No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 10 de diciembre de 2013

EL JUEGO DE ENDER

En las próximas semanas os vais a encontrar por aquí varios post con títulos repetidos, unos de cine y otros sobre los libros en los que se han basado las películas. Si hace poco escribía sobre la película El Juego de Ender hoy cumplo la promesa que hice en ese momento, y voy  hablar sobre el libro, que me he leído en estos últimos días, después de un nuevo hartón de cómics.



Aunque yo llego tarde, El Juego de Ender es ya una obra mítica de la literatura de Ciencia-Ficción, con la que su autor, el polémico Orson Scott-Card consiguió algo que no había pasado hasta ese momento, la obtención de dos premios Hugo consecutivos, por El Juego de Ender y su continuación, La Voz de los Muertos, en 1986 y 1987. La historia narrada por El Juego de Ender es una historia clásica de ciencia-ficción, o más bien, de la ciencia-ficción de verdad y de trasfondo ochentero, es decir, con la Guerra Fría aún como amenaza de fondo a pesar de que la acción se desarrolla en un futuro impreciso.

El mundo en el que se desarrolla El Juego de Ender es un mundo militarizado, cuyo avance tecnológico ha venido de la mano de un conflicto abierto con una raza extraterrestre, los llamados Insectores, una raza que ya se ha enfrentado dos veces a la humanidad, y que la hubiera derrotado de no haber sido por los aciertos militares de un soldado llamado Mazer Rackham, convertido en leyenda. Tres instituciones se reparten el gobierno del mundo: el Polemarch, el Strategos y el Hegemon, herederos de la Guerra Fría, y en disputa aunque dominados por Estados Unidos, se encuentra el FI, la Flota Internacional, donde se preparan a los futuros soldados y guerreros del mundo, cada vez más jóvenes, debido a que los niños son más capaces de aprender y desarrollar sus instintos más rápidamente.

Andrew "Ender" Wiggin es un niño que ha nacido específicamente para ser un guerrero, para liderar la última batalla de la humanidad, o al menos, eso cree Graff, uno de los oficiales de la FI.Pero no es el único prodigio de los Wiggin, Ender es un Tercero, pese a las restricciones de los gobiernos sobre el número de hijos que es posible tener, pero las grandes habilidades de sus hermanos mayores, Paul y Valentine, permitieron el nacimiento de Ender, intentando aunar las habilidades de sus hermanos: las tendencias violentas de Paul y el exceso de empatía de Valentine. A lo largo del libro, vamos acompañando a Ender en su viaje y aprendizaje en el FI, forzado por las circunstancias a convertirse en el mayor héroe que la Tierra haya tenido desde el legendario Mazer Rakham, pero dividido constantemente entre las dos mitades de su naturaleza.

Con este argumento, Orson Scott-Card hace una proyección en ambiente Ci-Fi de la situación de su momento histórico, teorizando sobre las políticas de educación, el valor educativo de los juegos y la violencia, etc...

A ver qué tal continua la saga.

3 comentarios:

Natán dijo...

La voz de los muertos a mi me gustó tanto o más que el Juego de Ender, ya nos contarás...

Neikos dijo...

Yo estoy igual, me acabo de leer los juegos y voy ahora a por la voz de los muertos. Espero que sea igual de bueno.

Neikos dijo...

Confirmo, me ha encantado La voz de los muertos aunque hay un cambio de tono bastante diferente con respecto al primero.