No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 5 de julio de 2012

MIEDO ENCARNADO: IRON MAN 2.0




                Como todos sabemos, el Universo Marvel está cuajado de personajes secundarios sin los que este universo no sería lo mismo, y de vez en cuando, surgen colecciones o ideas tratando de llevar a estos personajes al nivel de protagonistas. Lo hemos visto con el Caballero Luna, con el Doctor Extraño, con Puño de Hierro, y desde hace algún tiempo, hemos visto un gran interés por parte de la Casa de las Ideas en darle protagonismo a James Rhodes, al que todos conocemos más como Máquina de Guerra. Y es que después del estreno de las pelis de Iron Man, a nadie se le escapaba el potencial que tenía el segundo héroe acorazado de Marvel, que también tuvo su sitio en Iron Man II. Así, le vimos no hace mucho en una breve etapa con guiones de Greg Pak que apenas alcanzó el número 12, y le tenemos ahora en la colección que recoge el tomo de Panini Miedo Encarnado: Iron Man 2.0. Y la recoge completa, ya que esta nueva etapa, con guiones de Nick Spencer, ha seguido los pasos de su predecesora, siendo cancelada en el número 13.
                Y eso que el planteamiento no está nada mal. Al margen de los números de relleno relacionados con la saga del momento (y que da nombre al tomo, Miedo Encarnado), metidos con calzador y además lanzando una historia que no tendrá nada que ver con Rhodey en el futuro, sino que probablemente vaya más por la nueva cole de los Defensores que veremos pronto; la historia que nos cuenta Iron Man 2.0 está bastante bien llevada. Sí, se trata de una única historia que abarca prácticamente diez números, y en la que Máquina de Guerra tiene que vérselas con un enemigo muy peculiar, un hombre muerto (del todo) llamado Palmer Abbrey. Y es que de algún modo, los inventos de este genio de la nanotecnología han ido haciendo aparición por todo el mundo tras su muerte en manos de diferentes grupos terroristas, que los han utilizado para sembrar el caos, como es lógico. Con esta historia de fondo, vivimos un cambio de look para Máquina de Guerra, al que Tony Stark entrega un nueva armadura acorde con el papel que va a vivir el personaje ahora tras su delicada situación durante el Reinado Oscuro (recordemos que Rhodes fue acusado de terrorismo en tiempos de Norman Osborn), convertido en enlace entre los militares y Stark Resiliente. Así, Máquina de Guerra sufre un “lavado de cara” que elimina algunas de sus armas más representativas, y la verdad es que yo jamás le hubiera quitado el cañón del hombro, pero en fin, como dicen ellos, si la guerra cambia también tendrá que hacerlo su máquina.


                La historia que Spencer nos cuenta es buena, pero no nos equivoquemos, es buena como tal. Como historia. Y está protagonizada por Máquina de Guerra como podría estarlo por la Viuda Negra, o por el Capitán América. El guionista no hace demasiado buceo en el personaje protagonista o su entorno más allá de un par de escenas en las que se pone sobre la mesa la relación entre Rhodes y Suzi Endo. Es una historia de corte conspiranoico que hubiera encajado perfectamente en cualquier otro héroe, pero al margen de esto, como he dicho antes, está bien llevada. La única tara quizá sea que el final es un tanto apresurado, probablemente por la cancelación de la serie. 
                Sobre el dibujo, el cartel de dibujantes es bastante bueno. Will Pfeiffer, Camuncoli, Ariel Olivetti… Así que en ese sentido, nada que reprocharle al tomo. Completito, y con una buena historia.