No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 31 de enero de 2012

ONEYROS: ¡¡MANGA EN EL ICONOCRONOS!!

Esta semana continuamos las apariciones invitadas con un invitado muy especial, ya que sin él, probablemente el Iconocronos no estuviera aquí, ya que su Welcome to the Suck es inspiración directa de este blog que ahora tenéis en vuestras pantallas. Conocí a Oneyros hace ya algunos años, a través de esta maravilla para hacer conexiones que es Facebook. A través del foro de Marvel, Roger Arzoz me puso en contacto con Javi Neikos, y Javi Neikos con Oneyros, que además, vivía en Madrid. A día de hoy, creo que Oneyros es de las pocas personas con las que hablo todos los días por MSN, y el día que no lo hago me siento hasta raro. Es él quien me ha presentado a varios de los que ahora están colaborando con el Iconocronos, y quién me ha acercado a mucha y muy buena gente. Y a pesar de que conspira, y mucho, creo que si algo define a Oneyros es que sin duda es buen tío. Aunque, como veis por ahí abajo, lea manga... ¡¡¡Muchas gracias, tío!!!


MANGA EN EL ICONOCRONOS.


El ser humano es una especie testaruda, tanto es así que normalmente un “no” significa “no”. Ahora bien, de vez en cuando se tiene la oportunidad de recapacitar y es entonces cuando entran los “¿y si?”. ¿Y si le pidiese perdón por insultarle? ¿Y si Superman hubiese caído en Gotham? ¿Y si leyese Manga?

En este artículo quiero tratar de responder, mediante mi propia experiencia, a la última pregunta, puesto que las otras son temas más complicados.




Mi aventura con el manga empieza desde pequeño cuando al llegar a casa después de un día duro (¿por que no?) de colegio me ponía a ver lo que echasen en la tele y me aficioné  a series como “Bola de Dragón”, “Oliver y Benji” o “Chicho Terremoto”. Tras un tiempo descolgado, en el que renegué del manga, volví a engancharme con la serie “Full Metal Alchemist”, que además de ser considerada una de las mejores, según una encuesta televisiva a los espectadores japonesés, me sirvió como puerta para descubrir el gran mundo que me estaba perdiendo.

El primer elemento que hay que apuntar sobre el Manga y el Anime, es que no son un estilo predeterminado de contar historias, ni muchísimo menos. Como ya he dicho en otras ocasiones, estos elementos hacen una denominación de origen sobre un producto, los cuales en esta ocasión son el cómic y la animación.

Claro está que la manera de publicación del Manga no es la misma que la del cómic americano ni del europeo, y eso produce que se genere un estilo narrativo generalmente diferente. Esta diferenciación no implica que estemos hablando de otro género, si no de una manera de tratar el mismo, de la misma manera que el arroz cultivado en Valencia no es el mismo que se cultiva en la India, pero ambos son cereales y son arroces.



Para muchos de vosotros todo lo que os he contado es el pan de cada día, para otros será ciencia ficción y para otros son puras tonterías de un friki aburrido, pero si al acabar la lectura del articulo consigo que al menos de uno de vosotros se acerque a algunos de los mangas que voy a mencionar, me sentiré satisfecho. La mejor manera de lograr llamar la atención sobre algo es que tu mismo estés convencido de lo que estas vendiendo es bueno, y aunque yo no tengo por objetivo vender nada (os aseguro que no me llevo comisión), no tengo necesidad de manipular la información, así que si digo que es bueno, aunque no implique obligatoriamente que lo sea, al menos tener seguro que yo si lo considero así.





Empezando por lo básico voy a hablaros de probablemente el Manga mas popular dentro y fuera de Japón, que es “Bola de Dragón” (o “Dragon Ball”). Como ya sabréis cuenta la historia de Goku, un niño con fuerza sobre humana, que se convierte en un mono gigante cuando mira hacia la Luna y emprende un viaje junto a una joven llamada Bulma, para reunir siete esferas mágicas que invocan a un dragón que te concederá cualquier deseo.

El autor, Akira Toriyama, se inspira en las novelas mitológicas chinas del Rey Mono, para crear un mundo lleno de fantasía donde prima la aventura y la superación personal de los personajes, contado todo ello con un predominante tono humorístico. La serie dará un giro autentico al cabo de unos años, para pasar de un ambiente mitológico a uno de ciencia ficción sin perder el espíritu, aunque cediendo parte del humor por mas acción y, todo sea dicho, un empeoramiento de los dibujos.



Toriyama crea escuela y le han salido varios competidores que se están discutiendo el podio en la actualidad, siendo “Naruto” y “One Piece” las dos más importantes. Aunque sea más impopular fuera de Japón, dentro del país “One Piece” ha batido todos los récords de ventas habidos y por haber y a mi juicio, es la opción mas atractiva de las dos. La historia es sencilla: un pirata legendario es ejecutado por la marina y sus últimas palabras hacen alusión a un tesoro que enterró, provocando así un gran levantamiento de gente al mar, creando una nueva era de la piratería. En esta nueva era, Luffy un joven que tiene el poder de la goma, reúne una tripulación para buscar este tesoro.

Eiichiro Oda hereda el espíritu cómico aventurero de los mejores años de “Dragon Ball” y lo une con elementos propios en un mundo mucho más grande, mejorando los puntos débiles de Toriyama, que es las historias de los personajes secundarios.



Ahora quiero hablaros de la serie que me reincorporó al mundillo, que es, como ya he dicho, “Full Metal Alchemist”. Al igual que las otras dos, es un “shonen” un manga dirigido a un público masculino y joven, pero a diferencia de las mismas, esta incorpora elementos adultos y un drama personal de los personajes muy grande.
La historia trata sobre dos hermanos que pierden a su madre y quieren devolverla la vida mediante la alquimia, reuniendo todos los componentes necesarios para la creación de un cuerpo humano, donde puedan meter el alma de su madre. El problema se genera con el concepto de “equilibrio equivalente” que se refiere a que debes dar algo a cambio para crear algo, y eso genera que uno de los hermanos pierda su cuerpo y el otro, no explicare por que, pierde su pierna y su brazo.

Con una evolución de personajes increíble y una compleja trama nos encontramos con una de las historias más interesantes de los últimos años, contando con una versión animada reciente que corrige los fallos de la anterior, para ser fiel a la obra original.



Quiero ahora cambiar de registro, para hablaros ahora de “Vagabond”, una historia basada en un samurai legendario llamado Musashi Miyamoto. La historia comienza en el año 1600, tras la batalla de Sekigahara, en la que un derrotado Takezo Shinmen, nombre de nacimiento del personaje, sobrevive a la guerra y decide hacerse más fuerte.

Basándose en la novela de Eiji Yoshikawa, el autor Takehiko Inoue nos brinda una historia épica de samuráis, donde vemos el progreso del personaje desde que pierde la guerra hasta se convierte en el samurai legendario. Inoue es muy detallista, con un acabado extremadamente realista y un estilo muy distintivo, los personajes son muy expresivos pero no exageran sus expresiones. De esta manera, es uno de los mejores dibujantes japoneses que conozco.  Esta obra esta a mitad de camino entre el “shonen” y el “seinen” (Manga masculino y adulto), puesto que el desarrollo llega a ser algo lineal con batallas largas, pero no tiene censura de ningún tipo y tiene un profundo desarrollo de personajes.




El autor mas popular del genero “seinen” es Naoki Urusawa, creador de obras como “20th Century Boys”, “Billy Bat”, “Monster” y, la que voy a tratar ahora, “Pluto”. Rescatando el universo de “Astro Boy” de Osamu Tezuka y los personajes del mismo, crea un thriller policíaco. Todo comienza cuando un robot, héroe del pueblo, es “asesinado” y el cuerpo es expuesto como mensaje, a raíz de lo cual se crea una investigación de lo sucedido que se desarrolla a lo largo de ocho tomos.

Apropiándose de un mundo ficticio ajeno, Urusawa crea una historia que no pierde tensión en ningún momento y engancha al lector de forma que necesite leer más y mas. La historia esta impregnada de una fuerte crítica social y política, en concreto, aunque de forma de indirecta, a la Guerra de Irak, sin perder la fantasía ni la acción.



Dejando de lado los mundos imaginarios, nos encontramos al autor Jiro Taniguchi, especializado en realizar historias costumbristas sobre Japón. Sus obras mas conocidas son “El almanaque de mi padre” y “Barrio Lejano”, y puesto que no he leído la primera, me veo obligado a contaros un poco de la segunda. La obra trata de un hombre de unos cuarenta años, que tras la muerte de su madre viaja en cierta manera al pasado, a cuando tenía catorce años, manteniendo su forma de ser adulta pero en el cuerpo joven. De esta manera redescubre su infancia y los personajes que estaban presentes en la misma.

Aunque hay un viaje en el tiempo, es un elemento narrativo para trasladar a un personaje de una situación a otra completamente distinta sin hacer ningún tipo de hincapié en lo que ha sucedido, sino limitándose a vivirlo.



Por ultimo, me gustaría hablar de “Bakuman”, puesto que es una obra metalingüística sobre el Manga y el proceso creativo del mismo. Manteniendo el formato narrativo de un shonen, con un inicio en el que el protagonista decide dar un paso al frente para superarse a si mismos y poder lograr estar con la persona que ama. La diferencia radica en que en este caso, no nos encontramos con un luchador de artes marciales sino con un dibujante, que va junto a su mejor amigo se proponen crear una obra que llegue a ser adaptada a la animación.

Los autores de la obra son Tsugumi Ōba y Takeshi Obata, conocidos por “Death Note”, dejando de lado los giros argumentales innecesarios de su anterior obra, para crear una obra a medias entre una historia costumbrista, un “shonen” de batallas (solo que no son de artes marciales) y un “shojo” (Manga para publico femenino joven).



Como habéis podido ver, no hay un estilo que predomine en el Manga, dado que os he dado varios ejemplos muy distintos entre si,  a los que podéis acercaros sin miedo y probar suerte. En este caso, me he centrado en los cómics dejando de lado la parte animada, puesto que si empiezo no acabo y en algún momento tendré que dar por zanjado el post. A pesar de ello, me veo obligado a recomendar el visionado obligatorio de “Samurai Champloo” y “Cowboy Bebop”.

Habéis podido ver que hay Mangas para todos los públicos, ya seas hombre o mujer, niño o adulto, y no aunque sean públicos objetivos, no hay cerrarse de miras entre uno y otro para catar un poco de todo, como si en un buffet libre nos encontramos.

Total, que esas son mis recomendaciones y si no os gustan: ¡tengo otras!

 

8 comentarios:

Tomás Sendarrubias dijo...

Me alegra un montón que pases por aquí a hablar de manga, ya que creo que es algo que yo no voy a hacer nunca... A pesar de mi entusiasmo por el cómic, siempre me he considerado un maldito enajenado del cómic americano, y en cuanto me sacan de ahí me pierdo. Bueno, más que me pierdo, es que más allá de Astérix... me aburro. Y con el manga tengo un problema, no encajo con su forma de contar las cosas. Quizá haya sido porque no me he acercado con los títulos apropiados (leí Bola de Dragón hace miles de años, y hace no tantos, hice un intento con Death Note, pero no conseguí terminarlo, lo abandoné en el... cuarto tomo, creo). En fin, tío, muchas gracias por la colaboración... pero el día que por fin me caiga un anillo rojo del cielo, como sigas así, terminaré yendo a por ti junto a todos los demás otakus... :)

¡¡Gracias!!

David G. dijo...

Yo, aunque mayormente leo americano, también he hecho y hago mis pinitos con el manga.

Sobretodo ultimamente, ya que me he aficionado a varias series: Fruits Basquet, Apocalipsis en el Instituto, I´´s, varios tomos únicos...

Además lei en su momento y poseo completas Marmalade Boy, La saga de Caín, Dragon Ball, Monster y alguna más.

Vamos, que pese a que no es el género que más sigo, si que suelo leer algo de manga regularmente.

Justamente, ahora quiero ver si empiezo con Death Note, que me la han recomendado bastante...

Oneyros dijo...

Tomás, esto es injusto. Si me llegas a decir que ibas a hacer una presentación mia tan condenadamente buena, me habria currado mas el articulo. Puesto que no estoy a la altura de tus elogios...
Respecto a tu negativa al manga, creo que consiste en romper una barrera, que te haga considerar el Manga algo distinto a lo que tienes concebido y por mucho que te lo digan, hasta que no encuentres uno adecuado a tus gustos, no se va a romper.

David, lo cierto es que Death Note tiene una premisa muy buena y un desarrollo no tan bueno. Puesto que a mi juicio el comienzo es de obra maestra y va cogiendo mucha fuerza, pero a la mitad se les va y lo alargan mas de lo necesario.

Natán dijo...

Moi = Otaku

Angel Guerrero dijo...

Tomás, ya sabes, yo también soy de esos que casi no salen del cómic americano... pero si lo que hay detrás del manga es bueno, ahí estaré para leerlo. Y cada vez me llena más.

Yo he descubierto en los últimos tiempos a Jiro Taniguchi, de hecho, hace pocas semanas que me leí Blanco, Almanaque de mi Padre, y Un Zoo en Invierno... ¡y no sabría con cual quedarme! Buenísimas todas ellas. Barrio Lejano lo leí hace ya más tiempo y es una historia muy sentimental y conmovedora. Pero habiendolas leído, ya sé de sobra que seguiré probando cosas de Taniguchi.

Ahora la pregunta para Oneyros es: ¿Me lanzo a por cosas como Monster o Adolf?

Oneyros dijo...

Natán= encantador

Angel: Pues mira, yo ahora mismo estoy con Adolf y debo decirte que es un poco distinta a lo que esperaba. Los dibujos (aunque narra bien) son muy caricaturescos y parece que estas viendo una peli de Chaplin, cuando el tema es muy serio. Por otro, la premisa de la historia no me esta convenciendo mucho.

En cuanto a Monster, apenas puedo decirte nada, porque acabo de empezar tambien y llevo pocas paginas. Pero tengo entendido que junto a Pluto, son las mejores obras de Urusawa, por tanto yo diria que te atrevieses, que ademas esta muy bien editado.

No lo he recomendado aqui, pero por consejo de Natán, y gracias a que el me los dejo, me empece a leer Dr. Slump y eso si que lo recomiendo encarecidamente. Es un amalgama de conceptos cada cual mas absurdo y gracioso.

Lamento no poder aconsejarte mas de esas dos series, pero es que precisamente has mencionado dos que acabo de catar.

Natán dijo...

Yo también me atrevo a recomendar Monster. Dicen que la obra que más te va a gustar de Urusawa es la primera que leas, así que yo creo que es un buen comienzo. Y la última edición de Planeta está muy bien.
Tomás a ver si entre Moi y yo conseguimos encontrar al menos un manga que te enganche (y si ya te entusiasma mejor que mejor).

Yota dijo...

Genial XD