No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 21 de septiembre de 2015

MARVEL, LA ERA DE BENDIS XI: Y LOS MUERTOS HEREDARÁN LA TIERRA.

Mientras en San Francisco se gestaba el nacimiento de lo que iba a ser Utopía, en X-Men Legado, asistíamos, como ya se habló en posts anteriores, a las aventuras del Profesor Charles Xavier, previas a Utopía. Siempre con Mike Carey al frente, asistiríamos a un cruce entre X-Men Legado y Lobezno Oscuro, donde Logan y Xavier se reunirían para tratar de salvar a Daken de las manipulaciones psíquicas de Rómulo, y de una nueva aliada de este, Lady Siniestro, una versión femenina del enemigo clásico del Patrulla-X, que se unía a sí a otros héroes "travestidos", como Loki o Bullseye, que también habían visto en estos tiempos a sus versiones femeninas. Además, en la revisión del pasado que estaba haciendo Carey, veríamos que el objetivo real de Lobezno al llegar a la Patrulla-X había sido acabar con Xavier, aunque luego había desafiado y vencido sus propias órdenes. Después de salvar a Daken de Rómulo, Xavier se uniría a Gambito para encontrar a Pícara, que estaba desaparecida desde los eventos de Complejo de Mesías, y lo harían en Australia, en el antiguo refugio de la Patrulla-X, donde junto a Pícara se encontraba Peligro, aún dispuesta a acabar con Xavier, pero que terminaría aliándose con ellos. Esto supondría un cambio de tercio para la colección, ya que durante Utopía, Xavier se incorporaría finalmente al reparto de Patrulla-X, y Carey continuaría esta colección dándole un nuevo equipo y un nuevo papel a Pícara, que se convertiría en una especie de tutora o guía de los jóvenes mutantes que ahora residían en Utopía, muchos de ellos surgidos de las últimas colecciones de Nuevos Mutantes y Academia X. 



Dustin Weaver sería en encargado de plasmar, en un dibujo que aún estaba lejos de los prodigios que le veríamos hacer en SHIELD, la primera intervención del equipo de Pícara, precisamente en Utopía, donde Pícara, Gambito y Peligro se encargarían del rescate de los jóvenes atrapados en San Francisco durante el conflicto con los hombres de Osborn. Pero el primer enemigo propiamente dicho como tal del equipo de Pícara, será Émplata, el vampírico hermano de M, que acude a Utopía para buscar una nueva víctima, eligiendo a algunas de las jóvenes estudiantes, Trance y Bling, lo que supondría la inmersión de Pícara en el mundo de Émplata, y el regreso del lado oscuro de Gambito, el jinete Muerte.  



Mientras tanto, en X-Factor, Peter David continuaría desarrollando sus propias tramas, con el equipo instalado en Detroit. Allí, encontraríamos una de las mejores historias de la historia del cómic, valga la redundancia, la del nacimiento del hijo de Jamie Madrox y Syrin, y del que no voy a hablar, por si alguien aún no se lo ha leído, porque es algo que no quiero spoilear ni siete años después. El gran enemigo de X-Factor en esta época sería Córtex, una enigmática criatura, que haría frente a X-Factor desde el futuro y en el presente, ya que esta trama se enlazaría con la búsqueda de Layla Miller, que llevaría a Madrox y Layla a mostrarnos algunos eventos del futuro, con un Cíclope tuerto apoyado por su hija Ruby, un Doctor Muerte reducido a un anciano medio loco, o un Trevor Fitzroy que era aún un héroe. La saga de Córtex y los números anteriores supondrían la unión al grupo de Longshot, Darwin y Estrella Rota, con uno de los regresos más chulos que he visto en tantos años de friki. Después de derrotar a Córtex, que resultó ser el Madrox enviado al futuro en el que no había estado Layla, el equipo volvía a Nueva York, para hacer frente a un caso extraordinario: la desaparición de la Mujer Invisible, lo que supondría una serie de enfrentamientos entre el grupo y los Cuatro Fantásticos hasta descubrir que Reed Richards había sido sustituido por un doble maligno de otra realidad. 

Pero donde estaba el peso máximo del drama mutante en estos meses, era sin duda en X-Force. La lucha entre el equipo encubierto de Lobezno y los enemigos de los Mutantes, devueltos de la muerte y liderados por Bastión, continuaba. X-Force se hacía con nuevos colaboradores (Desvanecedor, Elixir, las Cuco,...), mientras averiguabamos la verdad sobre Eli Bard, el traidor líder de los Purificadores, y que resultaba ser una especie de vampiro inmortal, seguidor de la bruja Selene. X-Force tendría que hacer frente a la Reina de los Leprosos, la antigua líder de la Liga Humana, revivida por el virus tecnorgánico, y que utilizaba a jóvenes mutantes para atentar en sitios públicos contra los humanos. Con Infernal, Tensión y Bum-Bum convertidos en objetivos, X-Force partiría en su búsqueda, pero se encontrarían con otra misión repentina, y que nos mostraría la obsesión de Cíclope y hasta donde estaba dispuesto a llegar: a pesar de que la vida de los jóvenes estaba en juego, Scott obligó a X-Force a viajar al futuro, donde se encontrarían con Cable, Hope, y Bishop en la saga conocida como La Guerra del Mesías, que uniría a X-Force y Cable por un breve tiempo para hacer frente tanto a Bishop como a Dyscordia en el futuro, todos ellos intentando hacerse con Hope. Finalmente, Cable conseguiría escapar con Hope, y X-Force destruirían el sistema con el que Dyscordia les mantenia atrapados en el futuro, volviendo atrás justo a tiempo de evitar la muerte de Bum Bum. No tendrían mucho tiempo para pensar en lo que había ocurrido, porque de pronto, los muertos comenzaron a regresar. Más precisamente, los mutantes muertos. Y en los últimos tiempos, habían muerto muchos. 



El titulo de esta saga sería Necrosha, ya que la villana de la trama, Selene, se instalaría en Genosha para conseguir el poder de todos los mutantes muertos y convertirse en una diosa. Rodeada de seguidores del calibre de Eli Bard, Ruina,  Destello, Senyaka o Mortis, Selene esclavizaría a personajes como Destino, Ave de Trueno o Banshee, y mientras los muertos atacaban Utopía, X-Force se dirigiría a Genosha para liberar a Sendero de Guerra (el único capaz de acabar con Selene) y el equipo de Pícara (al que se habían sumado Vaina, Magneto, Coloso, Rondador y Mariposa Mental), siguiendo las intuiciones de Vendas, se encontraban en la Isla Muir haciendo frente a un nuevo y mas mortal Proteus, capaz de dominar a varias personas al tiempo. Además, mientras de desarrolla esta guerra, Loba Venenosa se reencuentra con Hrimhari, el lobo asgardiano al que amara en su día y al que se vuelve a unir. Finalmente, Desvanecedor conseguirá liberar a Sendero de Guerra, y este, utilizando la sabiduría de sus antepasados apaches, llevaría a los suyos a enfrentarse a Selene, acabando con los seguidores de Selene (Eli Bard había sido ejecutado por la propia diosa), y con ella misma, utilizando para ello una daga espíritu creada por el propio Bard, que rompería el hechizo de Selene sobre Genosha... 

Osborn por un lado y Bastión por otro, habían llegado a su momento de mayor tensión, y las dos grandes líneas argumentales que seguían en paralelo Vengadores y Patrulla-X alcanzarían su clímax de forma simultánea. Por un lado, el final del Reinado Oscuro llegaría en Asedio, y por otro lado, los mutantes se enfrentarán a Bastión y al regreso de Hope en Advenimiento... 

Eso, para el próximo post