No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 10 de septiembre de 2015

MARVEL, LA ERA DE BENDIS IX: PRESIDENTE DUENDE

Una de las obras más brillantes que ha publicado Marvel fue sin duda la trilogía X ideada por Alex Ross. A raíz de una ilustración de un Spidermán cuarentón y obeso que realizó para Wizard, Ross desarrolló todo un universo, con ayuda del guionista Jim Krueger, en el que se relataba un futuro del Universo Marvel de lo más interesante. No voy a entrar ahora a desarrollar el argumento de Tierra-X,, Universo-X y Paraíso-X, pero de las ideas que en aquellos tiempos plasmaron Ross y Krueger (con lápices de Jean Paul Leon y Doug Braithwaite) varias se han trasladado con el paso del tiempo al Universo Marvel oficial, como por ejemplo, el matrimonio entre Pantera Negra y Tormenta... Una de las ideas de aquella historia era que Norman Osborn se había convertido en el presidente de EE.UU, y así, estos estaban liderados por el Presidente Duende. Sin alcanzar tan alto cargo, eso es lo que ocurre después de la Invasión Secreta en el Universo Marvel: que Norman Osborn se convierte en el hombre más poderoso de EE.UU. Un Presidente Duende.


Osborn no tarde en cambiar el Universo Marvel a su imagen y semejanza. Una de sus primeras acciones es cerrar SHIELD, poniendo a algunos de sus agentes bajo orden de búsqueda y captura. Para sustituir a SHIELD, crea su propia agencia: HAMMER, al frente de la cual estaría él mismo, con la colaboración de un personaje que Bendis crearía para Vengadores Oscuros, y que sería uno de los más interesantes de este periodo, la asesora Victoria Hand, una antigua agente de SHIELD que Osborn pone al frente de sus Vengadores... y de él mismo, quizá el mejor acierto de Norman en todas sus acciones. Al mismo tiempo, al igual que Stark había tenido a los Illuminati, Osborn reúne una Cábala de personajes, aliados y enemigos, a quienes quiere poner al frente de su nuevo mundo. El Encapuchado, Emma Frost, Namor, el Doctor Muerte y Loki serían los miembros de la Cábala, a quien más tarde se uniría el Supervisor. Los tentáculos de Osborn y la Cábala se extenderían por todo el Universo Marvel, y Reinado Oscuro traería nuevos eventos, colecciones y equipos creativos.




Por supuesto, en un mundo dirigido por Norman Osborn, no hay espacio para los Vengadores. O sí, pero no para los de siempre. Osborn decide reunir su propio equipo de Vengadores, y lo veríamos en una nueva colección, Vengadores Oscuros, una de las ideas más brillantes del guionista, acompañado por los espectaculares lápices de Deodato Junior, un artista magistral, de sobresaliente en cada uno de sus trabajos, y que es aquí especialmente apropiado. Osborn profanaría las propias identidades de los Vengadores, utilizando sus identidades para algunos de sus compañeros de los Thunderbolts. De los antiguos Vengadores, sólo Ares y el Vigía, cada vez más desquiciado, continuarían en este nuevo equipo. Noh-varr, el Marvel Boy de Morrison, se convertiría en el nuevo Capitán Marvel, y el plato fuerte serían los nuevos Lobezno, Ojo de Halcón, Miss Marvel y Spiderman; que serían ni más ni menos que Daken, Bullseye, Piedra Lunar y Veneno (Mac Gargan). El propio Osborn se uniría al equipo con una armadura de Iron Man, convertido en Iron Patriot. El primer enfrentamiento de los Vengadores Oscuros sería contra Morgana Le Fay, ni más ni menos, pero lo verdaderamente brillante, sería la relación entre los personajes, la paranoia alrededor de Vigía, y las manipulaciones de Piedra Lunar, lo que pondría cada vez más presión sobre un ya inestable Norman Osborn...




Los Nuevos Vengadores continuarían también en manos de Bendis, con dibujos de Billy Tan. Después de la Invasión Secreta, el skrull Jarvis se llevaría a Danielle, la hija de Luke Cage y Jessica Jones, lo que se convertiría en el primer arco de la serie, persiguiendo a varios skrulls resistentes y llevando a Cage incluso a hacer un sombrío pacto con Osborn, que luego se cobraría un gran peso cuando Osborn decidiera saldar sus cuentas. El nuevo Capitán América, Lobezno, Cage, Spiderman, Spiderwoman (ahora la de verdad), Miss Marvel y Ronin serían los miembros de este nuevo equipo, que enseguida tendría que vérselas con los Vengadores Oscuros, pero que tendría una de sus mayores tramas en una historia mágica. Lo ocurrido con el Doctor Extraño en WWH le había costado el título de Hechicero Supremo, así que el cargo estaba libre... y el Encapuchado (o más bien, la criatura que le poseía), estaba decidido a conseguir ese rango y el poder que conllevaba.  Wiccan, Hellstorm, el Hermano Vudú... serían algunos de los invitados en esta saga, que concluiría con Jericho Drumm convertido en el Doctor Vudú, el nuevo Hechicero Supremo, y con el Encapuchado exorcizado de su relación con Dormammu y teniendo que buscar la ayuda de Loki, que le daría las Piedras Norn.



Los Poderosos Vengadores salían de las manos de Bendis y caían en las de Dan Slott, que hasta entonces había sido el ideólogo de Vengadores: La Iniciativa, en una serie que tendría su mayor perjuicio en la pésima elección de dibujantes: Khoi Pham y Stephen Segovia, capaces de destruir cualquier trama. Después de la muerte de la Avispa y de descubrir todo lo que había hecho el Skrull que se hacía pasar por él, Hank Pym adquiere una nueva identidad, la de Avispa, y reúne a un equipo formado por Hércules y Amadeus Cho, Yocasta, Mercurio, USAgente, y los Jóvenes Vengadores Visión y Estatura. Este equipo estaría formado en principio siguiendo los pasos de la Bruja Escarlata (que pronto descubriríamos se trataba de un disfraz de Loki, que pretendía manejar a este equipo como sus propios Vengadores). Pym, convertido en Científico Supremo, haría frente a Chthon y Modred el Místico, a un Rey Inhumano exiliado, y por supuesto, a los hombres de Osborn, consiguiendo que su equipo fuera reconocido a nivel internacional como el de Vengadores oficiales, desafiando así a Osborn en su propia cara.



En Vengadores: La Iniciativa, tendríamos un cambio importante. Con el ascenso del Reinado Oscuro de Osborn, la Iniciativa de los 50 estados quedaba modificada en mucho. La alianza entre Osborn y el Encapuchado llevaría a un nuevo planteamiento, y se dejaría de entrenar a jóvenes superhéroes para crear equipos de villanos que ocupasen esas posiciones en diferentes lugares del país. El Campamento Hammond cerraba sus puertas, y las abría el Campamento HAMMER, dirigido por el Supervisor. Personajes como Iguana o Constrictor se convertían en habituales de la serie, y el peso heróico, recaía en los nuevos "Nuevos Guerreros", reunidos alrededor de Tigra y Justicia, convertidos en una espina para Osborn y sus planes. Con Slott en Poderosos Vengadores, Christos Gage se ocuparía en solitario ya de los guiones de esta serie, con dibujos de Humberto Ramos y Rafa Sandoval, y tendrían que hacer frente a problemas como Ragnarok, el clon de Thor, o al propio Pesadilla, que les atacaría a través de Trauma. Mención aparte merecen los argumentos de serie de espías, con el equipo de la Iniciativa en la Sombra.



Los Thunderbolts vivieron otro cambio importante después de la Invasión, y es que con el antiguo equipo de Norman Osborn convertido en los Vengadores Oscuros, el equipo se convertía en sus "vengadores en la sombra". Mientras los Vengadores Oscuros se encargaban de aquello que era visible, los Thunderbolts pasaban a ser el puñal por la espalda del Duende. Así, tendríamos un equipo de "black ops" dirigido por Yelena Belova (la segunda Viuda Negra), y del que formarían parte el mercenario Paladín, el nuevo Hombre Hormiga, el Verdugo, y el misterioso Fantasma (personaje que por sí solo merece que se siga la serie). A ellos se unirían el asesino Mister-X y el enigmático Scourge (que resultaría ser el desequilibrado Nuke), en una serie de tramas surgidas de la mano de Andy Diggle con los dibujos de Roberto de la Torre. Lo cierto es que Thunderbolts sería una colección bastante chula, pero sin personajes punteros, no tardaría en ir siendo marginándose. Jeff Parker y Miguel Ángel Sepúlveda terminarían haciéndose cargo de la serie, en la que el equipo terminaría enfrentándose a los Agentes de Atlas, a Masacre, o a los antiguos Thunderbolts, dirigidos por Pajaro Cantor.



Mención aparte merece Guerreros Secretos, colección derivada de Invasión Secreta, en la que Nick Furia y su equipo se veían implicados en una lucha a varias bandas entre la antigua SHIELD, HAMMER, la ex soviética Leviatán y Hydra. Bendis haría parte de los primeros números, dando introducción a Jonathan Hickman, que se convertiría en uno de los autores más importantes de la editorial, y llegaría a sustituir a Bendis cuando este decidiera concluir su etapa al frente de los Vengadores. Guerreros Secretos sería una colección al más puro estilo "Bond", en la que podríamos ver a los nuevos personajes aparecidos en la Invasión, junto a clásicos como Furia y muchos de los antiguos agentes de SHIELD. Stefano Caselli daría cobertura con sus lápices a las historias de Hickman en esta primera parte de la serie, entre Invasión Secreta y Asedio.

Así se iniciaba el Reinado Oscuro... pero sufriría muchos reveses antes de verse conducido a su prematuro final...