No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 7 de mayo de 2012

LA PRINCESA FIEL


                Cuando hablamos de Enrique VIII, si a cualquiera nos preguntaran por una de sus esposas, automáticamente todos apuntaríamos a la misma: Ana Bolena. Y es que el personaje de Ana ha sido uno de los que más han encendido la imaginación y el interés de historiadores, novelistas, directores de cine, curiosos y gente en general. Su trágico final la ha convertido en uno de esos personajes imbuidos de romanticismo histórico, muy por encima de cualquiera de las otras esposas del gran Enrique VIII, incluso de la propia Catherine Howard, cuya suerte compartió. 

                Sin embargo, si por algo se caracterizó Enrique VIII es por rodearse, de forma consciente o inconsciente, de grandes mujeres. Lo fueron sus esposas, sus hijas, sus hermanas… Y una gran mujer fue, por supuesto, su primera esposa, sobre la que habla la novela de la que vamos a hablar hoy. La Princesa Fiel, Catalina de Aragón. Hija de los Reyes Católicos, Princesa de Gales prácticamente desde el momento de su nacimiento, viuda de un Príncipe, esposa de un rey y víctima de una situación que cambió el curso de la historia del mundo, el conflicto provocado por el interés de Enrique VIII en divorciarse de ella para casarse con Ana Bolena y que llevó a la ruptura entre la Iglesia de Inglaterra y la Iglesia Católica de Roma.

                Philippa Gregory convierte a Catalina de Aragón en la protagonista absoluta de su novela, una novela que cabalga entre el romanticismo y la historia, y en la que vemos la evolución de la joven Catalina hasta convertirse en Katherine, reina de Inglaterra. La escritora recrea la vida de la reina desde su posición de Infanta de España durante las campañas de los Reyes Católicos que llevaron a la caída del reino nazarí de Granada hasta su juicio en Blackfriars, parte del dramático proceso de divorcio entre Catalina y Enrique.

                El peso de la historia está puesto, sobre todo (y curiosamente, ya que siempre hemos visto a Catalina subordinada históricamente a Enrique) en el matrimonio entre la Infanta Catalina y el Príncipe de Gales, Arturo Tudor, el hermano mayor de Enrique VIII, y que sería el heredero al trono inglés hasta su muerte en Ludlow, en sus dominios galeses, a causa de la llamada “enfermedad de los sudores”, una fiebre epidémica que arrasó varias veces Inglaterra durante el siglo XVI y que tendría miles de víctimas. A través de La Princesa Fiel, seguimos el camino de una Catalina, salida de la “exótica” corte de Granada, hija de Isabel y Fernando, hasta llegar a Inglaterra, donde clima y costumbres eran tan extraños para ella como si fueran un mundo completamente diferente. Y en Inglaterra, conocemos al resto de los personajes de esta historia: el príncipe Arturo, su hermano Enrique, la controvertida Margarita Beaufort (madre de Enrique VII  y artífice principal de la llegada de los Tudor al trono), Lady Margaret Pole, o el propio Rey Enrique VII, con intereses más que dinásticos en Catalina.

                Realmente, La Princesa Fiel es una novela entretenida, sin grandes pretensiones, que aporta una nueva perspectiva sobre la vida de un personaje histórico a todas luces fascinante, y que perfila quizá demasiado poco al resto de los personajes, que quedan un poco “escasos”. Sí es cierto que la autora hace un estudio (novelístico, por supuesto) del personaje de Catalina, alternando en su narración la tercera persona con los monólogos interiores de la Infanta, que nos cuenta como se siente o qué piensa tras cada evento importante, y lo hace de forma que es fácil que nos encariñemos con Catalina.

                Una buena lectura, ya os contaré qué tal cuando le de a “La Otra Bolena”, de la misma autora.

1 comentario:

Marya Lectora dijo...

Estaba buscando información sobre este libro que quiero leer y creo que tu crítica me ha ayudado bastante. Lo tengo en mi lista de próximas lecturas.
Un saludo y gracias.
Puedes visitar mi blog: www.clubporlectura.blogspot.com.es