No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 17 de febrero de 2014

INFINITO

Que Jonathan Hickman es un escritor con ideas épicas no es algo que vayamos a descubrir aquí ahora. Su paso por Cuatro Fantásticos y SHIELD nos han mostrado un poco como funciona el cerebro de este guionista de Carolina del Sur que llegó a Marvel de la mano de Bendis, y que se ha construido su propio espacio en la Casa de las Ideas. Tendrá sus detractores, como sus defensores, pero si de algo no se puede acusar a Hickman, es de no pensar a lo grande.




Y a lo grande se plantearon los preludios a Infinito, la saga que se ha desarrollado en los últimos meses en varias colecciones de la Casa de las Ideas, una crossover contenido en cuanto a colecciones y números implicados, que no en cuanto a su alcance o consecuencias. Ya habíamos visto que Hickman había traído lo Cósmico a los Vengadores, en las dos colecciones que estaban en sus manos: Vengadores y Nuevos Vengadores. En la primera, los Vengadores habían dado un salto al cosmos, con la aparición de personajes como los Constructores o Ex Nihilo, y miembros del calibre de Hiperión, Pegadora de la Guardia Imperial Shi´ar o la Capitana Universo.En Nuevos Vengadores, el equipo formado por los Illuminati que Bendis creara (adaptados a las nuevas situaciones del Universo Marvel), estos se han tenido que enfrentar a "incursiones" de Tierras Paralelas que amenazan con destruir nuestro mundo.



Así, poco a poco y tirando también de tirón cinematográfico, ha llegado Infinito a las librerías. Tomando como inspiración la saga del Infinito que Jim Starlin y Ron Lim alumbraron en los 90 (El Guantelete del Infinito, La Guerra del Infinito y La Cruzada del Infinito), Hickman cruza dos grandes historias para configurar su trama. Por un lado, los Constructores que habían aparecido en Vengadores, se lanzan a una cruzada galáctica para destruir el Universo, de modo que los Vengadores tienen que unirse a un ejército formado por diferentes grupos e imperios espaciales. Así, tenemos a los Vengadores luchando codo con codo con los Kree, los Shi´ar, los Spartoi o los restos del Imperio Skrull... y mientras, el mismísimo Thanos (vuelto a la vida después de su presunta muerte en El Imperativo Thanos), asalta la Tierra, junto a los miembros de su Hermandad Negra, en busca de su hijo, Thane, decidido el Titán Loco a exterminar a toda su prole.



Así, en Infinito, Vengadores y Nuevos Vengadores seguimos estas historias, con apoyo de algunos números de otras colecciones (Vengadores Secretos, Vengadores Reunios, Lobezno y la Patrulla-X, Guardianes de la Galaxia...) lo que nos permite asistir a una serie de grandes batallas y grandes momentos desde diferentes puntos de vista, la lucha en dos bandos: el conflicto contra los Constructores y el asedio de Thanos... y con grandes repercusiones para el futuro del universo Marvel, especialmente para los Inhumanos, una raza que ha sido desaprovechada en numerosas ocasiones, pero que ahora da el salto a la primera línea tras los sucesos de Infinito. Para poner en el papel las ideas de Hickman, Marvel ha contado con algunos de sus grandes nombres: Mike Deodato, Jimmy Cheung, Dustin Weaver...

Y a nivel de guión... bueno, Infinito ha molado. Quizá Hickman se ha tratado de contener demasiado, y hay muchas escenas que se quedan cortas, hasta el punto de que la saga parece el "resumen" de algo más amplio. El guionista ha desarrollada una narración de "capítulo" cortos, que parece no terminar de penetrar en la historia, y quedarse un poco por encima, aunque hay momentos a los que asistimos en repetidas ocasiones. Hay que hacer un gran salto de fe para creerse que las razas cósmicas van a ponerse bajo el mandato del Capitán América... pero en fin, los lectores de cómics ya deberíamos estar acostumbrados a esto.

En resumen: una saga que parece el resumen de algo más grande, en la que Hickman demuestra un estilo de narrativa complejo y casi hiperbólico, que a mi me recuerda muchísimo a Grant Morrison con una menor carga alucinógena.