No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 31 de marzo de 2011

ASTONISHING X-MEN: EXOGENÉTICO

            Este mes de Marzo nos ha traído el final del segundo arco de Warren Ellis al frente de Astonishing X-Men, con los lápices del genial Phil Jiménez, que ya tuvo ocasión de trabajar con sus lápices a los mutantes más célebres del mundo durante parte de la etapa de Grant Morrison al frente de la por aquel entonces llamada New X-Men, teniendo el privilegio de dibujar precisamente los números en los que la etapa de Morrison alcanzaba su apogeo, Planeta-X.
            “Exogenético” ha sido el peculiar nombre de la saga en la que Ellis y Jiménez han compartido el trabajo, manteniendo la originalidad temática que Ellis ya había comenzado en el arco anterior. Frente a la aglomeración de mutantes que aparecen en Patrulla-X o X-Men: Legado, Ellis, en Astonishing, trabaja con un equipo reducido, formado por Cíclope, la Bestia, Emma Frost, Armadura, Lobezno y Tormenta, con una participación importante de la secundaria que Joss Wheddon creara para esta misma serie, la excepcional Abigail Brand, directora de SWORD. Y en lugar de centrarse en la supervivencia de los mutantes, aislados desde las sagas Utopía y Nación-X en la isla de Utopía, frente a la costa de San Francisco, Ellis pone a los mutantes de nuevo en el mundo, les hace romper las fronteras de lo que consideran ya familiar y nos devuelve parte de la épica y la aventura a la que en otro tiempos nos acostumbró la Patrulla-X.
            En “Exogenético”, Ellis bucea en la historia reciente del Universo Marvel, para volver al momento que ha marcado los últimos años de esta franquicia, el momento en el que la Bruja Escarlata pronunció las palabras “No Más Mutantes”. En la historia “Especies en Peligro”, vimos como Hank McCoy, el hirsuto genetista más conocido como La Bestia, trataba de investigar y conseguir una cura para la pérdida de poderes, para evitar así la extinción de los mutantes. Es esta investigación la que Ellis utiliza en Exogenético, cuando la Patrulla-X se encuentra con extrañas creaciones genéticas que utilizan como base a muchos de sus compañeros o enemigos muertos, mezclando por ejemplo genes del Nido con genes de Sauron para atacar a los mutantes.
            No voy a desentramar más el argumento de “Exogenético”, por si queda alguien que no lo haya leído todavía, pero aunque parece que la saga, a priori, tiene una gran simplicidad, Ellis consigue con el último número dotar de gran complejidad a la historia, que adquiere repentinamente un gran trasfondo moral, y que hace que las propias raíces de los X-Men sean analizadas. Así que, si tenéis la oportunidad, no os perdáis esta saga, en la que además del guión de Ellis, están los espectaculares lápices de Phil Jiménez… y para mejorar la lectura, si podéis, leedla de un tirón, como si de un tomo se tratara.
            A ver que nos depara la siguiente saga, Xenogénesis, de mano del propio Ellis y el peculiar Kaare Andrews…

4 comentarios:

Yota dijo...

En breve pondré también mi reseña. La verdad es que no me ha gustado. Creo que está muy alargada y aunque el guión es puro Ellis solo me quedaría con algunos diálogos de emma Frost y con Cíclope cada vez más hijoputa

Tomás Sendarrubias dijo...

Lo dé Cíclope es muy grande. Lo han convertido de un personaje soso y sin gracia alguna en el mejor personaje de todo el universo mutante.

David G. dijo...

Lo aplaudo la labor de Ellis en los dos arcos argumentales que lleva e Atonishing Men. Me quedo con ambos arcos, el de Bianchi, y el de Jimenez, todos puntos de interés desde mi humilde punto de vista.

Angel Guerrero dijo...

Los Astonishing de Ellis los leo sin ansía. No son malos tebeos, pero tampoco nada del otro mundo. Cierto es que esta saga dibujada por Jiménez ha tenido su puntillo de interés en el hecho de ver quién estaba detrás de todo, y finalmente descubrir que era un ilustre

SPOILER SPOILER SPOILER desconocido FIN DE SPOILER FIN DE SPOILER FIN DE SPOILER

Al final, ese mensaje moral al que alude Tomás, consigue hacer que la saga tenga un cierre aceptable. Pero desde luego, es de esas historias de las cuales no recordaré los detalles dentro de un par de meses. Seguro.
¡Y ahora me viene de dibujante Kaare Andrews! ¡Glubs! ¡Otro de los que no soporto!