No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 15 de febrero de 2016

EL MAR QUEBRADO 1: MEDIO REY

Si durante mucho tiempo los autores de novela de ficción fantástica han sido “esos grandes desconocidos”, fagocitados sus propios estilos y nombres por las grandes sagas en las que sus obras se incluían (Dragonlance, Reinos Olvidados…), en estos momentos estamos viviendo un brote de grandes nombres en los nuevos mundos, que ya no están asociados a las empresas si no a estos mismos autores, que además, se hacen cada vez más mediáticos. A los más que famosos Tolkien o LeGuin de antaño, se unen por méritos propios Martin, Rothfuss, Sanderson… o el autor que nos ocupa hoy, el británico Joe Abercrombie. Con sus novelas insertadas en la llamada grim fantasy, es decir, fantasía oscura, dura o adulta, depende de cómo se quiera enfocar, Abercrombie saltó a la fama con su primera novela, La Voz de las Espadas, que formaba parte de su primera trilogía, La Primera Ley.



El rápido ascenso a la fama de Abercrombie ha venido acompañado, precisamente, de una gran influencia en el mundo de la fantasía actual, y por eso, resultó llamativo que aproximadamente a principios del año pasado llegara la noticia de que el nuevo proyecto del escritor iba a ser una trilogía de Young fantasy. Personalmente, de Abercrombie sólo había leído un libro ubicado en el mismo mundo de La Primera Ley pero ajeno a la trilogía principal, una novela llamada La Mejor Venganza, que narra la historia de Monzarro Murcatto, una mujer dedicada a negocios más que oscuros apodada “La Carnicera”, y donde en cada capítulo el autor consigue arrancar como poco un escalofrío ante el carácter de los personajes, que harían temer por la vida de los pobres hobbits de la Comarca si estos hubieran sido sus compañeros en el camino a Mordor. En un momento en el que la literatura juvenil está marcada por proyectos como Los Juegos del Hambre o Divergente, que Abercrombie se dejara caer por estos lares, era algo que llamaba la atención.


Con el primer libro de la trilogía leído, Medio Rey, las cosas han quedado mucho más claras, y es que resulta que Abercrombie es tan grim en Young como en Adult. Relaja mucho el vocabulario, las escenas de sexo o incluso las de violencia son más limpias, sí, pero el poso final es igual de agrio que en La Mejor Venganza, cuyo argumento es incluso semejante. En este caso, Abercrombie nos cuenta la historia de Yarvi, el hijo pequeño de un rey, apartado de la corte y los guerreros que la forman debido a una deformidad en una mano que le impide sostener un hacha correctamente o embrazar un escudo. Yarvi comienza así a prepararse para ser clérigo, ya que en la política del Mar Quebrado, todo rey debe estar asesorado por un clérigo que piensa siempre en “El Bien Mayor y el Mal Menor”. Cuando su padre y su hermano mueren asesinados, sin embargo, Yarvi se encuentra convertido en rey, pero por poco tiempo: un complot aparta a Yarvi del trono, y se encuentra convertido en esclavo de remos en una galera, bajo el mando de la sádica capitana Shadikshirram. Sin embargo, en el momento en que Yarvi es apartado del trono, pronuncia un juramento: se vengará de lo que le han traicionado, y así, en pos de ese juramento, se desarrolla la historia de Medio Rey, donde el escritor nos presenta su nuevo mundo (El Mar Quebrado) y nos da algunas pinceladas de lo que debió ser su historia, aunque estoy convencido de que profundizará en ello más en la segunda y la tercera parte de la saga (ya publicadas, las tres novelas han visto la luz en menos de un año).


Aunque la historia es muy sencilla y no demasiado original en su planteamiento (esta trama se lleva repitiendo como motivo literario desde Edipo), lo verdaderamente interesante es el trabajo de personajes que hace Abercrombie, con esa capacidad que quita un poco el aliento de generar personalidades tan reales que resultan inquietantes: desde el meditabundo Yarvi al enigmático Nada, pasando por la Reina Dorada Laithlain, el repugnante Trigg, la sombría Madre Scaer, la peligrosa Shadikshirram o la “delicada” Isrium, cada uno de los personajes encaja en la historia perfectamente, siendo cada uno de ellos una auténtica demostración de lo que se puede hacer con palabras.

Seguiremos informando…