No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 3 de julio de 2012

EL ASESINO DE REYES II: EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO


            


    Sigo leyendo los libros que cayeron por mi cumple, y llegó ya el momento de continuar con la historia de Kvothe y el segundo volumen de la Crónica del Asesino de Reyes, El Temor de un Hombre Sabio. Tochazo de casi 1200 páginas que al final me he leído un poco a la carrera, que me daba miedo no haberlo terminado para cuando llegue Danza de Dragones (que lo tengo reservado en rústica, para tenerlo igual que el resto de los libros), y emplearé el tiempo que finalmente me ha sobrado en darle a los cómics. Así que en los próximos días, ya aviso, abundarán las reseñas comiqueras.
                Y bien, ¿qué nos trae El Temor de un Hombre Sabio? La verdad es que había oído opiniones contradictorias. Gente de “me ha encantado”, y gente de “demasiado hype”, esta última de uno de los lectores de épica cuya opinión más respeto me merece. Al final, me decanto por la primera opinión, me ha gustado muchísimo. Y de hecho, me gustado bastante más que el primero. El Temor de un Hombre Sabio continúa con la historia de Kvothe, el personaje creado por Patrick Rothfuss sobre el que gira la historia de las novelas, arcanista, espadachín, y personaje casi legendario. En este segundo día de la narración, Rothfuss continúa adentrándose en el pasado de Kvothe, ahora convertido en un insípido posadero que se hace llamar Kote, y se adentra aún más en sus años de la Universidad, además de hablarnos de varias aventuras transcurridas fuera de los muros de esta.
                Al igual que en El Nombre del Viento, en El Temor de un Hombre Sabio los grandes momentos de la narración están en las aventuras universitarias de Kvothe, mucho más que en los momentos de “aventura” más puros, en los que Kvothe se toma unas vacaciones de sus estudios en la Universidad y viaja hasta el otro confín del mundo, Vintas, en espera de poder conseguir un mecenas… e información sobre los Amyr, la antigua orden de caballería que luchara contra los Chandrian. Y como en El Nombre del Viento, Rothfuss nos ha colado alguna que otra escena “de relleno”, aunque la verdad sea dicha, mejor llevadas y narradas que aquel momento “persecución del falso dragón” en el primer volumen. Sin embargo, no voy a quejarme mucho, ya que incluso estos momentos de relleno están muy bien contados y no se hacen pesados. O no demasiado, que hay algún momento “de amor” en las tierras de los Fata que llega a cargar un poquito.
                Por lo demás, en cuanto a personajes, situaciones, ambientes, todo bastante correcto, sin descollar en ningún sitio realmente, el conjunto del libro se lleva muy bien, se hace muy interesante y engancha bastante. Eso sí. A Denna no la soporto. Que la maten ya…
                Porque morir, muere seguro, estoy convencido.