No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 14 de febrero de 2016

RAVENLOFT: LA RUPTURA DE LA URDIMBRE (I)

Con sorpresa, los personajes comenzaron a asumir que se encontraban de vuelta en los Reinos Olvidados, como si haber matado a Lord Arijani, tal y como les había predicho Jahed, les hubiera devuelto a sus casas. Se encontraban en los aledaños de una de las grandes ciudades de Cormyr, Whelun, que se extendía a ambos lados del río Draco. Con los ojos muy abiertos por el reencuentro con aquello que consideraban familiar, y tras sanar a Bastian, que tras el encuentro con Arijani había quedado malherido, comenzaron a recorrer la ciudad, viendo a los ilusionistas callejeros, los comerciantes, el mercado, y encontrando una auténtica posada en la que se dieron un gran festín, y encontraron alojamiento bajo la atenta mirada de una solícita posadera llamada Beril, en El Draco Vigilante. Incluso llevada por la alegría del momento, Lady Sombra se retiró la máscara y se presentó con su verdadero nombre, Berenice Neyali de Árbolelfo. En el Draco Vigilante pudieron descansar, aunque su bienestar se vio turbado cuando Balduin, después de su baño, creyó ver en la habitación a su vieja enemiga Radaga, dispuesta a atacarle, aunque finalmente parecía que la sacerdotisa nunca había estado allí. Con ello, una nueva inquietud cayó sobre los personajes: ¿y si la maldad de Ravenloft les había seguido hasta los Reinos Olvidados, tal y como un sueño de Ailyn en Sri Raji parecía indicar que podría ocurrir? 



Dedicaron el resto del día a explorar la ciudad, vendiendo los tesoros que habían conseguido en Ravenloft e invirtiendo en nuevas armas y objetos para su nueva vida en los Reinos, averiguando también la presencia de tres templos en la ciudad: El Salón de la Cosecha, dedicado a Chauntea, diosa de la naturaleza y agricultura; el Bosque del Dios, un santuario para el dios de los bosques, Silvanos; y un templo recientemente construido y dedicado a Mystra, la Diosa de la Magia. Después de dedicar una tarde y una mañana completas a completar sus compras y conseguir un nuevo libro de hechizos para Bastian, Balduin, Ronna y Bastian decidieron visitar el Templo de Mystra; mientras Clavis y Sombra exploraban los rumores de la ciudad. Los primeros llegaron al templo, situado a unos tres kilómetros de Whelun, una gran construcción pétrea al pie de un risco, donde fueron recibidos en el primer patio por el sacerdote Shan Zhar, que les ofreció los servicios del templo. Balduin solicitó audiencia con la líder del templo, la sacerdotisa Nedenya Arzhas, aunque Shan Zhar no parecía partidario, ofreciéndoles acercarse a la suma sacerdotisa a través de las ceremonias del templo, permitiéndoles acceder así a la Sagrada Confianza de Mystra. Tras un esfuerzo dialéctico, Balduin consiguió que Shan Zhar se comprometiera al menos a trasladar sus preocupaciones a Lady Arzhas. A la salida del Templo, un hombre se acercó a Bastian, un sacerdote viajero de Mystra, que parecía desconfiar de lo que ocurría allí, y de la Sagrada Confianza de Mystra. El sacerdote acordó un encuentro con Bastian en una calleja en Whelun para contarles todo, y Bastian se dio cuenta de que Shan Zhar no dejaba de vigilarles. Mientras, por azar, Sombra y Clavis, dieron con la desaparición de un librero, que parecía haber estado interesado en el templo de Mystra y su Sagrada Confianza. Tras reunirse todos de nuevo en El Draco Vigilante, decidieron que Ronna y Sombra acompañarían a Bastian a su encuentro con el clérigo errante, y Balduin y Clavis volverían al Templo de Mystra para entrevistarse con Lady Arzhas. 

El encuentro con el clérigo de Mystra resultó ser una emboscada en la que Ronna y Bastian fueron atrapados por un guerrero escondido en el callejón, aunque Lady Sombra consiguió escapar de la trampa y alcanzó con sus flechas al atacante, permitiendo que Ronna rompiera las redes  y pudieran hacerle frente al guerrero. Mientras, Sombra recibió una estocada por la espalda de la compañera del guerrero, una pícara halfling que se presentó más tarde como Sonrisa, y a la que Sombra persiguió por los tejados hasta atraparla tras un patinazo de la mediana. Sombra interrogó a Sonrisa, que admitió que habían sido contratados para acabar con un clérigo y con aquellos que pudieran encontrarle, pero no tenían nada personal en contra de ellos. Sombra dejó marchar a Sonrisa, y acudieron para encontrar en uno de los almacenes de la calle el cuerpo muerto del Turmaster Dubril, el sacerdote al que habían acudido a buscar. 

Mientras, en el Templo de Mystra, Clavis y Balduin se reunían de nuevo con Shan Zhar, que les presentó a uno de los hechiceros del templo, Kevrin, que parecía pertenecer a un linaje dracónico. Lady Arzhas,ataviada con armadura y maza, se presentó ante ellos y escuchó las dudas de Balduin, aunque Clavis cada vez desconfiaba más de Shan Zhar y del templo. Arzhas les habló de los planos, aunque desconocía la existencia de Ravenloft, y si bien no despejó las preocupaciones de Balduin, de nuevo les ofreció avanzar en el camino hacia Mystra, accediendo a los portales interiores y a su Sagrada Confianza. Después, Arzhas se retiró al interior, y Ronna, Bastian y Sombra llegaron justo a tiempo de ser testigos de la ceremonia de veneración a Mystra que se desarrollaba cada noche en el patio exterior, un espectáculo de luz de estrellas,,, pero todos pensaban que algo raro estaba ocurriendo allí, y Balduin, Clavis y Bastian parecían estar decididos a todo para averiguarlo. Incuso si eso significaba acceder a la Sagrada Confianza de Mystra...