No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 29 de junio de 2015

MEMORIAS DE HARLECK 1: ALMA

Estos últimos días, gracias a Marco, que me lo regaló, he estado leyendo una novela de fantasía épica española. Para ser sincero, y como en casa del herrero cuchillo de palo, es verdad que normalmente no suelo estar muy al tanto de como nos movemos en España con este género, y me suelo acercar más a las novelas internacionales, así que la verdad es que he cogido este libro con bastante curiosidad. Se trata de "Alma", la primera parte de una trilogía llamada "Memorias de Harleck", y primera novela de dos escritores catalanes, Roger Peruga y Pau Sitjar (siempre me ha llamado mucho la atención cómo se puede escribir una novela a cuatro manos), y ha sido publicada por Marlow, el sello de fantasía de la editorial Edhasa. 



Alma cuenta la primera parte de la historia de Erlin, un joven que vive con su abuelo en una cabaña perdida entre las montañas de una de las islas que forman parte del Imperio Humano, regido por un malvado guerrero/hechicero, el rey Marfor. Erlin, que vive sólo con su abuelo Galmor, tiene una serie de sueños recurrentes en los que aparece una figura extrañamente amenazadora, pero además, todo se tuerce aún más cuando en el mercado, encuentra una curiosa esfera cristalina marcada con el mismo símbolo que el hombre que aparece en sus sueños. La esfera despierta en Erlin un furioso poder mágico que atrae la atención del Rey Marfor, por lo que Erlin, su abuelo (que resulta ser un antiguo mago de la resistencia a Marfor) y su amigo, el bandido Barlin, deben huir para buscar a sus antiguos aliados de la Resistencia en la que tal vez sea su última oportunidad de salvar su vida... y quizá acabar con el gobierno de terror de Marfor. 

En su camino, el trío se encontrará con amigos y enemigos, con aliados como el capitán Eimos o el guerrero Aldan; y por otro lado, adversarios como el Capitán Strom de las Fuerzas Imperiales o su acompañante, el mago Kartir; además de cumplir el viejo adagio de estas novelas, en las que aparecen aliados improbables y enemigos sorprendentes. 

Alma es una de esas novelas de literatura fantástica que aún guarda en su interior algo que quizá hoy se ha perdido, y es la inocencia de aquellas primeras historias de Margaret Weis, Tracy Hickman, Ursula K. Leguin... quizá algo que a día de hoy hemos perdido en el ámbito de la fantasía épica que se ha dirigido hacia otros derroteros, de mano de Andrej Sapkowski, Joe Abercrombie o George Martin; y que sin duda, aún tiene su público. Con esa base, Peruga y Sitjar construyen una historia que, sin ser seguramente un hito en la novela fantástica, se convierte en una lectura entretenida, que consigue interesar al lector según va pasando páginas. Quizá, como aspecto negativo, que repite una serie de clichés del género que la hacen un tanto predecible (el argumento de "el elegido" escondido entre el pueblo llano está ya un tanto manido), pero a pesar de ello, es cierto que al final, los lectores de fantasía también tenemos cierta tendencia a querer leer una y otra vez diferentes aspectos de una historia muy semejante, y en Alma, por lo menos, estos aspectos están llevados de una forma en la que su lectura se hace agradable.