No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 3 de febrero de 2014

X-MEN: LA BATALLA DEL ÁTOMO

Con las heridas del conflicto entre Vengadores y X-Men aún abiertas, y con Bendis como arquitecto principal de la franquicia mutante, La Guerra del Átomo se ha convertido en el primer crossover en el que poder encontrarnos con todos los mutantes de todas las colecciones y alineaciones reunirse... ¿Amigablemente? Pues no mucho, que hay ostias como panes. 




El movimiento inicial de Bendis a su llegada a los mutantes con All New X-Men fue sin duda sorprendente, con la estrategia de la Bestia de traer al presente a los miembros originales de la Patrulla-X cuando aún eran jóvenes. La llegada de los jóvenes mutantes fue el detonante y la primera pieza de la Batalla del Átomo, historia que hemos podido ver durante dos meses en las páginas de Imposible Patrulla-X, Lobezno y los X-Men, Nuevos X-Men y X-Men, con Bendis, Brian Wood y Jason Aaron colaborando en una historia al más puro estilo mutante, con la historia pasando de un cómic a otro. 






La Guerra del Átomo comienza cuando un equipo de Hombres-X del futuro hace su aparición en la Academia Jean Grey, con el objetivo de devolver por cualquier medio a los jóvenes a su época. El equipo, con una alineación casi inverosímil, y que está liderado ni más ni menos que por la propia Jean Grey, bajo la identidad de Xorn, llega dispuesto a todo, pues al parecer, la presencia de los jóvenes fuera de su línea temporal provocará grandes tragedias en el futuro (como se pone de aviso cuando un accidente del joven Cíclope casi provoca la desaparición del actual). Sin embargo, no todos están de acuerdo en cómo actúan los recién llegados, y desconfían de ellos. Es el caso de Kitty, Rachel... o sobre todo Illyana, que ni corta ni perezosa, decide viajar al futuro para ver exáctamente qué es eso tan horrible que anuncian Xorn y los suyos... y no sigo, que llegan los spoilers. 



La Guerra del Átomo ha contado con el equipo habitual de las colecciones habituales, así que no hay mucho que decir en este sentido, aunque David López, que normalmente es absolutamente genial, tiene algunas viñetas más flojitas que de costumbre (como punto negativo... el desastre de los dibujos de Bachalo ya no sorprende). La Guerra del Átomo es una saga sencilla, sin grandes pretensiones, y se convierte casi más en una carta de navegación, o en un teaser trailer muy grande de cosas que pueden llegar a ocurrir en el futuro de las colecciones X. 

¡Divertido como poco!