No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 24 de septiembre de 2015

MARVEL, LA ERA DE BENDIS XII: CAMBIO DE DIRECCIÓN

Y así fue como el lado más oscuro del Universo Marvel alcanzó su cúspide. Osborn tenía controlado el universo más "oficial", mientras que los mutantes se las veían con el acoso y derribo a los que les sometía Bastión y su corte de muertos revividos mediante el Tecnovirus. El Universo Marvel parecia haber tocado uno de sus puntos más oscuros, y había llegado el momento de volver a la luz.  Desde la Guerra Civil, los héroes se habían dedicado sobre todo a luchar los unos contra los otros, había llegado el momento de que volvieran a tener un comportamiento heróico. 



"Asedio", con guión de Bendis y dibujos de Oliver Coipel (el tándem que había desarrollado Dinastía de M), sería el punto de ruptura con el "Reinado Oscuro". Si en su momento dijimos que uno de los grandes problemas de Invasión Secreta había sido su extensión, en Asedio editores y autores estuvieron mucho más ajustados, y la serie contó con cinco números y algunos spin off, un desarrollo mucho más breve que el que había tenido la invasión de los Skrulls. Por cierto, una de las consecuencias más llamativas que tuvo la llegada de Asedio fue la salida de Joe Michael Straczinsky de Marvel, al enfadarse considerablemente el autor al ver que perdía su libertad en Thor para convertir su Asgard en el centro de la nueva saga de la editorial. Y es que en los últimos años, Straczinsky había recuperado Asgard, desaparecida en tiempos de Vengadores Desunidos y la había situado sobre Broxton, Oklahoma, trazando una interesantísima historia entre lo divino y lo humano. Las manipulaciones de Loki por un lado y las malas artes de Piedra Lunar por otro, habían ido llevando a Osborn cada vez más al abismo, y el antiguo Duende estalló, después de su derrota en Utopía, al convertir Asgard en el centro de sus obsesiones. Decidido a repetir lo ocurrido antes de la Guerra Civil con los Nuevos Guerreros, Osborn utiliza a los U-Foes y a Volstagg como víctima para demonizar a los Asgardianos, causando una masacre en un partido de baseball en Chicago. Osborn trata de utilizar esta situación para arrojar a todas las fuerzas del gobierno contra Asgard, pero esta vez, desde la cúspide del gobierno se ponen en cuarentena las decisiones de Osborn, que sin embargo desafía a la propia presidencia del gobierno, y arroja a sus equipos contra Asgard. HAMMER; los Vengadores Oscuros, los equipos de la Iniciativa, los Thunderbolts, los villanos del Encapuchado... todos ellos se lanzan sobre Asgard, dispuestos a destruir todo lo que encuentren por delante, y acabando con los dioses y con Thor, que se encontrará en grandes problemas. 



Pero la acción de Osborn le había llevado más allá de lo permisible, y además, el villano no contaba con que Steve Rogers había vuelto. El Regreso del Capitán América había tenido lugar en una serie limitada paralela a la cole del Capitán América, y también escrita por Ed Brubaker, en la que descubríamos que el Capitán América no estaba muerto, sino que en un giro morrisoniano de la historia, había sido lanzado al pasado. A su regreso a nuestro tiempo, en lugar de retomar el escudo y la máscara del Capitán América, permitió que el legado siguiera en manos de Bucky, pero desde luego que no estaba dispuesto a que Osborn continuara impune. Rogers comanda a los enemigos de Osborn hacia Asgard, incluyendo a las fuerzas de defensa de los EE.UU, reuniendo así al trío principal de los Vengadores: Thor, el Capitán América original... y Iron Man, que había llegado en estado comatoso a Broxton en manos de María Hill. La lucha se decantaría hacia los héroes, lo que haría que Osborn desatase su arma secreta: el Vacío, que destruiría Asgard, haciéndola caer; y que acabaría con la vida de Ares, que se había vuelto contra los Vengadores de Osborn para ponerse a favor de los dioses asgardianos. Los últimos números de Vengadores Oscuros estuvieron centrados precisamente en Robert Reynolds, descubriéndose que el Vacío era la encarnación de la ira de Dios, el ángel de la muerte del Antiguo Testamento; conocíamos la extensión de la locura del Vigía... y la muerte de Lindy Reynolds, asesinada por Bullseye siguiendo las órdenes de Osborn.  Los Thunderbolts también intervendrían en el combate, buscando la Lanza de Odín, por cuya posesión se enfrentarían con los Poderosos Vengadores de Pym... aunque sin Pym, ya que él y Yocasta estaban haciendo frente a una nueva encarnación de Ultron. El equipo de Osborn seria desmantelado durante la búsqueda, derrotados por los Vengadores, y finalmente con algunos de sus miembros, como Paladín, uniéndose a los héroes contra Osborn. Lo mismo ocurriría con algunos de sus seguidores, como Constrictor o Iguana, que ayudarían a Steve contra sus antiguos compañeros de la Iniciativa.



Y mientras en Broxton se llevaba a cabo este enfrentamiento, en el Campamento HAMMER, Tigra y los Vengadores de la Resistencia se encargaban de los que habían quedado atrás, haciendo frente al Barón Blitzkrieg y otros, dando así un golpe de gracia en la redención de los Nuevos Guerreros, y acabando con el proyecto Iniciativa de una vez por todas (de hecho, aquí acabaría la serie, aunque para dejar paso a una muy interesante Academia Vengadores). 

Después de derrotar a Osborn y descubrir que en su locura se había pintado la cara de verde duende bajo el yelmo de Iron Patriot, aún debían hacer frente al Vigía. Para tratar de detenerle, Loki reunió el poder de las piedras Norn, dejando indefenso al Encapuchado, que sería atrapado poco después; pero el dios de las mentiras sería víctima de su propia redención, y moriría en manos del Vigía, antes de que finalmente, Robbie Reynolds pudiera tomar control de su propio poder, permitiendo que Thor lo arrojase al sol, destruyendo así al Vacío y la amenaza que presentaba. El Reinado Oscuro acababa así, y llegaba para los héroes un tiempo más luminoso, el del nuevo landscape que se vendría a llamar La Edad Heróica, y que vendría determinado por la presencia de Steve Rogers al frente de SHIELD y los superhumanos de EE.UU, en el papel que antes habían ocupado Tony Stark y Norman Osborn.



Y más o menos mientras esta batalla tenía lugar en Oklahoma, la Patrulla-X sufría los ataques definitivos de Bastión y sus seguidores. "Advenimiento" se desarrollaría en los números de Patrulla-X, X-Men Legado, X-Force y Nuevos Mutantes; y con especiales para X-Factor, el Club-X e Illyana. Advenimiento nos contaba la llegada de Hope y Cable finalmente desde el futuro a nuestro mundo, después de haberse liberado de la amenaza de Bishop. Por supuesto, Bastión volcó enseguida todas sus energías a tratar de destruir a Hope, que sería rescatada de los seguidores de Bastión por la Patrulla-X, a un coste inmenso: la teleportadora Ariel moría en la operación, pero también lo hacía uno de los pilares de la Patrulla-X, Rondador Nocturno, que se sacrificaba para permitir a Hope escapar de los centinelas de Bastión. Con Donald Pierce infiltrado en Utopía, el antiguo Alfil Blanco del Fuego Infernal pudo anular a los telépatas de la isla y destruir los hangares y los Pájaros Negros. Illyana sufrió una emboscada que la arrojó al Limbo, y con todos sus medios de huída cancelados, Utopía y parte de San Francisco fue rodeada por un orbe de energía temporal, mientras Bastión conectaba ese momento con su futuro, enviando sobre San Francisco decenas de unidades de Centinelas Nimrod. La Patrulla-X presentaría una lucha desesperada contra ellos, con grandes sacrificios (Infernal, por ejemplo, perdería las manos; Hrimhari se sacrificaría para que Hela devolviera la salud a Elixir...), pero el peso del futuro caería en X-Force. El equipo secreto de Cíclope se había revelado, y viajarían al futuro para destruir la Unidad Molde Maestro de Bastión, llegando allí junto con Cifra... en un viaje sin retorno. 



Indecisa sobre qué papel debía jugar, Hope se empeñaría en actuar como un soldado más, desafiando las órdenes de Cíclope, pero contando con el apoyo de Pícara, lo que la dejó a posteriori en una situación bastante tensa frente a Cíclope. Sam Guthrie dirigiría un equipo con Estrella del Norte, Dazzler, Hada, Gambito y Anole para rescatar a Illyana, que se encontraba en manos de S´Ym; y Bolivar Trask tenía que enfrentarse a las órdenes de Bastión de destruir a Factor-X... que no estaba en San Francisco, sino en su mayor parte en Nueva York, lo que acabaría con el suicidio de Trask. X-Force conseguirían llegar a su objetivo, y Cifra reescribiría su programación para cancelar los Nimrod enviados a su tiempo... y en ese momento, Cable se sacrificó para mantener abierto un portal que devolviera a los miembros de X-Force a su propio tiempo, muriendo en el proceso, y Hope, en un estallido de poder parecido al del Fénix, destruiría a Bastión, liberando finalmente Utopía, y permitiendo a la Patrulla-X integrarse también en la Edad Heróica... y acabando con la maldición de la Bruja Escarlata, pues pronto aparecerían en Cerebro cinco imágenes, las cinco luces... cinco nuevos mutantes, lo que abría un mundo de nuevas posibilidades para Cíclope y sus seguidores.



Llegarían nuevas colecciones, el Universo Marvel entero cambiaría después del Reinado Oscuro: nuevos equipos creativos, nuevas tramas... pero una idea en la mente de todos. Habían alcanzado su momento más oscuro...  O eso creían ellos.