No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 7 de febrero de 2016

RAVENLOFT: TELARAÑA DE ILUSIÓN (V)

Después de destruir la imagen de Kali en la sala de Mahakala, con numerosas heridas, decidieron regresar a la Pagoda de Savitri para aprovechar los poderes curativos de la imagen solar grabada en el suelo. Ailyn y Lady Sombra hicieron uso de ellos, la primera recuperándose de sus heridas, y la segunda, al igual que Clavis, obteniendo inmunidad a las enfermedades para un tiempo. Ronna, Bastian y Balduin, que también habían recibido heridas, decidieron que iban a volver a utilizar el emblema solar, y decidieron que, como precaución por las percepciones de rabia que había tenido Clavis en su momento, fuera Bastian el primero en subir, pensando que en caso de que se volviera contra ellos, sería más fácil de controlar. Sin embargo, cuando Bastian quedó cubierto por el fuego sanador de Savitri, recibió una reprimenda de la propia diosa, que le acusó de querer abusar de sus dones. Varios objetos de los que llevaba Bastian ardieron, y cuando el fuego desapareció, sus compañeros pudieron ver que el fuego mágico de la diosa había dejado al mago horriblemente desfigurado, habiendo perdido varios objetos mágicos, incluyendo su libro de hechizos. Sabiendo que no podían contar de nuevo con la ayuda de Savitri, decidieron seguir explorando el siniestro templo, cayendo en una de las trampas que Arijani había preparado en su interior, al ser encerrados en una habitación, mientras del techo caían dos líquidos venenosos que reaccionaban al unirse como un poderoso veneno. Tras varios intentos, Ronna y Ailyn consiguieron alzar el rastrillo que les atrapaba, y pudieron salir, pero Ailyn había recibido salpicaduras de varios productos, lo que dejó su piel pálida e inquietante. Finalmente decidieron volver a la Pagoda de Shiva, donde se encontraba la escalera que accedía al segundo piso del templo, donde Bastian, Lady Sombra y Clavis se habían refugiado de la tormenta que les había atacado en una de las salas bajas. 



Allí, tuvieron que hacer frente a un nuevo grupo de Rakshasha, los que habían arrojado los venenos sobre ellos, que les emboscaron en una de las salas. Evitando por todos los medios ser rodeados, Ronna, Balduin y Ailyn consiguieron mantener alejados a los Rakshasha mientras los demás salían de la habitación, aunque finalmente Balduin cayó malherido y tuvo que ser sacado de la sala mientras Lady Sombra utilizaba los poderes de su capa arácnida para lanzar un hechizo de telaraña sobre la puerta, atrapando a dos de los Rakshasha y encerrando al resto en la sala. Desde fuera, Bastian y Clavis utilizaron sus hechizos contra los demonios-tigre, y tras una nueva aplicación del hechizo de telaraña, consiguieron ralentizar a herir a los seis Rakshasha lo suficiente como para que finalmente Ailyn, empuñando la Garra de Jahed que le entregó Clavis, acabara con los supervivientes. Después de repartirse el tesoro de los Rakshasha, decidieron abrir la última puerta que les quedaba, utilizando Bastian una recién encontrada varita de Invisibilidad para cubrirse él mismo, además de a Lady Sombra, Ronna y Ailyn, ya que sabían que el Lord tenía perfectamente ubicados a Balduin y Clavis. Efectivamente, en aquella sala, se encontraba Arijani, junto a sus guardianes, dos Rakshasha Raja. Arijani les dio la bienvenida, pero enseguida comenzó su ataque hacia ellos, utilizando su poderosa magia. Lady Sombra se apresuró a utilizar la Condenación de Ravana contra el Lord de Sri Raji, pero erró el tiro, de modo que tuvieron que enzarzarse en una compleja reyerta. 

Arijani y sus Rakshasha pusieron en graves aprietos a los aventureros, agotando incluso los poderes curativos de Clavis y Balduin, mientras Ailyn y Ronna trataban de mantener a raya a Arijani. Finalmente, y después de que Bastian cayera de nuevo víctima del ataque de uno de los Raja, Lady Sombra consiguió disparar a bocajarro la Condenación de Ravana, alcanzando a Arijani en plena frente, y hundiendo después el virote con su mano, haciendo caer al Lord.... y provocando así que el Templo de Mahakala comenzara a deshacerse y una inmensa ola de brumas les atrapara, haciéndoles caer... o elevándoles por encima de Sri Raji, convertida en una joya verde bajo sus pies. Mientras se desvanecían, Clavis se encontró con que algo le retenía, y se dio cuenta de que era una brumosa imagen de Dulcimae, la vistani, que con ojos llorosos le dijo "No... aún no habéis terminado..." Y después, las brumas les envolvieron.

Ailyn despertó en la orilla de un río, con sus compañeros repartidos a su alrededor, dormidos o sin sentido en el fango del río. Estaban cerca de una ciudad, y había curiosos que comenzaban a acercarse a ellos, aunque algunos, como una niña, se mostraban asustados por el extraño aspecto de Ailyn. Tras una palabras con los lugareños, Ailyn descubrió que se encontraban en Whelun, una ciudad perteneciente al Reino de Cormyr, en los Reinos Olvidados...

Habían vuelto a casa.