No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 7 de septiembre de 2015

VUELVEN LOS VAQUEROS

O más bien, volvieron en su momento, porque con estas lecturas llevo algunos años de retraso. Así como trece. 

En el mundo norteamericano, las historias de vaqueros forman parte consustancial de su cultura, al fin y al cabo, no pueden ir mucho más atrás en su Historia, y ha sido una de las partes de su folclore que más aceptación ha tenido en el mundo, en todo tipo de géneros y producciones. Cuando en los años 30 comenzaron a verse publicados los primeros cómics, también aparecieron historias de vaqueros, y estos cobraron especial importancia con la crisis de los años cuarenta y cincuenta, la imposición del Comics Code, etc. Personajes a mitad de camino entre los vaqueros clásicos y los superhéroes proliferarían tanto en DC como en Marvel. En esta última, por ejemplo, harían su aparición Rayo Kid (Rawhide Kid en el original), Dos Pistolas Kid, Kid Colt, el Jinete Fantasma y muchos otros. Pero los gustos cambian, las modas pasan, y a pesar de que algunas colecciones como la de Rayo Kid tuvieron una larga historia, la mayoría de los vaqueros de los cómics fueron desapareciendo, e incluso se integraron en el universo Marvel tradicional, con la aparición de varios de estos pistoleros del pasado de la editorial en una aventura de los Vengadores que les llevaba a viajar al pasado para enfrentarse con Kang, y que daría el estatus de Vengador honorífico a Dos Pistolas Kid. 



Al margen de estas apariciones puntuales, lo cierto es que los héroes "del oeste" estuvieron olvidados muchos años, hasta que a principios del siglo XXI, la línea MAX de Marvel, orientada al público adulto, dio una nueva oportunidad a estos héroes, y lo hizo a través de tres miniseries, que son el objetivo del post de hoy, aunque me he dado cuenta de que con la introducción ya me he comido la mitad del espacio. 

La primera de ellas, Blaze of Glory fue obra de John Ostrander, uno de los autores clásicos del cómic americano, que cuenta en su haber por ejemplo con una de las mejores etapas de la historia del Escuadrón Suicida, y por el dibujante Leonardo Manco, un artista a caballo entre el realismo y el oscurantismo, que nos narran la que consideran "La última historia de los héroes del Western". La historia, de cuatro números, comienza cuando un grupo de enmascarados con tintes racistas atacan una aldea en la que conviven negros libres y nativos americanos. Pero uno de los residentes de Wonderment es ni más ni menos que Reno Jones, un pistolero de las novelas del Oeste que Ostrander y Manco recuperarían junto a los héroes del cómic y algunos personajes históricos (como Buffalo Bill) para esta trama. Reno Jones mueve sus antiguos contactos, y pronto, toda una plétora de personajes de gatillo fácil se reúnen en Wonderment para defender el poblado de sus atacantes. Con Rayo Kid, Dos Pistolas Kid, Kid Colt y Forajido (Outlaw Kid) como principales protagonistas, Blaze of Glory nos narra este enfrentamiento, con apariciones de Jinete Fantasma, Lobo Rojo, Gunhawk y otros puñado de aventureros de la época.



En 2002, Ostrander y Manco se reunieron de nuevo para presentar una (más o menos) continuación de Blaze of Glory. Su nombre sería Apache Skies, y mantendría el mismo tono oscuro de su primera parte. Esta vez, el origen de la historia sería la muerte de uno de los personajes clásicos de los tiempos en los que Marvel era Atlas Cómics: Apache Kid, creado por John Buscema en 1950. Después de la muerte de Apache Kid, un nuevo Apache Kid hace su aparición, cazando a los asesinos del anterior, y atrayendo la atención de uno de los aliados de este, Rayo Kid, superviviente de los eventos de Wonderment, que ha comenzado su propia línea de venganza contra los asesinos de su antiguo amigo y aliado. Tras descubrir que el nuevo Apache Kid es la esposa del Apache Kid original, Rayo Kid y la nueva Apache Kid se unen para hacer frente a estos asesinos, al tiempo que hacen lo posible para que la cultura apache no sea completamente aniquilada, enlazándose así con la historia de EE.UU en aquellos años posteriores la Guerra de Secesión, donde se produjo el Gran Salto al Oeste, las guerras con los nativos americanos, y la desaparición de estas culturas relegadas a las reservas. 



Un aire totalmente distinto tendría la tercera miniserie, también de cuatro números, y también dentro de MAX, que se dedicaría a Rayo Kid. Con guion de Ron Zimmerman y dibujo de John Severin (uno de los dibujantes que participarían en la serie original dedicada a este personaje, probablemente la más longeva de todo el panorama western de Marvel). Adelantándose en varios años a la aproximación entre el western y el mundo homosexual que supondría en 2006 Brokeback Mountain, esta miniserie se alejaría del universo de Ostrander y Manco y nos traería una historia mucho más luminosa, con el aviso de Control Parental en la portada, y donde se convertía a Rayo Kid en un pistolero gay, que llega a una pequeña aldea a tiempo de hacer frente a un grupo de forajidos junto al sheriff local, un hombre inteligente pero poco afortunado, y con un hijo que se avergüenza de él. Frente a la oscuridad de Blaze of Glory y Apache Skies, Rayo Kid es una historia fácil de leer, sencilla en planteamiento y dibujo, pero muy efectiva y entretenida. 

En fin, como he dicho antes, los tiempos y los gustos cambian, y desde este pequeño regreso al mundo del Western, no ha habido nuevas noticias de estos héroes... pero todos sabemos que, en este mundillo, al final, todo vuelve.