No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 23 de octubre de 2012

X-MEN: ATRACCIONES FATALES


                Como vimos en el anterior post sobre X-Men, Fabian Nicieza y Scott Lobdell habían llevado las cuatro colecciones de los grupo mutantes a un punto de confluencia (Peter David había salido finalmente de Factor-X, probablemente porque es bien sabido que a David lo que participar en grandes líneas argumentales conjuntas le da como repelús). En todas habíamos visto pistas sobre el regreso de Magneto y en todas habíamos visto como la venganza definitiva de Dyscordia sobre los mutantes se convertía en una enfermedad que atacaba el propio ADN de los mutantes. Y la primera victima dentro de la Mansión, sería la propia Illyana Rasputin, la hermana de Coloso. La niña, que se había convertido en una adolescente en manos de Belasco y que tras pasar por los Nuevos Mutantes como Magik, volvió a la niñez tras Inferno.



                Atracciones Fatales, al contrario de La Canción del Verdugo, mucho más extensa, se concentraría en un especial de cada una de las series, manteniendo sus equipos tradicionales y uniéndose especiales con esta enseña en las colecciones de Lobezno y Excalibur. La historia comienza en Factor-X, donde Scott Lobdell y Joe Quesada dirigen el enfrentamiento entre los Acólitos de Magneto, dirigidos por Fabián Cortez. Tras atacar un hospital y acabar con docenas de vidas sólo por tratarse de humanos, Cortez dirige a los Acólitos al lugar donde el gobierno de EE.UU prepara su Proyecto: Despertar, el desarrollo de una política antimutante basada en la tecnología Centinela y de Nimrod, dirigido por el Senador Kelly. Para sorpresa de los miembros de Factor-X, Val Cooper insiste en dirigirse a la base que va a ser atacada por los Acólitos sola con Mercurio, lo que provoca las dudas en el resto del equipo, que los siguen y llegan a tiempo de enfrentarse con lo Acólitos para descubrir que todo era un plan de Cortez para ganarse a Mercurio para su causa, ya que es el hijo de Magneto, y por lo tanto, su heredero natural.  Además, descubrimos que Val Cooper lleva un tiempo controlada por los Acólitos, de ahí su comportamiento poco usual. Factor-X derrota a los Acólitos, viéndose Madrox obligado a acabar con la vida de uno de ellos, el monstruoso Melloncamp.
                Tras presentarse la saga en Factor-X, Nicieza y Greg Capullo nos seguirían contando la historia en el número 25 de X-Force, en el que además, Cable regresaba al grupo que había liderado hasta los números previos a La Canción del Verdugo. La llegada de Cable no puede ser más oportuna, ya que Magneto lo miembros originales de los Nuevos Mutantes presentes en X-Force (Sam y Roberto) reciben la invitación de un enigmático ser llamado Éxodo, que se presenta como Heraldo del Señor del Magnetismo para acudir a Avalon, un refugio orbital que planea ser el refugio de todos los mutantes (Cíclope no fue el primero en pensar en una país independiente para su gente). Bala de Cañón, Mancha Solar, Rictor y Bum-Bum aceptarán la invitación de Éxodo, mientras que Cable lleva al resto del grupo tras ellos, descubriendo que Avalon se ha construido en buena parte con tecnología Shi´ar y la futurista herencia de Graymalkin de Cable. La presencia de Magneto se revela finalmente, así como su plan de convertir Avalon en el cielo para los mutantes. Cable y los suyos consiguen escapar de Magneto, pero no sin que Cable reciba graves heridas en manos del Señor del Magnetismo.



                Lobdell continuaría la trama de Atracciones Fatales en Patrulla-X, un número especial donde John Romita Jr estaría respaldado por otros dibujantes, como el propio Paul Smith, un genial Jae Lee, Chris Sprouse y Brandon Peterson. Todos los grupos mutantes se reunirían en la Escuela para dar su último adiós a Illyana, mientras alcanzan conciencia de la amenaza que se les viene encima con el Legado de Dyscordia. Y mientras, nos encontramos con que Éxodo ha revelado a los Acólitos la verdad sobre Fabián Cortez y Magneto, lo que hace que estos se vuelvan contra él y sigan a Éxodo, aunque permiten vivir a Fabian, que en palabras de Éxodo, “debe morir víctima del legado de otro”, en clara alusión a la plaga que Dyscordia ha arrojado sobre los mutantes. En este cómic, con dibujo de Jae Lee, Scott Lobdell nos cuenta actualizada la historia de Magneto, que pasa a ser Erik Magnus Lensherr por primera vez en la historia del cómic. Pero el gran momento de Atracciones Fatales llegará con el funeral de Illyana, momento en el que el Señor del Magnetismo hace su aparición ante todos los mutantes reunidos, trayendo Avalon cerca de la Tierra. Los Acólitos aparecen y son conducidos a Avalon, y mientras los Hombres-X se enfrentan a Magneto, que parece más poderoso que nunca. Xavier se da cuenta de que Avalon cuenta con mucha tecnología Shi´ar, tecnología que sólo pudo ser conseguida por Magneto en el tiempo que pasó al frente de la escuela. El enfrentamiento entre los Hombres-X y Magneto es realmente apoteósico, salvando el día la presencia de Bishop, ya que sus poderes son involuntarios, y acumula la propia energía de Magneto para utilizarla contra él. Sin embargo, cuando Magneto está a punto de ser derrotado, Coloso se pone del lado de Magneto y evita que los Hombres-X acaben con él. El Sueño de Xavier ya se ha cobrado la vida de Illyana, y Peter quiere probar el otro lado del camino.  Tras la deserción de Coloso, es el propio Xavier quien se enfrenta telepáticamente a Magneto, obligándole a regresar a Avalon.
                La batalla continuaría en el número 25 de X-Men, donde Nicieza y Andy Kubert nos traen un nuevo avance en la guerra entre la Patrulla y Magneto. La Casa Blanca, el Kremlin, SHIELD y Forja activan los llamados Protocolos de Magneto, una serie de cañones de plasma magnético que crean un escudo alrededor de la Tierra, alterando el campo magnético del planeta e impidiendo a Magneto que pueda acercarse al planeta. Este reacciona atacando las defensas, provocando un pulso electromagnético que barre el planeta con terribles consecuencias. De inmediato, Xavier planea un asalto a Avalon para acabar de una vez por todas con la amenaza de Magneto, y lo hace con un grupo muy específico: él mismo, Jean Grey, Gambito, Lobezno, Pícara y Mercurio. El equipo consigue infiltrarse en Avalon, y con la ayuda de Coloso,  se deshacen del resto de los Acólitos. Los elegidos de Xavier se enfrentan a Magneto mientras el propio profesor y Jean intentan volver los propios recuerdos del Señor del Magnetismo contra él, para hacer que se dé cuenta de que se ha convertido en lo que antaño odiaba, un Hitler. Durante la batalla, al ver a Mercurio enfrentarse a él, Magneto decide dar ejemplo en su propio hijo, matándolo, pero el ataque de Lobezno salva a Mercurio… y enfurece a Magneto, que arranca el adamantium de los huesos a su enemigo. Con Lobezno moribundo, Xavier opta por tomar la medida más drástica posible, y borra la mente de Magneto, dejándolo convertido en un vegetal, que queda al cuidado de Coloso, que decide seguir con los Acólitos.




                La historia principal de Atracciones Fatales acaba con la derrota de Magneto en manos de Xavier (aunque filosóficamente, es obvio que Magneto ha ganado, llevando a Xavier a traicionar todos los preceptos en los que había basado su forma de pensar), pero la saga tuvo dos epílogos en Lobezno y Excalibur. En el primero, veríamos como el mutante conseguía recuperarse de las heridas causadas por Magneto, y ya sin adamantium (pero con garras de hueso), decidía dejar la Patrulla-X. En el segundo, Excalibur, que necesitaba un relanzamiento, al quedar sus miembros reducidos a Rondador Nocturno, Gatasombra y Fénix, se traslada a la Isla Muir. Xavier, Moira, Cíclope y Jean creen que Coloso ha sido afectado por un traumatismo craneal que le impide volver a su forma humana y que quizá haya afectado a sus decisiones. Convencen a Kitty para tenderle una emboscada a Coloso, y mientras los demás entretienen a los Acólitos (y vivimos un enfrentamiento familiar entre Cable y Fénix), consiguen curar el traumatismo de Coloso… que se mantiene firme en su decisión. Permanecerá con los Acólitos.
                Atracciones Fatales es una saga mucho más sencilla y breve que cualquiera de las anteriores que hemos visto desarrolladas en las colecciones mutantes, pero sirve para devolver a Magneto y sus seguidores a la primera plana del Universo Marvel, pues aunque convertido en un vegetal, el Señor del Magnetismo considera siendo una amenaza incuestionable... Como demostraría la siguiente saga, en la que X-Men y Vengadores se verían las caras, Lazos de Sangre.

4 comentarios:

Natán dijo...

Tio! Con estos repasos que te estás marcando me estan entrando unas ganazas tremendas de repasar los mutantes noventeros, ¿por qué me haces esto?

Tomás Sendarrubias dijo...

¿Porque soy mala gente? ¿Porque no quiero que te pierdas para el mundo del cómic? No sé... ya elige tú... :P

Er-Murazor dijo...

Hablo de memoria, ¿pero la primera vez que Magneto se llamó Erik Lensherr no fue en un X-Men Unlimited de aquellos donde recontaban su origen? ¿o eso fue posterior? Me suena que fue el segundo, el primero era aquel de Xavier, Cíclope y Tormenta atrapados en la Antártida...

Tomás Sendarrubias dijo...

Puede ser, tío. Yo leí antes este número que el del profe en la nieve, y para mi, era la primera vez... y me quedé con eso, supongo. El caso es que... ¡mola!