No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 13 de mayo de 2014

ARTEMISIA DE CARIA

Hacia mucho, pero mucho, que no hablaba de Historia en el blog, y la verdad es que hoy lo hago a petición directa de Alan Díez, que tras leer el post que hice sobre 300 (2), preguntó por el personaje histórico en el que se basaba el personaje de la malvada Eva Green; Artemisia I de Halicarnaso, o de Caria. La película convierte a esta mujer en la principal consejera y general de Darío, y posteriormente, de Jerjes, de modo que mientras el Gran Rey lleva una parte del ejército persa a través de las Termópilas por tierra, es Artemisia quien lidera las tropas que se enfrentarán por mar a los Atenienses en Salamina. Por cierto, en la peli también es en parte responsable de la transformación del Jerjes normal en el Jerjes Monstruito, pero entendemos que históricamente, no fue así.



¿Quién era la Artemisia de Caria histórica? Pues no hay mucho que se sepa de ella, aunque el historiador Herodoto, principal escritor de la Grecia clásica sobre las Guerras Médicas (se las llamó Guerras Médicas porque los Persas Aqueménidas habían asimilado a los Medos, podríamos llamarlas tranquilamente "Guerras Pérsicas"), la convierte en un personaje destacado de los sucesos, ya que el historiador procede precisamente de Halicarnaso, dominio de la reina Artemisia.

Herodoto nos cuenta que Artemisia era la única mujer de entre los generales de Jerjes, y quien sugirió lanzar un ataque combinado por mar y tierra, para apartar las flotas de las polis y vencerlos por separado, aunque Jerjes desechó su plan y terminó ordenando el ataque de toda la flota persa a Salamina, con el resultado que ya conocemos. Siempre según Herodoto, la propia Artemisia participó en la batalla comandando cinco naves y tuvo que retirarse pasando incluso por encima de uno de los trirremes persas que obstruía erróneamente su camino. Artemisia aconsejó a Jerjes volver a Persia, mientras que otro de sus generales principales, Mardonio, conquistador de Macedonia, quería que el ejército persa continuara en Grecia. Jerjes cogió un poco el camino de en medio, dejó a parte de su ejército en Grecia bajo el mando de Mardonio, mientras él se dirigía a Sardes, desde donde podía vigilar lo que ocurría, y envió a Artemisia a Efeso, encomendándole el cuidado de sus hijos.

Artemisia de Caria desaparece así de la historia, salvo por una leyenda que cuenta que su vida acabó cuando se arrojo al Mar Jónico tras ser rechazada por su amado Dárdano. Así que ya véis: ni dos espadas, ni rollito con Temistocles, ni nada de nada. Por cierto, la presencia persa en Grecia acabó como el rosario de la Aurora para los persas, supongo que ya lo veremos en 300 (3). Así que de Platea, hablaremos en su momento.