No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 21 de febrero de 2016

RAVENLOFT: LA RUPTURA DE LA URDIMBRE (II)

Sospechando de las verdaderas intenciones del Templo de Mystra en Whelun, los aventureros decidieron investigar su interior, decididos a descubrir qué era la Sagrada Confianza de Mystra y que había ocurrido con el librero desaparecido. Mientras Clavis, Balduin y Bastian entraban en el Templo, Berenice, Ronna y Ailyn decidieron mantenerse en el exterior, como posible apoyo. Clavis, Balduin y Bastian pagaron la donación al Templo, y el sacerdote Shan Zhar los llevó al interior del lugar, donde fueron recibidos por el que sería su tutor en el camino hacia Mystra, el Tejestrellas Fembrys. Allí, en la parte del templo situada en el interior de la montaña, el Tejestrellas les entregó las que serían sus nuevas ropas, unas sencillas túnicas negras, y les asignó lechos y cofres donde pudieron guardar todas sus ropas, armas y objetos mágicos, para acercarse a Mystra con la mayor sencillez. Balduin intentó convencer al Tejestrellas de que le permitiera conservar su escudo, pero en ese punto fueron inflexibles. Finalmente, decidieron aceptar los imperativos del Templo, y comenzaron a participar en una rutina de rezos y meditaciones que les permitiría acercarse a la Sagrada Confianza de Mystra. Mientras, Ailyn, Ronna y Berenice decidieron tratar de colarse en el Templo, escalando una de las murallas. Berenice lo consiguió con bastante facilidad, al igual que Ailyn, pero Ronna resbaló y llamó la atención de los guardias del templo, que vieron a Ailyn mientras Berenice trataba de abrir las puertas que daban acceso al interior. Los guardias dieron la voz de alarma, y aunque Ailyn acabó con uno de ellos, quedó malherida y Ronna tuvo que ayudarla a huir, mientras Berenice descubría en el interior los aposentos de Shan Zhar y de Kevrin, consiguiendo colarse dentro y robando una nota, un pergamino y varias pociones antes de ser descubierta por Kevrin. El hechicero trató de detenerla, pero Berenice le intimidó y finalmente, consiguió escapar, trepando por la montaña con su capa arácnida. Al parecer, entrar en el Templo no sería tan fácil. La nota era una carta dirigida a Shan Zhar de parte de Lady Arzhas, la suma sacerdotisa de Mystra, diciendo que debía apresurar su trabajo por orden de un tal Despero. A la mañana siguiente, Berenice pudo contactar brevemente con Clavis. En el interior, continuarían con la Sagrada Confianza de Mystra (que al parecer se centraba en un precepto que decía que si bien las estrellas eran la fuente de la magia y la sabiduría de Mystra había mucha más sabiduría en el espacio entre las estrellas), y sus compañeras, permanecerían en el exterior, vigilando. 



Finalmente, en la tercera noche, el Tejestrellas Fembrys les llevó a una nueva sala, una sala repleta de oscuridad, donde había imágenes de la diosa... aunque Balduin identificó algo extraño en el medallón, que no mostraba las siete estrellas de Mystra, sino un disco de la más completa oscuridad. Fembrys les mostró un orbe estrellado, La Gnosis Resplandeciente, que debía haber hechizado a los tres aventureros, pero los tres resistieron, aunque fingieron estar hechizados como sus compañeros. Fingiendo estar dominados, bajaron a las catacumbas situadas bajo el templo, hasta un lugar donde el Tejestrellas les encomendaba al cuidado de un guerrero llamado Mhair, en una salida hacia el río Draco. Allí, cuando iban a ser encerrados en celdas individuales, Clavis decidió romper la falacia, atacando al Tejestrellas. Balduin arrojó a Mhair al agua, aunque no antes de que consiguiera alcanzar con su espadón a Bastian. Dos guardias sombríos aparecieron, sumándose a los ataques, al igual que una criatura que parecía tener su guarida en el río, un Oagtyn, una criatura de dientes y tentáculos que arrastró a Balduin al agua después de que este tirara a Mhair al río. Con Bastian al borde de la muerte, Clavis y un elemental de fuego convocado con él tuvieron que aguantar contra los guardias sombra y el Oagtyn, lo que permitió escapar de ellos al Tejestrellas, que huyó, avisando al Templo de lo que ocurría abajo. Desde el exterior, Berenice escuchó los ruidos de batalla, y localizó el acceso al templo desde el río, consiguiendo llegar las tres mujeres a tiempo para acabar con la amenaza a sus compañeros. En el escritorio de Mhair descubrieron un mapa que llevaba a un lugar llamado "Refugio Escondido", que al parecer era el lugar al que se llevaban a aquellos dominados por la Gnosis Resplandeciente. Además, finalmente, Clavis identificó el disco oscuro de la estatua que Balduin había visto: era el símbolo de Shar, diosa de la Oscuridad, y que parecía ser la verdadera divinidad adorada en aquel templo.

Finalmente, se organizaron y decidieron subir de vuelta hacia el Templo para recuperar sus pertenencias, y en el camino, vencieron a un Dracolisco que guardaba un portal al Reino de la Oscuridad, tras un altar de sacrificios. Para continuar su camino, tuvieron que atravesar un portal oscuro, que tuvo un efecto devastador con ellos: Clavis, Ailyn y Bastian vieron como todas sus pertenencias eran devoradas por la oscuridad, y cayeron al borde de la muerte; Balduin y Ronna consiguieron atravesar el portal sin daños, y Berenice también lo hizo, pero quedó marcada por la oscuridad del portal.Y al otro lado, Lady Nedenya Arzhas y varios de sus guardias oscuros les esperaban...