No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 10 de septiembre de 2012

UN VISTAZO: MALTA

Y como lo prometido es deuda, después de las fotitos de la semana pasada del viaje a Cullera, aquí os traigo las de la escapada con Santi a Malta. Malta es uno de los países más pequeños de la Unión Europa, situado en el Mediterráneo central, y formado principalmente por tres islas (dos y un trozo, realmente): Malta, Gozo y la pequeñísima Comino. Y la verdad es que la impresión del viaje ha sido curiosa. Por supuesto, y vaya por delante, viajar con Santi es siempre un placer, y me lo he pasado como un enano. Por otro, viajar a Malta ha sido como viajar al desconcierto. O sea, el paisaje me ha recordado bastante al interior de Gran Canaria, las estructuras me recuerdan mucho a lo que sé de las de España hace como cuarenta años, la cultura popular es típicamente mediterránea, los horarios estipulados son anglosajones... O sea, Malta durante siglos ha sido un nexo militar y político importantísimo, un centro de encuentro de culturas... y a día de hoy es como si siguiera siéndolo, como si hubiera una superposición de muchas capas que a mi me ha desconcertado un poco. Por otro lado, es como si todo fuera antiguo, incluso lo que no lo es, y estuviera a punto de venirse abajo, o de echar arder. Y por otro, me he encontrado con paisajes, playas y construcciones absolutamente inolvidables. Muchas cosas para una isla tan pequeñita, ¿no? Muy, muy curioso, de verdad.

¡Veamos fotos!


La primera de las playas que visitamos en Malta fue la pequeña pero encantadora Golden Bay. No es exactamente fácil acceder a la playa, aunque las escaleras lo facilitan, pero como veis, es una pequeña joya. Nada abarrotada de gente, y muy divertida, la verdad. El día que estuvimos hacía bastante viento y muchas olas, con el peligro consiguiente de quedarte en pelotas por bañador arrancado (y eso está mal, el nudismo está prohibido en Malta), pero me reí mucho y la verdad es que lo disfruté muchísimo. Una de esas pequeñas joyas de las que hablaba antes.


Este es el puerto deportivo de Saint-Paul, uno de los puntos del eje de la zona de Malta en la que estábamos, Saint-Paul-Buggiba-Qawra. 




Otra de las playas de la isla, la de Melieha (en maltés, una locura de idioma con grafías latinas, en la que todo suena a un especie de mezcla entre italiano, árabe y orco, se pronuncia Melieba). Situada en el litoral opuesto a Golden Bay, fuimos el mismo día, y en oposición a la anterior, esta playa era como una gran piscina de aguas calmas. Me encantó, de verdad.


La gran joya paradisíaca de Malta está en la isla de Comino, una especie de peñasco en mitad del mar, entre Malta y Gozo, que esconde esa maravilla que podéis ver en la foto, el llamado Blue Lagoon. Fijaos en el color del agua. Es genial, tiene muy poquita playa como tal, apenas hay arena, pero está todo preparado con sombrillas y hamacas que se alquilan tiradas de precio (nos salió todo por doce euros para todo el día entre los dos), y bueno... la verdad es que es un sitio que no tiene precio.



Foto obra de Santi, desde el barquito que nos llevaba de vuelta de Comino a Cirkkewa, en Malta. Comino está llena de grutas de este tipo, donde se escondían los piratas y esas cosas. 


Y de nuevo, foto de Santi. Está tomada en el puerto pesquero de Marsaxlokk (facilito el nombre, para mi siempre será Kukusumuxu...Murussusuku... o algo así). Es un puerto pesquero de lo más clásico, y las barcas que podéis ver, con los ojos egipcios pintados para atraer a la suerte, se llaman "luzzus". 



La Rotonda de Mosta, una de las iglesias más importantes de Malta. Situada en el centro de la isla, su cúpula es la tercera o la cuarta más grande de Europa (sí, la tercera o la cuarta, en la guía no lo precisaban), y está inspirada en el Panteón de Agripa: no hay pechinas, el peso de la cúpula descansa directamente sobre los inmensos muros. Aquí, durante la Segunda Guerra Mundial ocurrió un "milagro". Malta era un dominio británico, y como tal fue bombardeada por los alemanes. Una bomba cayó sobre la iglesia en plena misa... y no explotó. Me encanta la arquitectura eclesiástica, y aquí lo disfruté como un enano.


Bueno, y si Mosta me encantó, la Con-Catedral de San Juan, en la capital de Malta, La Valetta, me ganó por completo.Tengo fotos del interior, pero no debido a la iluminación no tienen la calidad mínima para ponerlas por aquí, pero es una auténtica joya del barroco, que como remate cuenta con importantes originales de Caravaggio (impresionantes, la Decapitación de San Juan, y una imagen de San Jerónimo) , pintor que fue miembro de la Orden de Malta... y se ve que todo un personaje, a ver si leo más sobre él. Impresionante visita, y bien organizada.


Una de las calles de La Valetta. Y muchas son así. Cuestas, escaleras... que dolor de gemelos...


Como he dicho antes, Malta fue una posición militar histórica, enclave de los Caballeros de Malta (herederos de los Caballeros del Hospital de San Juan de Jerusalén, los famosos Hospitalarios de las Cruzadas) en la lucha contra el Turco, y está llena de torres y fortalezas. Lo que veis es la fortaleza de Sant´Angel, en la ciudad de Victoriosa (Birgu) vista desde el fuerte de Sant´Elmo, en Valetta, cerrando el gran puerto de Valetta. 


Y un ejemplo del otro lado de Malta. La fiesta más fiestera en la zona de Saint Julian y Paceville. Fiestera, pero fiestera. Que lástima estar ya tan mayor...


Y nada, para acabar, los viajeros. Que bien se le da a Santi hacer autofotos. 

¡¡Espero que os hayan gustado!!