No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 8 de mayo de 2012

BATMAN: SILENCIO


                Hoy nos toca momento flashback en el Iconocronos. Sesión remember, colección vintage… como a cada uno le guste más, pero el caso es que hoy echamos la vista atrás para hablar de la que ha sido una de las obras actuales más representativas de Batman. Y lo hacemos gracias a un amigo y seguidor, que ha tenido a bien el regalarme el tomito que Planeta editó con esta historia completa en “formato reducido”.


                Dándole ante todo las gracias a Marco por el regalo, antes de entrar en la historia, voy a hacer un pequeño comentario sobre el formato en el que se editaron obras “maestras”, como Silencio o Justicia. Y es que es demasiado pequeño para disfrutar adecuadamente del cómic, especialmente si como ocurre en Silencio, hay textos abundantes, que han estado a punto de dejarme ciego para siempre (encima, como fue tan habitual en Planeta en sus tiempos como editores de DC, con fondos azules oscuros para el texto con letra en negro…). Hecho este pequeño comentario, entramos en materia.

                Silencio se vendió como la gran colaboración entre dos autores de gran renombre: Jeph Loeb, que poco después pasaría a Marvel con fortuna más bien nefasta, pero que en el momento de escribir Silencio tenía a sus espaldas las geniales Batman: El Largo Halloween, Catwoman: Si vas a Roma, o Superman: Para todas las Estaciones (de hecho, el cambio fue tan grande al pasar a Marvel que algunos pensamos que realmente esas obras estaban escritas por el dibujante, Tim Sale); y Jim Lee, la que probablemente fuera la estrella más importante del mundo del cómic a lo largo de los 90, y que había sido uno de los “grandes culpables” de la crisis de este mundillo con la fuga de los grandes dibujantes que de pronto se creyeron guionistas, pero que desde luego, es un auténtico genio de la narrativa y de la ilustración, como prueban muchas de las láminas y viñetas de este Silencio. Y realmente, hay que entender que Silencio era una obra necesaria. Un punto de apoyo para cualquiera que quisiera acercarse al Murciélago, que no debemos olvidar, lleva como setenta años (o más) en activo, con toda una historia y una continuidad generadas detrás.


                Loeb y Lee desarrollan Silencio precisamente como una actualización, un repaso del estatus del Murciélago, sus aliados y sus enemigos, una historia que sirve tanto para los viejos seguidores, que ven a muchos personajes familiares, como para los recién llegados a la franquicia de Batman, a quienes se explica a través de rápidas presentaciones y de la compleja trama de Silencio quién es quién en el mundo de Batman. Y es que Silencio cuenta con un plantel de lujo en cuanto a protagonistas y secundarios, y es un auténtico placer disfrutar de muchos de ellos con los lápices, siempre espectaculares, de Jim Lee. Y es que junto a Batman, están el Comisario Gordon, Catwoman, Robin, Superman, Nightwing, la Cazadora… y frente a él, prácticamente el top ten de su galería de villanos (y Batman tiene sin duda la mejor galería de villanos del mundo del cómic). Killer Croc, Hiedra Venenosa, el Acertijo, Harley Quinn, el Joker, Dos Caras, Ra´s al-Gul, Talia Head,  el Espantapájaros… todos ellos ocupan un papel en el gran drama que ha diseñado Silencio, el nuevo personaje creado por Loeb y Lee para hace de antítesis de Batman, y que luego sería magistralmente utilizado por Paul Dini para la espectacular “Corazón de Silencio, de la que ya hemos hablado aquí.

                Por si alguien no se ha leído Silencio (y me sé de al menos uno que no), no voy a entrar mucho en el terreno de los spoilers, así que me perdonaréis si no hago un despiece completo del cómic y de la trama. Simplemente, cuando la leí hace años me gustó bastante, y ha aguantado la segunda relectura bastante bien. Y lo que es realmente espectacular es, sin duda, el dibujo de Jim Lee. Y es que ninguna viñeta tiene desperdicio, de la primera a la última, y Lee utiliza además diferentes técnicas para demostrarnos que lo controla absolutamente todo. Hay una splash-page con Batman y Catwoman, dibujada a bolígrafo azul, que es increíble. De verdad, increíble, una de esas joyas que debería estar colgada de las paredes de uno de los grandes museos.


                Como pega sobre la historia, que quizá el paso de un capítulo a otro sea demasiado forzado, varias apariciones están un poco traídas por los pelos, y probablemente vienen marcadas precisamente por el hecho de que esta miniserie debía ser una presentación y revisión de los personajes más importantes de la historia del Murciélago.

                Pero en resumen, sólo decir que, poniendo notas, Silencio se lleva, como mínimo, un Notable.

                Y a día de hoy, un Notable es mucho, ¿verdad?


5 comentarios:

Mavado dijo...

Supongo que la miopía ayuda...

Lo tengo pendiente. Tras unos 200 más o menos que tengo por delante. Calculo que para 2030 lo habré leido... :D

Tomás Sendarrubias dijo...

Si es que no me lees...

Mavado dijo...

El Oblivion, Tomás, el Oblivion...

Yota dijo...

Una película de Michael Bay en forma de cómic. Un disfrute acompañado de palomitas, una trama un tanto atropellada pero como desfile de los elementos que forma la mitología del Señor de la Noche cumple de sobras.

Anónimo dijo...

Tengo los 12 tomos de la serie y la verdad tiene escenas memorables y a la vez, como la escena de Batman contra Cara de Barro imitando a Jason con los movimientos de Nightwing,el robo al teatro por Harley Quinn o la escena del murciélago golpeando sin piedad al Joker a punto de matarlo. Ojalá sigan haciendo series tan prometedoras como esta.