No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 22 de enero de 2013

BATMAN: BAJO LA CAPUCHA ROJA


                Hace ya algunos meses que vi la película de animación Batman: Año Uno, que comenté por aquí, y el otro día, en uno de estos ratos tontos después de comer aprovechando las vacaciones y que Marco me ha pasado las peli de animación de los personajes de DC, me senté un rato a ver Batman: Bajo la Capucha Roja. Y la verdad es que muy entretenida, e incluso mejor que Año Uno.



                Con esta producción de animación, Warner Bros lleva a la pequeña pantalla la que fue en su momento una de las historias más dramáticas de Batman: Una Muerte en la Familia, el momento en el que en los cómics ocurrió lo que parecía imposible y, a petición del público, el segundo Robin, Jason Todd, encontraba su fin a manos del Joker. Todd  ha estado muerto una buena cantidad de años, pero ya en la última década,  hubo algún “amago” de traerle de vuelta, como hizo Jeph Loeb en Silencio para luego echarse atrás y decir que había sido Clayface quien había tomado la forma de Todd, aunque sería finalmente Judd Winnick quien le traería de vuelta ya en las páginas de las series regulares de Batman, aunque lo hizo con una excusa un poco (bastante) chorra: los puñetazos de Superboy a las barreras dimensionales habían resucitado a Jason. Así, tal cual.
                Parece que el propio Winnick se dio cuenta de lo impresentable que era ese argumento, y cuando realizó el guion de la versión animada, le dio una nueva vuelta de tuerca a la resurrección de Jason, utilizando los más “batmanianos” Fosos de Lázaro (lo que al parecer se ha tenido también en cuenta en el nuDC más que los puñetazos de realidad en sí). Si Batman: Año Uno había sido copiar a la pequeña pantalla las viñetas del cómic, en Bajo la Capucha Roja, el argumento va más por su cuenta, es más libre, a pesar de que hay fragmentos que parecen calcados también del cómic, como el momento en que Jason enfrenta a Batman y al Joker y le plantea al primero por qué sigue el segundo vivo después de haberle matado.
                Bajo la Capucha Roja es una apuesta atrevida para la animación, y sitúa a Batman en una de las tesituras más complejas para el Murciéllago, la de afrontar los resultados y la responsabilidad de sus decisiones o de su código ético, algo que a mí personalmente siempre me ha parecido una de las partes más interesantes de Batman.
                ¡A ver qué tal las siguientes!