No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

martes, 8 de enero de 2013

ULTIMATE: GALACTUS


              
La sombra de Galactus se cierne sobre el Universo Ultimate.


  Cuando el Universo Marvel comenzó a desarrollarse allá en los años 60,  la llegada a la Tierra de la que sería la mayor amenaza a la que jamás se había enfrentado nuestro planeta pasó prácticamente desapercibida salvo por la colección Cuatro Fantásticos, en la que había hecho su aparición. Se trataba de Galactus, el Devorador de Mundos, un personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby y con el que ambos podrían decir que la Primera Familia se las había visto con Dios.
                Obviamente el mundo comiquero de los 60 no era el de ahora, y para cuando en el Universo Ultimate se decidió que había llegado el momento de implantar en este nuevo mundo a Galactus, este no podía quedar contenido en una sola colección. Galactus era demasiado grande, demasiado poderoso para que le viéramos sólo en Spiderman, X-Men, Cuatro Fantásticos o Ultimates; y el Universo Ultimate no tenía querencia por los crossover como tales, aquí iban apareciendo miniseries. Y para traer a Galactus a la Tierra, harían falta ni más ni menos que tres miniseries, conectadas una con la otra como si fueran los tres actos de una obra de teatro. Pesadilla, Secreto y Extinción serían los títulos que recibirían cada una de ellas, y todas estarían guionizadas por Warren Ellis, que estaría acompañado por los dibujos de Trevor Hairsine, Steve McNiven, Tom Raney y Brandon Peterson.

Lobezno y el Capi se enfrentan, buscando el origen de las transmisiones del fin del mundo.


                Ellis querría adaptar el mito de Galactus al siglo XXI, el gigante vestido de azul y rosa se había quedado muy desfasado, y así, vimos a Galactus convertido en Gah-Lak-Tus, una mente de colmena cósmica, insectoide y con bastante tirria con todo lo vivo, que ha destruido civilizaciones en el espacio desde tiempos inmemoriales,  y que ha decidido que lo mejor que puede hacer es devorar a la que pasa la Tierra.
                Ultimate: Pesadilla tiene uno de los arranques más impactantes que yo he leído nunca en un cómic, y que me recuerda muchísimo al inicio de la película de M. Nightsyamalan, El Incidente (y que era lo único que merecía la pena de la peli), con una transmisión que emite desde algún punto del planeta a todo el orbe transmitiendo imágenes de desesperación que provocan suicidios colectivos. Ultimates y X-Men recorren el mundo, cada uno por su lado, en busca del emisor de esta emisión telepática, conectando la llegada de Gah-Lak-Tus con el incidente real que tuvo lugar en Tunguska allá para 1908 y que introduce a la Visión en el Universo Ultimate, ocupando el lugar que había tenido en la historia original Estela Plateada.
                Ultimate: Secreto continúa con esta trama, y además de continuar viendo las preparaciones para la llegada de Gah Lak Tus, se introduce en el Universo Ultimate al Capitán Marvel ultimatizado, el kree Mahr-Vehl, que se hace pasar por el Doctor Philip Lawson, y que se vuelve contra su propio pueblo, los Kree, decididos a impedir que los humanos puedan escapar del planeta antes de la llegada de Gah Lak Tus. Mahr-Vehl, los Cuatro Fantásticos y los Ultimates se enfrentan a los Kree, en busca de información sobre el Destructor de Mundos…

Estela Plateada, heraldo de Galactus en una perspectiva insólita.


                Y dando lugar a Ultimate: Extinción, donde descubrimos que hay varios Estelas Plateadas en la Tierra, la mayoría dirigiendo cultos de adoradores de la nada y la muerte, exponiéndoles a Gah Lak Tus; y también que hay un montón de clones de una mujer llamada Heather Douglas (o Dragón Lunar) que se encargan de luchar contra los Estelas Plateadas. Aquí el protagonismo de la serie recae en El Capitán América, el Halcón, Iron Man y Mahr Vehl, que hacen frente a los Heraldos mientras Xavier, Jean Grey y Reed Richards desarrollan el plan definitivo para salvar nuestro planeta de Gah Lak Tus.
                Como podéis ver, el objetivo de Ellis y la factoría Ultimate era ambicioso, pero lo cierto es que se quedó un poco a medio camino. Si el arranque de Ultimate: Pesadilla era absolutamente grandioso y terrorífico, el avance de la trama fue avanzando a peor, y Ultimate: Extinción tiene en su contra un final completamente apresurado, donde conceptos como los Estelas Plateadas, las Dragones Lunares y demás aparecen demasiado deprisa, y donde ni el guion de Ellis ni el dibujo de Peterson consiguen transmitir la sensación de apocalipsis en ciernes queda bastante lejos de lo que percibimos, quedándose en algo que nos cuentan y tenemos que creernos, muy lejos de la sensación angustiosa que por ejemplo, Morrison, J.G Jones, Pacheco y Mahnke consiguieron transmitirnos en Crisis Final, varios años después y con algunas ideas parecidas (la difusión de la Antivida a través de los sistemas electrónicos de todo tipo recuerda al momento de las primeras transmisiones de la Visión).
                Como muchos de los proyectos Ultimate más allá de Spiderman y los primeros volúmenes de The Ultimates, Ultimate: Galactus se quedó en un quiero y no puedo con algunas cosillas majas, pero que no termina de alcanzar la épica que pretenden.