No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 24 de noviembre de 2014

SINSAJO: PARTE 1

Desde el año pasado, después de salir de ver En Llamas, esperaba con gran entusiasmo el estreno de Sinsajo. De hecho, como comenté en su momento, me pudo tanto la curiosidad que me leí de un tirón los tres libros de la saga de Los Juegos del Hambre para saber cómo terminaba la historia. Las ganas han seguido ahí, pero según se iban haciendo comentarios y avances sobre la película, había cosas que me iban haciendo sospechar.



Y es que las tres películas de El Hobbit (a falta del estreno de la tercera) han dejado claro que 300 páginas de libro no dan para más de una película. Y el hecho de que partieran Sinsajo en dos partes, en la mejor tradición de Harry Potter o Crepúsculo, pero con un libro que como he dicho no tiene más de 300 páginas aproximadamente, sonaba a metedura de pata. Aún así, como valientes, fuimos al estreno este viernes, a las siete de la tarde, sin valorar que íbamos con toda la chiquillería, con todo lo bueno y lo malo que supone esto. ¿Lo bueno? Que están mucho más motivados que nosotros, me encantó cuando el cine se puso a aplaudir tras un discurso de Katniss. Lo peor, que no paran de hablar, y que dan muchas ganas de acordarse de Herodes.

Ahí estaba Katniss, adorable y adorada; en pantalla grande y viviendo una experiencia que podría ser llamada "un Festín de Cuervos". Me explico. Según Martin, Festín de Cuervos y Danza de Dragones, iban a ser una sola novela pero cuando se dio cuenta de que tendría aproximadamente 2000 páginas, decidió partirla en dos, y lo hizo por personajes, no por orden cronológico. ¿Que significa esto? Que todo lo emocionante se traslada a los ultimísimos capítulos de Danza de Dragones, con lo que Festín se convierte en la más floja de las novelas. Y eso es lo que ha pasado en Sinsajo: Parte 1. De por sí, Sinsajo es el más flojo de los tres libros que componen la trilogía de Los Juegos del Hambre, pero es que además, al partirla en dos películas, nos encontramos con la parte más floja de la novela más floja. Frente a una Katniss que ha luchado todo lo que tenía que luchar, nos la encontramos en un momento confuso, donde más que ser protagonista, la mueven de un lado para otro para hacer o no hacer cosas.

En resumen, y sin spoiler, después de ser rescatada junto a Finnick  por Plutarch y Heynitch de la isla donde se desarrolla En Llamas, Katniss es llevada al enigmático distrito 13, que se suponía desaparecido, y que realmente se ha convertido en un fuerte complejo militar, que se está preparando para hacer frente por fin al Capitolio, y para ello, requieren de la unión de todos los distritos frente a los tiranos del Capitolio y la dictadura del Presidente Snow. Así, la presidenta del Distrito 13, Alma Coin (Julianne Moore), decide que Katniss Everdeen es la persona adecuada para reunir a los distritos, para convertirse en el Sinsajo, el símbolo de la rebelión de los trece distritos.

Con este argumento, comienza Sinsajo: Parte 1, donde Katniss debe hacer frente no solo a las manipulaciones de Snow, sino a la pérdida de Peeta y el resto de los tributos en la isla, y a las expectativas que en ella han depositado no solo los dirigentes y conspiradores del Distrito 13, sino miles de personas en cada uno de los distritos, dispuestos por fin a alzarse contra la tiranía del Capitolio.

Y bueno, en fin, no es que la película vaya mucho más allá de este arranque, con Katniss llevada aquí y allá por los agentes del Distrito 13 y llevándose algunos sustos, mientras el Presidente Snow (Donald Sutherland) continúa tratando por todos los medios de apagar la insurgencia que comienza a aparecer en los Doce (Trece) Distritos.

Lo mejor, aparte de Jennifer Lawrence, la banda sonora (la canción de El Árbol del Ahorcado es la leche, igual que lo era en el libro); y lo peor, que es solo media película. A ver que pasa cuando llegue Sinsajo: Parte 2.