No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 12 de enero de 2015

ARCANA MVNDI: EDICIÓN INTEGRAL

Continúa un año que se promete muy rolero, por la cantidad de libros de Rol que se me van acumulando encima de la mesa, y que me he comprometido conmigo mismo a leer. Hoy, vamos a hablar de Arcana Mundi, uno de esos juegos que Nosolorol saca en edición de lujo y que da gusto tener, aunque sólo sea porque hacen bonito.



Que no es el caso, por cierto. O sea, sí que hace bonito, pero además, es un juego currado, trabajado, y con una ambientación que a mi, me encanta. Los que seáis seguidores más o menos habituales del blog, ya habréis visto que hace tiempo, tuve un intento de dirigir una crónica de Vampiro situada en la Roma Imperial, que se vio un poco truncada y que no tuvo la continuidad esperada. Y la saco a colación porque precisamente Arcana Mundi se desarrolla en un mundo tan interesante como es el de la Roma Imperial. Y en Arcana Mundi, Adrián Rodríguez, diseñador del juego, opta por desarrollar su propia visión de este tiempo, aunque yo decidí utilizar la primera Roma Imperial, con Tiberio como Emperador, y en Arcana Mundi, la sugerencia es en su momento de declive, hacia el siglo III, con Septimio Severo y sus antecesores y sucesores.

Arcana Mundi ofrece tres posibilidades de juego: con personas normales, con héroes (elegidos de los dioses) o, el punto fuerte del juego, con teúrgos, magos adscritos a un pacto de cultos a los dioses clásicos de Roma, que luchan por recuperar la Pax Deorum y la concordia de los dioses de Roma. De los tres estilos (que podrían incluso mezclarse), el que más me ha llamado la atención es el tercero, el de los teúrgos. El estilo de juego, sobre todo en formato, me recuerda mucho a Mago, aunque con Roma como fondo.

Esta edición de Arcana Mundi reúne los tres libros originales del juego bajo el mismo formato, de ahí el subtítulo de Edición Integral. Un libro bien documentado, imaginativo en cuanto a entorno y posibles historias, y que promete, por lo menos, algunas horas de diversión.