No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 17 de septiembre de 2015

MARVEL, LA ERA DE BENDIS X: NACIONALISMO MUTANTE

Como vimos en el post anterior, con Norman Osborn convertido en el primer hombre de Estados Unidos, la situación se iba a poner muy negra para los héroes que, con el tiempo, Osborn había ido considerando sus enemigos, De hecho, Norman llegaría a tener una lista de desagravios, que daría lugar a una serie limitada llamada precisamente "La Lista", que aquí se reuniría en un tomo, y donde tendríamos los desquites de Osborn con Spiderman, Luke Cage, Daredevil y muchos otros héroes.

En el corazón de la Torre de los Vengadores, donde parecía gestarse todo el dominio del antiguo Duende, las manipulaciones de Piedra Lunar van mermando poco a poco al grupo, pero especialmente al propio Osborn, de quien se convierte en psiquiatra. Manipulando a Bullseye, Veneno o Ares, Piedra Lunar termina consiguiendo que Marvel Boy abandone el grupo, poco antes de un enfrentamiento entre los Vengadores Oscuros y el Hombre Molécula, que prácticamente destruirá al equipo. Pero lo más oscuro que hay en la Torre, es el Vigía. Poco a poco el Vacío va tomando el control, y de hecho, en algunos momentos, Osborn prefiere relacionarse con ese aspecto de Robert Reynolds, Las muestras de poder de este son cada vez más inquietantes, hasta el punto de convertirse en la amenaza que pende sobre los miembros de la Cábala, y de ser capaz de devolver la vida a su mujer, que se había suicidado para no tener que enfrentarse más al miedo que siente hacia su esposo.





Los Vengadores de Luke Cage serán parte importante de los objetivos de Osborn, y después de su lucha con el Encapuchado, los Nuevos Vengadores tendrán que enfrentarse de nuevo a estos, cuando uno de los villanos de tercer orden consigue por su cuenta crear un inhibidor de poderes, que después de algún conflicto interno, el Encapuchado utiliza para tener ventaja sobre los Vengadores, estando a punto de causar la muerte de Luke Cage, que se salva solo in extremis cuando consiguen recuperar el inhibidor y utilizarlo para cancelar su invulnerabilidad. Además, en estos números, los Vengadores contarían con un invitado muy especial, y es que parte de estos cómics, la parte centrada en Spiderman y Spiderwoman estaría dibujada por Daniel Acuña.

Hulk, Daredevil, Hércules y Spiderman vivirían sus propias "sagas" en estos meses. En Hulk descubriríamos la identidad del enigmático Hulk Rojo, que resultaría ser Thunderbolt Ross; Daredevil se convertiría en el líder de la Mano en Tierra de Sombras, Hércules se enfrentaría a una deidad japonesa en La Guerra del Caos y terminaría pereciendo en un enfrentamiento contra los Olímpicos, y Spiderman tendría que hacer frente al hecho de que ahora Norman Osborn era lo que era, y al regreso de Harry Osborn en la saga Hijo Americano.



Pero quizá fueran los mutantes quienes más cambios vivirían en este tiempo, uno de los más importantes provocado, aunque involuntariamente, por Osborn. Durante su estancia en San Francisco, la Patrulla-X tendrá que hacer frente a problemas serios: al poco de llegar, tendrán que hacer frente a un intento de Magneto y el Alto Evolucionador de conseguir información sobre el Celestial Durmiente, situado en San Francisco desde la serie Eternos de Gaiman y John Romita Jr; utilizando para ello Centinelas. Sin dejar mucho tiempo de respuesta, mientras los mutantes de todo el mundo comenzaban a llegar a San Francisco, tuvieron que enfrentarse a una nueva versión del Club Fuego Infernal, convertido en una panda de matones callejeros que le dan una paliza casi mortal a Hada y que terminarán viéndoselas con los mayores; y a los planes de un equipo de villanas exclusivamente femenino formado por Madelyne Pryor, Espiral, Quimera y Dama Mortal, que tratan de recuperar a Revancha, lo que terminará devolviendo a Mariposa Mental al ámbito de los X-Men. Toda esta trama sería ya narrada por Matt Fraction, y en los lápices, se alternarían Greg Land y Terry Dodson, y en ella, Fraction incluiría un concepto interesante: El Club-X, un equipo de científicos que colaborarían con la Patrulla en las investigaciones mutantes: la doctora Kavita Rao, Madison Jeffries (el antiguo Transmutador de Alpha Flight) y el Doctor Némesis, un mutante cazador de nazis que terminaría viajando al pasado para asistir a su propio parto en busca de ADN mutante sano... 



Uno de los eventos más sorprendentes de este momento, llegaría en las páginas de Astonishing X-Men, que abría una nueva etapa con guiones del polémico Warren Ellis y dibujos de un barroco Simone Bianchi. Cíclope, Emma, Lobezno, la Bestia, Armadura, Coloso y Tormenta formarían la alineación de este nuevo equipo, con lo que suponía el regreso más o menos oficial de Ororo a la franquicia mutante después de su paso por los Cuatro Fantástico. La saga sería conocida como Cajas Fantasmas, y en ella, el grupo tendría que hacer frente a una serie de incursiones procedentes de otras dimensiones... o más bien, de mutantes de otras dimensiones que parecían perseguirse en esta. El equipo de Cíclope seguiría diversas pistas hasta encontrar que detrás de todo se encontraba Forja, completamente enloquecido en su búsqueda de una salvación para los mutantes. Tras Cajas Fantasmas, llegaría el arco Exogenético, donde Simone Bianchi sería sustituido por Phil Jiménez, que se reencontraba así con los mutantes después de su participación en Planeta-X, en las páginas de los New X-Men de Grant Morrison, y donde la Patrulla-X tendría que hacer frente a una serie de biocentinelas monstruosos, y a quien se encontraba detrás de estos, Kaga, un anciano japonés afectado por la radiación de Hiroshima. 



Y si Cíclope escondía al resto de sus compañeros su X-Force, Emma tenía sus propios secretos, y estos, se relacionaban con Osborn y su proyecto de crear su propia versión de la Patrulla-X, con Emma Frost al frente, y contando también con Namor, Mímico,  Daken, Capa y Puñal, Mística, la Bestia Oscura y Arma Omega. La llegada a San Francisco de Simon Trask, un familiar del legendario creador de los Centinelas, Bolivar Trask, seria el detonante del enfrentamiento entre la Patrulla-X y los hombres de Osborn, tanto sus Vengadores Oscuros como su Patrulla-X oscura, en el cruce conocido como Utopía, que cruzaría las páginas de Vengadores Oscuros y de Patrulla-X. Trask avanzaría como parte de La Marcha Humana, un llamamiento al gobierno de EE.UU para controlar la reproducción de los mutantes. Evidentemente, en San Francisco, esto comienza una serie de disturbios callejeros que encienden la ciudad, y Osborn envía a su Patrulla-X, con apoyo de sus Vengadores para acabar con ellos... y con la Patrulla-X en el proceso. Pese a que Osborn había puesto toda la carne en el asador, había mordido más de lo que podía abarcar. Namor y Emma no tardarían en revelar sus verdaderos colores, uniéndose a la Patrulla-X y dejando atrás tanto a Osborn como a su Cabala. Decididos a no permitir que San Francisco siguiera en peligro, y a no volver a enfrentarse a Osborn, con la ayuda del Club X , Cíclope llevó a  cabo su plan, recuperando un antiguo fragmento de uno de los satélites de Magneto, hundido bajo la costa de San Francisco, convirtiéndolo en una isla. Sería llamada Utopía, y no pertenecería a los Estados Unidos, así que Osborn no podría hacer nada al respecto de lo que allí ocurriera. Utopía sería una nación mutante, y de hecho, el siguiente arco en Patrulla-X, sería Nación-X, donde se estudiarían las repercusiones de este nuevo país, siendo la más importante la llegada de Magneto a la isla para ponerse bajo el mando de Cíclope, que al final, parecía haberse convertido en el heredero del sueño de Magneto de dar una patria a los mutantes. Tendrían que hacer frente a dudas internas, y a la esquirla del Vacío que quedaría atrapada en la forma de diamante de Emma Frost, y también a una defección que haría historia: la Bestia abandonaría la Patrulla-X, sospechando de la existencia de X-Force y de las mentiras de Cíclope. Pero también habría un regreso, y es que dispuesto a ganarse la confianza de Cíclope, Magneto casi se sacrificaría al utilizar sus poderes para traer de vuelta a la Tierra a la bala hueca en la que Kitty había quedado atrapada... lo que dejaría a Kitty en estado intangible y a Magneto en coma.