No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 21 de julio de 2015

EL CAIRO, LA CIUDAD VICTORIOSA

Cuando después de echar un ojo al catálogo de la editorial Almed, después de comprarme la Historia de Venecia, hubo un título que me llamó mucho la atención. Se trataba de El Cairo, La Ciudad Victoriosa, escrito por el periodista Max Rodenbeck. La cultura islámica siempre me ha parecido muy interesante, y si hay una ciudad que se puede considerar como centro del mundo del Islam, es sin duda El Cairo. Y todo sea, dicho, hay una vena friki en esto, muy friki, ya que parte de mi interés por esta ciudad en concreto (más allá del interés puro de historiador, como lugar donde Saladino tuvo su corte principal, donde se establecieron los Mamelucos, o incluso yendo más atrás en el tiempo, como la Heliópolis de los faraones egipcios), viene de una guía para Vampiro La Mascarada, El Cairo Nocturno, una de las mejores ambientaciones para este juego. 



El Cairo: La Ciudad Victoriosa, ha sido una lectura interesante, y sobre todo, sorprendente. Rodenbeck es más periodista que cualquier otra cosa, y aunque la idea es trazar una historia de El Cairo desde los tiempos de la vieja Om hasta finales del siglo XX, el escritor utiliza costumbres actuales y experiencias propias para viajar hacia el pasado, dándonos una visión más personal de la historia de la ciudad, en parte académica y en parte memorias. La verdad es que Rodenbeck consigue una historia bastante fluida, que aunque mantiene cierto orden cronológico, viaja adelante y atrás en el tiempo para presentarnos paralelismos de la actual vida egipcia con la de los tiempos de los faraones, de los mamelucos y de los otomanos. 

Con una narración rápida y sin entrar en demasiados detalles sobre nada en concreto, lo cierto es que en este libro nos encontramos una visión a vista de pájaro de la historia de Egipto, centrada en su capital, sin demasiada información general y que baja en algunos momentos a concretar mucho en puntos constumbristas o tradicionales. Los faraones de Menfis, los romanos de Babilonia, la Fustat árabe, el califato Fatimí, Saladino, los Mamelucos, la conquista de los Otomanos, Napoleón, el protectorado británico, los gobiernos de Nasser, Sadat y Mubarak... todos ellos pasan a velocidad de vértigo, mientras viajamos de la mano del autor de las siempre misteriosas pirámides hasta los pisos de hormigón de los más disfuncionales suburbios del Cairo actual, del enfrentamiento entre Sunníes y Chiíes de los tiempos de Saladino, al conflicto más reciente entre laicos y musulmanes por cimentar la actual cultura cairota, una cultura que, por lo que vemos, no ha cambiado demasiado en los últimos cuatro mil años, y que nos deja ver de nuevo que, cuanto más cambian las cosas, más iguales son.


1 comentario:

Eduardo Martínez dijo...

Consejo de amigo ex-librero, de Almed tienes que "agenciarte" los dos libros que escribió Norwich de la historia del reino normando de Sicilia. Pero ya mismo. ;-)