No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 14 de enero de 2013

nuDC: CATWOMAN 2


                De los relanzamientos vinculados al reboot del nuDC y las 52, uno de los más polémicos fue sin duda el de Catwoman. Y es que la trayectoria de Selina Kyle en el antiguo universo DC había sido larga y compleja, pasando de ladrona enemiga de Batman a una peculiar aliada a una heroína  dispuesta a defender Gotham en nombre del Murciélago. Esta evolución y cómo habían trabajado con ella guionistas del calibre de Ed Brubaker, había hecho que Selina contara con un gran número de seguidores que, en el nuDC, se encontraban con que la historia de su heroína favorita había sido borrada de un plumazo.

Spark, ¿aliado o enemigo?


                Judd Winnick y Guillem March plantearon una nueva Catwoman completamente diferente, como podréis ver si pincháis aquí, y como ya hablamos de ello, no vamos a repetirnos.
                En este nuevo tomo, en el que Guillem March ya tiene como sustituta en algunos números a la espectacular Adriana Melo, conocida por su trabajo en Witchblade y Miss Marvel, lanza a Catwoman de lleno al conflicto que está implicando a todas las series relacionadas con Batman, La Noche de los Búhos, en la que el legendario Tribunal de los Búhos lanza a decenas de sus garras para asesinar a los más representativos personajes de Gotham. Y como si no fuera suficiente con tener a las Garras vueltas desde el mundo de los muertos y Catwoman tuviera que defender ni más ni menos que al Pingüino de una de ellas; están desapareciendo jóvenes prostitutas y chaperos de las calles de Gotham, y la policía no parece estar interesada en ello.

¿Seguro que son los gatos los que cazan pájaros?


                A lo largo de los números 7 a 12 de Catwoman, Judd Winnick, Brian Clay Moore, Adriana Melo y Guillem March continúan ahondando en la nueva vida de Selina Kyle en este universo remozado por Flashpoint y en el que Selina ha tenido que hacer frente ya a la pérdida de una de sus mejores amigas, a la mafia organizada y a su relación con Batman, de modo que Catwoman se va acercando a pasos agigantados hacia la posición que ocupaba en el antiguo universo DC, más heroína que ladrona…
                Lo que creo que es un error. O sea, me encantaba la antigua Catwoman, pero si la vas a diseñar de nuevo… hazla nueva del todo. De cualquier modo, ahora queda todo un poco en el aire, ya que el tándem Winnick-March acaba precisamente aquí, dejando a Selina en una situación extraña con la policía de Gotham, y sin una explicación de sus pasado más allá de unas pocas alusiones, quedando explicarnos esto en manos del nuevo equipo que veremos en el próximo tomo, con el que Catwoman se convierte en una colección con mujeres a los mandos. La veterana guionista Ann Nocenti llega para hacerse cargo de esta serie, que continuará con Adriana Melo en los lápices, de modo que no perderá ni un ápice de su voluptuosidad (aunque Guillem March, desde luego, tiene un algo más… quizá en las texturas del dibujo que Melo no llega a conseguir), de modo que en breve, tendremos una nueva nueva Catwoman….

Casa de muñecas, una villana realmente escalofriante.


¡Y veremos qué tal!