No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 28 de julio de 2011

TRUE BLOOD

            Hoy realmente no voy a hablar de un libro… voy a hablar de nueve. Sí, sí, no es que me haya vuelto loco ni que esta semana me haya condenado a un monasterio cisterciense en una isla del Canal de la Mancha y haya decidido apartarme del mundanal ruido y dedicarme a la lectura compulsiva… lo que por cierto, no es un mal plan… Pero no. Es que me han dejado el décimo libro de True Blood, y bueno, antes de comentarlo, he decidido hacer un post para introduciros en los nueve libros anteriores, ya que los leí cuando el Iconocronos no era más que un proyecto en el aire, así que…


            Creo que ya he dicho en diversas ocasiones que soy un gran aficionado a los vampiros. Estoy muy lejos de querer tallarme los caninos como colmillos, vestir de negro y quererme ir a vivir a Nueva Orleáns, pero en fin, desde Drácula al juego de rol de Vampiro, pasando por las novelas de Anne Rice, he seguido y disfrutado del mito del vampiro una y otra vez. Hasta que llegó Crepúsculo y me hundió el mito. Pero si esas criaturas que Stephenie Meyer se empeña en decir que son vampiros y yo pienso que son gusiluces a mi me horrorizaron, sí que sirvieron para acercar los vampiros a toda una nueva generación, y a que se hayan producido decenas de libros sobre el tema, con diferentes fórmulas de aproximación, más o menos acertadas. Cuando vi la primera novela de True Blood en la FNAC, dije “Oh, mierda. Otra.”, y me juré a mi mismo no leerlas nunca.
            Y resulté ser un perjuro. Álex, mi jefe, es un auténtico fan de esta saga y sobre todo de su protagonista, la camarera y telépata Sookie Stackhouse, y comenzó a hablarme bastante bien de las novelas (y muy importante, me dijo que los vampiros de True Blood arden cuando les da el sol, como Dios manda), así que nada, en un momento de lecturas flojas, se los pedí. Y me leí como ocho libros en el plazo de un mes. Me enganché. De forma bestial. Vamos, que me leí los libros, he visto las primeras tres temporadas de la serie y estoy esperando a que traduzcan la cuarta. Y bueno, aunque la serie se dilató algo más en el tiempo, los libros los consumí como ya he dicho en poco más de un mes. Vicio, auténtico vicio. Y es que me encontré con que Charlaine Harris había escrito unos libros ágiles, divertidos, en los que las aventuras y los romances se mezclan de forma equilibrada y en las que Sookie es, realmente, un personaje fascinante, cercano y al mismo tiempo sorprendente. Pero además, se rodea de un elenco de personajes no menos fascinantes y sobre todo atractivos, y el mayor peso de los libros cae precisamente en las relaciones entre Sookie y las gentes que la rodean.
            No es que sean libros especialmente “buenos” en el carácter literal de la palabra, pero realmente, la forma en la que Harris plantea sus tramas, como las desarrolla y amplía… Engancha, mucho. De la premisa de un mundo en el que los Vampiros han salido a la luz y empiezan a ser aceptados por la sociedad gracias a un proyecto de sangre sintética (True Blood es una marca, como Coca-Cola) desarrollado por los japoneses, Charlaine Harris consigue desarrollar un mundo en el que poco a poco los vampiros demuestran ser sólo una parte de una gran familia sobrenatural. Cambiantes, magos, hadas, hombres lobo… todos se reúnen en torno a Sookie y sus familiares y amigos más cercanos, mientras la escritora avanza en una novela-río, a veces de forma sutil, y a veces como un martillo pilón… y con la suficiente fuerza y rudeza como para que cualquiera de los vampiros de True Blood pudiera darle a Edward Cullen la paliza que se merece. Es más, me encantaría sugerirle a la escritora una escena en la que Eric Northman le pegue una paliza a Edward Cullen…
            En fin, simplemente me queda dar el nombre de los libros, por si alguno se anima a lanzarse a la saga, que por cierto… continúa. Ya tengo en mis manos el décimo libro, y pronto tendréis su correspondiente post detallado. Y aquí los tenéis:
1.      Muerto hasta el anochecer.
2.      Vivir y morir en Dallas.
3.      El Club de los Muertos.
4.      Muerto para el mundo.
5.      Más muerto que nunca.
6.      Definitivamente muerta.
7.      Todos juntos y muertos.
8.      De muerto en peor.
9.      Muerto y enterrado.
Y a todo esto, hay que sumar una recopilación de relatos cortos, Una pizca de muerte, que aún tengo pendiente, y que en algún momento, entre batalla y batalla de Poniente, terminaré leyendo.
¡Ánimo! ¡Aquí hay Vampiros… de los de verdad!

5 comentarios:

Yota dijo...

Me he leído los dos primeros libros y me ha gustado mucho. Pero joder, siete todavía.... si los puedo ir pillando de la biblioteca les daré una oportunidad

Tomás Sendarrubias dijo...

Ocho, el lunes sale el post del último... :) La verdad es que están muy bien, pero yo entiendo que que te digan "diez libros... de momento" como que tira para atrás...

Shilmulo dijo...

Si estan de bien como la serie debe merecer la pena leerlos.

Tomás Sendarrubias dijo...

La verdad es que son aún mejores que la serie. De hecho, a partir de la segunda temporada, que se correspondería al segundo libro, aunque se asemejan las tramas, no son las mismas y cada vez se distancian más los libros de la serie.

Anónimo dijo...

Me encanta esta serie, al principio odie a Sookie pero conforme va avanzando la serie creo que ella va teniendo cierta evolución y relevancia al descubrir que no es humana y su importancia para varios mundos, de mis series favoritas.