No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

domingo, 20 de marzo de 2011

GUERRA EN LIBIA

Bueno, supongo que podríamos considerar esto un post de emergencia, o más bien, de actualidad. Empecé a hacer una serie de posts hablando de la situación en los países árabes, y hoy, ha llegado finalmente lo que era previsible. Desde hoy… bueno, ayer, 19 de Marzo, la ONU se encuentra en guerra con Libia. ¿Qué ha pasado en las últimas semanas y cómo hemos llegado a esta situación?
            De cara al exterior, parece que no ha habido mucho movimiento en el Magreb, aunque esto no es realmente así, ya que en las últimas semanas hemos asistido (aunque sólo sea de forma circunstancial, todo ha quedado, lógicamente, apagado por el desastre de Japón y las consecuencias que ha tenido) a un baile de políticos y militares en los dos países que más han destacado en toda esta línea de revueltas, Egipto y Túnez. Hemos visto también que la situación se ha descontrolado bastante en Bahrein, donde el división entre chiíes y sunníes acentúa las diferencias políticas existentes en el país, y a como Marruecos ha aprovechado la situación de tensión generalizada para realizar algún “ataque” (creo que aquí, el término adecuado sería “razzia”) a zonas del Sahara Occidental. Pero la situación en Libia ha eclipsado todo esto.
            Como ya comentamos en su día, la revuelta en Libia contra el general Gadafi se inició en la segunda ciudad más importante del país, en la zona Este, Bengasi. Y cuando vieron que Gadafi se negaba, ya no a dimitir, si no a realizar cualquier tipo de concesión a sus reclamaciones, los rebeldes de Bengasi comenzaron a avanzar hacia el Occidente, hacia los feudos de Gadafi y la capital, Trípoli. Gadafi respondió bombardeando y masacrando a su población, lanzando contra su pueblo a mercenarios traídos del África Subsahariana y que en sólo el primer día dejaron un balance de más de doscientos muertos.
            Libia, desde hace ya más de dos semanas, se encontraba en un caso claro de guerra civil, incluso con ciudades tomadas por uno u otro bando, pero como en esos momentos en los que hemos visto a Israel defenderse con tanques de las piedras de los palestinos, parece que las fuerzas no estaban ni mucho menos equilibradas. Gadafi ha bombardeado (literalmente) zonas rebeldes, masacrando y diezmando a su propio pueblo. Y esta situación se ha extendido durante estas últimas semanas, con continuas llamadas de auxilio de los rebeldes al exterior mientras Gadafi recuperaba “territorios ganados”. Llevamos semanas oyendo hablar de “zona de exclusión”, como acción por parte de la ONU, lo que impediría a Gadafi utilizar sus propios aviones dentro del territorio Libio, decisión que, tras largos debates internos, la ONU decidió llevar a cabo esté viernes pasado.
            Ha sido demasiado tarde, pues ayer, sábado 19, finalmente la ONU decidió atacar Libia en apoyo/defensa de los rebeldes, un ataque cuya vanguardia ha sido Francia, y que se ha dirigido a objetivos militares libios; ataque respaldado horas después por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y otros países, siguiendo el dictado de la ONU. España también ha aceptado la resolución, y nuestros efectivos se están organizando en Italia, probablemente hoy mismo entren en acción de la forma que se considere adecuada.
            ¿Cuál ha sido la respuesta de Gadafi? La misma que hace años cuando EE.UU bombardeó Trípoli tras acusar al dictador de apoyar diversos grupos terroristas: amenazar y tratar de disuadir al resto del mundo con el mayor arma de la que dispone: el miedo. Según palabras del dictador Libio, todo el Mediterráneo se ha convertido en un campo de batalla, y no tendrá reparo en atacar objetivos militares y civiles. Vamos, que mañana mismo puede intentar bombardear Siracusa, Montecarlo, Niza o Cádiz, como estos días anteriores ha estado bombardeando a su propio pueblo.
            ¿Qué evolución tendrá esto? Mi opinión, y es estrictamente mía, sin bola de cristal ni nada, es que estamos ante otro Iraq, aunque esta vez, legal. Es decir, el ataque a Libia obedece una sanción de la ONU, no al capricho de tres amiguetes que decidieron buscar en las arenas de la antigua Babilonia unas armas imaginarias, pero el marco de desarrollo es muy parecido. Un dictador excéntrico y con complejo de superioridad, un país dividido y una serie de potencias militares dispuestas a terminar con su gobierno, a pesar de que hasta hace unos meses, era amigo de todos ellos. De momento, los ataques a las fuerzas de Libia se están realizando desde barcos y aviones, pero sólo es cuestión de tiempo que llegue una nueva sanción de la ONU y comience el desembarco de fuerzas de tierra, imprescindibles para solventar cualquier intervención militar; y es que además, esta vez los Aliados cuentan con un puerto de entrada de excepción: la ciudad de Bengasi, que probablemente se convierta en el centro de “Inteligencia” de los aliados en lo que dure la campaña.
            Realmente, que algo así iba a ocurrir antes o después, era previsible. La cuestión de por qué Libia y no, por ejemplo, Bahrein, también es obvia y no hace falta ni responderla aquí. Y por supuesto, todos sabemos que esto no ha ocurrido en Nepal, no ha ocurrido en China, ni ha ocurrido cuando hutus y tutsis decidieron matarse entre ellos. Ha sucedido, como siempre, cuando hay petróleo de por medio.
            En fin, señores, que una guerra se sabe cuando empieza, pero no cuando acaba, así que… iremos viendo que nos trae el 2011, que parece venir calentito, pero calentito. Y desde aquí, emplazo al colega Oneyros, que es el que controla de según que temas, a continuar con mi propio post, analizando las consecuencias económica a nivel global de lo que supone una guerra ahora, en el momento en el que nos encontramos…

3 comentarios:

Dr. Iglesias dijo...

Primeras fotos de víctimas (que ocultarán) de los 112 misiles Tomahawk lanzados contra el pueblo libio. En Trípoli se repiten las masacres de Bagdad. Acceder a:

http://aims.selfip.org/~alKvc74FbC8z2llzuHa9/default_libia.htm

Marlen dijo...

Comentario sobre Habib Bourguiba.Se habla mucho sobre la enfermedad mental del presidente de Tunez que al parecer lo llevo a su dimision.Conoci en l967 en Montreal al Dr. John Jaques Eisenring cuando ambos estudiabamos en la Universidad de McGill y me comento que su amigo y Profesor Tutelar el neurologo Dr, Alojouanine Director de la Clinica Bell Air en Ginebra, estaba tratando a Bourguiba y en varias ocasiones se habia internado en dicha clinica por depresiones severas siendo Presidente. Finalmente fue diagnosticado de Enfermedad Maniaco Depresiva o Bipolar. Aun cuando estas salidas de Tunez se mantenian secretas o se camuflaban como descansos en Suiza donde el presidante poseia una casa, los espias de Ben Ali entonces su hombre de confianza, descubrieron que realmente obedecian a problemas de salud mental.Mi amigo Eisenring que regreso despues a Ginebra como Neurologo y con el cual mantuve contacto hasta su prematuro fallecimiento(l978), me comento que el presidente tunesino fue uno de los primeros pacientes tratados con Carbonato de Litio.Esta substancia que es un metal ligero y hasta la fecha se sigue utilizando en el tratamiento de la enfermedad Bipolar, habia sido descubierta por el medico Australiano John Cade en l949, pero debido a su toxicidad se veto su uso hasta l970, cuando se utilizo en Bourgouiba al parecer con exito.Para entonces era un secreto a voces la enfermedad mental del presidente,quien fue forzado anos mas tarde por Ben Ali, bajo la amenaza de un juicio de interdiccion, a retirarse en su palacete de Cartago donde permanecio hasta su muerte, y donde mi amigo el doctor Suizo lo visito algunas veces.Eduardo J. Garcia Flores

Tomás Sendarrubias dijo...

Pues allí debía seguir cuando estuve yo en Túnez, hace como doce o trece años. El palacio de Bourguiba está muy cerca (es más, está casi dentro) de las Termas de Antonino, un lugar turístico, que estaba lleno de guardias, pero no para evitar que te llevases los mosaicos, si no para que no si hicieran fotos en dirección al palacio de Bourguiba (con lo cual, te dejaban sin la mejor foto de Cartago, ya que en esa dirección están las únicas columnas que han sobrevivido enteras a dos mil años de historia).

Gracias por el comentario.