA esta mujer me encantoo su caracterizacion de Ana Bolena

Cagado aPalos dijo...

Sí, se la ve muy cómoda en el papel de calienta gaitas xDDD.
Igualmente, lo hace bien, lo cual la convierte en una actriz buena a dos bandas.

Mariana Hernández dijo...

Es una bellísima actriz, y más que estuvo en Game of Thrones me encantó que formara parte de la serie.