No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

viernes, 14 de septiembre de 2012

X-FORCE: LA SAGA DEL ÁNGEL OSCURO



                En el Iconocronos ya hemos hablado en otras ocasiones de una de las colecciones estrella de la actual Marvel, Uncanny X-Force, que está llegado a España en forma de tomos de manos de Panini. Tras La Solución Apocalipsis y Nación Deathlok, Rick Remender vuelve con el grupo más radical de la franquicia mutante en un arco que dará mucho de qué hablar, La Saga del Ángel Oscuro, nombre que ya adquiere tintes épicos al recordarnos la magnífica Saga de Fénix Oscura, obra de Claremont y Byrne que marcara todo un hito de la historia del cómic.



                En sus Imposibles X-Force, Rick Remender está desarrollando toda una historia río, en la que cada episodio enlaza perfectamente con los anteriores y con los siguientes para hacer de estos tres primeros arcos argumentales prácticamente uno solo, una historia que es la de la transformación de Arcángel en el heredero de Apocalipsis tras la muerte de la que debería ser la nueva encarnación de este villano darwinista. A una trama a la que ya se habían añadido elementos ajenos en principio a la historia de este villano (como El Mundo, la creación de Grant Morrison para el Proyecto Arma-X, o Deathlok y sus avisos temporales) y profundizar más en otros (la relación entre Apocalipsis y los Celestiales), en La Saga del Ángel Oscuro nos encontramos con que la distópica alineación de X-Force (Mariposa Mental, Lobezno, Fantomex, Masacre y Deathlok) deben viajar, precisamente, a la más distópica de las realidades alternativas que han surgido de los cómics, y la más relacionada con Apocalipsis: el mundo de La Era de Apocalipsis, donde los mutantes habían prácticamente exterminado a los humanos, y la Patrulla-X existía sólo como un grupo de renegados dirigidos por Magneto tras la muerte de Xavier en manos de Legión. Este mundo decadente y (nunca mejor dicho) apocalíptico, caló hondo en los aficionados, de modo que se ha vuelto a él en diversas ocasiones y de diversos modos: una saga dibujada por Bachalo llamada “Regreso a la Era de Apocalipsis”, donde veíamos qué había pasado tras el ataque atómico de los Centinelas que ponía final a la saga, o de modo individual, a través de los Destello y Dientes de Sable de ese mundo, que formaron parte de esa curiosa serie que fueron los Exiliados.

                Ahora, como primera parte de su Saga del Ángel Oscuro, Remender lleva a su equipo al mundo de Apocalipsis en busca de una Semilla Celestial de Vida, para evitar que Arcángel se convierta en el nuevo Apocalipsis. Pero cuando llegan, se encuentran con que alguien ha ascendido, hay un nuevo Apocalipsis en esa dimensión, y tienen que enfrentarse a él ayudados por los restos de la Patrulla-X en ese mundo: Magneto y Pícara, Dientes de Sable y Chico Salvaje, el Hombre de Hielo, Fuego Solar, Gambito, Samurai de Plata, y tres personajes que afectarán especialmente a Lobezno: la hija de su contrapartida de ese mundo con Mariko Yashida (Kirika), Jean Grey y Rondador Nocturno. Y es que una de las bazas que mejor ha sabido jugar Remender ha sido la relación entre “nuestro” Lobezno con esos dos personajes, que en nuestro mundo están muertos… y que no dejan de ser personajes completamente diferentes de los que él conoce. Intensa, de verdad, cada una de sus conversaciones con Jean Grey (recordemos que en este mundo, Jean era la pareja de Logan, no de Cíclope).



                Pero la lucha contra el heredero de Apocalipsis en esa realidad alternativa no es más que el preludio de la verdadera batalla, que se desarrollará en nuestro mundo, y como una carrera contrarreloj perdida de antemano por el alma de Warren Worthington y por el destino del mundo. Y es que, con la Bestia Oscura de por medio (probablemente el mejor personaje heredado de la Era de Apocalipsis), es obvio que todo es más complicado de lo que parece, y que hay planes dentro de planes y más planes. Y el espíritu “científico” de la Bestia Oscura alcanza un clímax con la creación del concepto “Tábula Rasa”, un proyecto  que mezcla la tecnología temporal de El Mundo con la Semilla de Vida Celestial y los poderes del hijo genético de Apocalipsis, Holocausto, al que aquí llaman Genocidio y que ya pudimos conocer en La Era de Apocalipsis, ya que era uno de sus Jinetes… sólo que aquí, en un ejercicio de continuidad de Rick Remender, descubrimos quien es su madre.
                Una de las grandes bazas de X-Force es el genial uso de Rick Remender hace de los personajes del equipo, y la forma “equitativa” que tiene de repartir el protagonismo. Si Lobezno es el gran protagonista en la visita al mundo de la Era de Apocalipsis, es sobre Mariposa Mental, pareja de Warren desde hace décadas, sobre quien recae el peso de la mayor parte de la historia en la segunda parte del enfrentamiento con el Ángel Oscuro; pero en todo momento, el resto del equipo tiene también relevancia, y Fantomex y Masacre son protagonistas de muchos de los grandes momentos de la narración. Además, Remender recupera a los nuevos Jinetes que ya habíamos visto anteriormente, quizá un poco mermados al no contar esta vez con ningún Hombre-X entre ellos (lo que les deja desprovistos de ese toque de sorpresa y desesperación que trae encontrarte, como ya hemos visto, a Ángel, Lobezno, Caliban, Gambito, Polaris o Fuego Solar convertidos en Jinetes), pero aunque en general son flojitos, la verdad es que el nuevo Hambre, con su tambor, da escalofríos.



                En La Saga del Ángel Oscuro, Remender ha estado acompañado por los lápices de Mark Brooks y Scott Eaton en la parte desarrollada en la Era de Apocalipsis, y por Jerome Opeña (que ya dibujara la mayor parte de los números anteriores de la serie) en la lucha dentro de Tábula Rasa… y todos ellos cumplen atinadamente con lo que se espera de los dibujantes de una historia así. Espectacularidad y dinamismo.
                Quizá lo único negativo a reseñar sobre este tomo (que no sobre la historia) sea que, debido al formato de publicación, La Saga del Ángel Oscuro se ha publicado después de tanto en Patrulla-X como en Lobezno y los X-Men ya se hubieran analizado sus consecuencias, disminuyendo así el factor sorpresa del propio tomo, al adelantarse en esas tramas gran parte de las consecuencias finales de este magnífico arco de Rick Remender. Lo bueno… que según vimos en Punto de Arranque y su capítulo dedicado a los Exterminados, parece que el mundo de la Era de Apocalipsis va a estar muy cerca… Y eso mola.