No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

viernes, 9 de noviembre de 2012

KICK-ASS 2


Si hay un escritor de comics gamberro… pero gamberro, gamberro a más no poder, sin duda Mark Millar se lleva la palma. Con mucho. Y una de sus grandes gamberradas fue la serie limitada Kick-Ass, plasmada en los cómics por los geniales lápices de John Romita Jr (mucho más brillante en estas páginas que en las de Vengadores, todo sea dicho), y que fue llevada al cine por Matthew Vaughn, según dicen con bastante éxito (yo no he visto la peli, así que no puedo opinar al respecto).



                Dentro del mainstream superheróico en el que tanto Millar como Romita Jr suelen moverse, como he comentado antes, Kick-Ass es la gamberrada definitiva. La primera miniserie, llevada como he dicho antes al cine, cuenta la historia de Dave Lizewski, un adolescente normal a todas luces… salvo por el hecho de que quiere ser un superhéroe. No tiene poderes ni habilidades especiales, pero sí muy claro el concepto de que quiere ayudar a los demás, y está dispuesto a lo que sea necesario. Así que se enfunda en un uniforme verde que recuerda bastante a una rana, y con dos bastones como armas, sale a las calles para “luchar contra el mal”.
                En fin, a grandes rasgos ese es el  argumento de Kick-Ass, y para suerte de todos… ¡¡Millar y Romita nos han traído un Kick-Ass 2!! Y para abrir boca os diré que es como poco tan divertido como el primero. El que no haya leído la primera parte… que deje de leer aquí, no se vaya a comer algún spoiler.



                Kick-Ass 2 comienza poco después de Kick-Ass. David ha conseguido extender la “moda” de los superhéroes, y hay muchos hombres y mujeres de todo tipo que ahora lucen uniformes y armas y tratan de ayudar en lo que pueden al prójimo. Incluso han conseguido dar golpes a la Mafia… y reunirse en equipos inspirados por los Vengadores, o la Liga de la Justicia. Y mientras la moda heroica continúa adelante, Hit-Girl, la joven que ayudó a Kick-Ass, y entrenada para ser una heroína desde su nacimiento prácticamente (y que cuenta con once tiernos añitos) trata de mantenerse apartada de todo este movimiento, viviendo con su madre y su padrastro, agente de policía.
                Pero claro, todo es demasiado bucólico… y esas cosas no duran. El artífice del cambio sería precisamente el antiguo aliado de Kick-Ass, Red-Mist, que acusa a Kick-Ass de la muerte de su padre. Red-Mist (que cambia su apodo por el efectivo nombre de “el Hijoputa”) decide convertirse en el primer supervillano, y organiza una banda con sus semejantes, gente tan desquiciada como él (o más), que se convierten en el reverso oscuro de los héroes que están proliferando. Para ello, el Hijoputa se hace con los servicios de una mercenaria rusa, Madre Rusia, experta asesina y antigua guardaespaldas de Putin, y juntos, tratan de convertir la vida de Dave en una pesadilla.



                Kick-Ass 2 es un relato oscuro, y muy, muy puñetero, en el que Mark Millar da rienda suelta a toda la mala baba que tiene dentro… y lo hace condenadamente bien, con unos lápices de un John Romita absolutamente pletórico, como llevábamos mucho tiempo sin verle. ¡Una auténtica apuesta segura!

2 comentarios:

Yota dijo...


Dejamelo!!!!!!!!

Porfa!!!!!!!

Tomás Sendarrubias dijo...

Es de Rober, Txema, no es de los míos. Sorry!