No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 30 de junio de 2015

MARVEL, LA ERA DE BENDIS III: DIEZMANDO.

En el artículo anterior de La Era de Bendis, estuvimos viendo cómo los mutantes habían pasado de ser el futuro de la humanidad a una especie en extinción por obra de la mano de Bendis en la saga Dinastía de M. Evidentemente, los títulos más afectados por esta situación, fueron los títulos de la Franquicia X, que donde se vivirían grandes cambios, incluso de autores creativos, alineaciones, etc...

Una de las consecuencias de Dinastía de M, sería la desaparición de Charles Xavier, y su regreso, sin poderes, se llevaría a cabo en una serie que serviría a Ed Brubaker para aproximarse el mundo mutante, dentro del cual no tardaría mucho en ocuparse de la colección principal, Patrulla-X. Se trataba de Génesis Mortal, una miniserie que exploraría la verdad sobre el origen de la Patrulla-X que vimos en el Giant Size 1 de X-Men. En esta saga, de manos de Bru y los lápices de Trevor Hairshine y Pete Woods, pudimos ver que, cuando la Patrulla X original quedó prisionera en Krakoa, Xavier no recurrió de inmediato a los Tormenta, Lobezno, Coloso o Rondador Nocturno, acudió a un grupo de mutantes protegidos de Moira McTaggert, entre los que se encontraría un tercer hermano Summers, conocido como Vulcano. Este equipo desaparecería en acción, y Xavier ocultaría sus acciones a sus futuros Hombres-X, pero en esa saga, Vulcano regresaba y trataba de vengarse, aunque la venganza real de Gabriel Summers llegaría más tarde...





La Patrulla-X seguiría un tiempo en manos de Chris Claremont, que contaría con dibujos de Chris Bachalo, Si en el entorno de la Dinastía de M habíamos visto el sufrimiento de los mutantes en general, Claremont en esta etapa de la Patrulla se centraría en Rachel Grey... con uno de los números más crueles de la historia de la Patrulla, la aniquilación de todos los Grey en 23 segundos en manos de los Comandos de Muerte Shi´ar.  La continuidad de Claremont en Patrulla-X sería breve, Ed Brubaker tomaría el relevo, con lápices primero de Billy Tan y posteriormente de Salvador Larroca. En su primera saga, Ascensión y Caída del Imperio Shi´ar, Bru retomaría dos historias: la de Vulcano y la de Rachel Grey, con un equipo de Hombres-X volviendo a los tiempos en los que los X-Men se movían en el campo de la Space Ópera. El reaparecido Xavier junto a Darwin (personaje surgido de Génesis Mortal), Kaos, Polaris, Rachel, Sendero de Guerra y Rondador Nocturno, se dirigirían al Imperio Shi´ar para evitar la venganza de Vulcano, lo cierto es que con escaso éxito, en una saga que llevaría a la incorporación de Hepzibah a la Patrulla, y a apartar del grupo a Rachel Grey, Kaos y Polaris, que quedarían en el espacio y pasarían a formar parte del entorno cósmico de Marvel en las siguientes sagas de este tipo, como Emperador Vulcano.

En X-Men, Milligan y Larroca se centrarían en las repercusiones del Día-M en el instituto Xavier. Allí, algunos de los miembros más clásicos de la Patrulla, como el Hombre de Hielo y Polaris debian hacer frente a la pérdida (temporal) de sus poderes, mientras el instituto es atacado por los humanos de la Liga Sapien y es cercado por los gigantescos centinelas tripulados del Escuadrón Centinela UNO.  Milligan concluyó su etapa al frente de los X-Men con una saga que traía de vuelta a uno de los peores enemigos de los mutantes, Apocalipsis, la Sangre de Apocalipsis, una historia realmente flojita, en la que Apocalipsis trata de llevar a cabo una diezma de los humanos que les equilibre de nuevo con los mutantes. En X-Men, Milligan y Larroca serían sustituidos por Mike Carey y Chis Bachalo, con una nueva alineación al frente de la que estaría Pícara, junto a Cable, Mística, Dientes de Sable, Bala de Cañón, Lady Mente Maestra, el Hombre de Hielo y Centinela Prime. En su primera saga, el equipo de Pícara tendría que hacer frente a la amenaza de los Hijos de la Cámara, unos humanos evolucionados con intenciones completamente destructivas.



New X Men perdía el título "Academia X" con la llegada de sus nuevos guionistas, la pareja Craig Kyle y Chris Yost, con el dibujante Mark Brooks. La Diezma había dejado a la mayoría de los mutantes de esta colección sin poderes, y se procedía a una nueva reestructuración del Instituto reaccionando a los problemas del Día M. Y sin duda, sería aquí donde más sufrirían los Mutantes, porque aprovechando su momento mas débil, haría su aparición un viejo enemigo, el reverendo William Stryker, que se pondría al frente de una banda de fanáticos religiosos y utilizando tecnología temporal de Nimrod, golpearía una y otra vez a los jóvenes del instituto. En una serie de cómics que parecía heredera de Juego de Tronos y donde nadie estaba seguro, varias decenas de jóvenes mutantes, incluyendo a varios de los protagonistas, morían de formas terribles, antes de que por fin los jóvenes pudieran detener primero a Stryker y luego al propio Nimrod.

Peter David llegaba de nuevo al mundo mutante con una revisión de sus clásicos X-Factor, y lo hacía en una serie de corte noir y con lápices de Ryan Sook, con un nuevo equipo liderado por Madrox, y del que formaban parte Loba Venenosa, M, Fortachón, Syrin, un Rictor sin poderes y una recién llegada, Layla Miller, que aterrizaba en esta serie desde Dinastía de M, convirtiéndose en un personaje interesantisimo, que "sabe cosas". Peter David centraría a sus personajes en la investigación sobre los motivos del Día M, mientras se enfrentan a la enigmática corporación Tryp, y además, a las ofertas de Mercurio de devolver a los mutantes sus poderes, utilizando para ello las nieblas terrígenas robadas a los Inhumanos....



Y es que, además de estas colecciones, aparecieron cuatro series limitadas que profundizarían este nuevo entorno, el de Diezmados. Así, en Escuadrón Centinela ONE, de Layman y Lopresti, veíamos como Val Cooper y otros miembros del gobierno de EEUU preparaban a los Centinelas tripulados que luego aparecieron en X-Men; en Generación M, Paul Jenkins y Ramón Bachs se acercaban a través de la periodista Sally Floyd a muchos personajes que habían perdido sus poderes, desde la Mole a Stacy-X, Cámara o Pico; en Los 198 se ponía fin a las tramas de Distrito-X, con David Hine y Jim Muniz trayéndonos una gran historia sobre algunos de los más desconocidos entre los 198 mutantes supervivientes; y con Vástago de M, también de David Hine pero con lápices de Roy Allan Martínez, donde se atendía a Mercurio, ahora sin poderes, y desesperado por recuperarlos, acudiendo a los Inhumanos para ello, llegando a robar los Cristales Terrígenos, lo que llevaría a una guerra abierta entre humanos e Inhumanos, que tendría lugar más adelante, en Guerra Silenciosa...