No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 27 de junio de 2011

CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO 2: CHOQUE DE REYES

Pues bien, tras un paréntesis forzado por los cómics del mes, finalmente he terminado de leer Choque de Reyes, la segunda parte de esa monumental obra maestra de la literatura que está llamada a ser Canción de Hielo y Fuego, la obra magna de George R.R Martin.



            El 30 de Mayo, en este mismo blog, hice la reseña del primer volumen, Juego de Tronos, que ya ha sido llevada a la pequeña pantalla en una adaptación que pronto tendrá su propio post en el Iconocronos; de modo que para poneros en antecedentes sobre cómo llegué a esta novela y la opinión que me mereció el primer tomo, no tenéis más que pasaros por allí.

            En Choque de Reyes, continúa la situación dejada por los eventos ocurridos en Juego de Tronos. La guerra se extiende por los Siete Reinos, desde Invernalia a la Ciudadela, desde el Valle de Arryn a Roca Casterly. Y mientras la guerra arrasa esa región tan semejante a Inglaterra, mientras el Invierno se acerca, los hombres de la Guardia de la Noche siguen enfrentándose a las evidencias cada vez más claras de que algo ocurre en el Norte, más allá del Muro. Un cometa rojo cruza el cielo hacia el Este, y siguiendo su rastro, Daenerys Targaryen, la última heredera de los Reyes Dragón, y khaleesi de los dothraki que tanto se asemejan a los Mongoles, viaja hacia el Este, provocando con sus actos y su sola presencia que la magia florezca en el mundo conocido, desde Asshai a los Siete Reinos.



            Martin repite en este volumen el esquema que ya le diera tanto éxito en Juego de Tronos, la narración desde varios puntos de vista diferentes, volando de un personaje a otro, consiguiendo mantenernos continuamente enganchados a cada una de las historias, y sinceramente, en algunos momentos creando cierto aire de frustración cuando acaba un capítulo y te quedas con ganas de saber más de lo que está pasando con ese personaje… aunque sabes que lo que vas a leer va a ser igual de interesante y sorprendente que lo que has leído… o quizá más. Al reparto de narradores heredado de Juego de Tronos se suman en Choque de Reyes dos nuevas voces, la de Theon Greyjoy, uno de los secundarios de Juego de Tronos que encuentra aquí un nuevo protagonismo, ya que, aunque criado por Eddard Stark junto a sus hijos como un acogido, realmente es el heredero de Balon Greyjoy, señor de las Islas del Hierro, antiguo rebelde y señor de una cultura que nos recuerda poderosamente a los vikingos: y la de Ser Davos, el Caballero de la Cebolla, un antiguo contrabandista convertido en caballero de mano de Lord Stannis Baratheon, señor de Rocadragón.

            Además, aunque no obtienen entidad de narradores, hay otros personajes que obtienen nueva entidad en este volumen, sin por ello mermar el interés en los ya clásicos. Stannis y Renly Baratheon, señores de Rocadragón y Bastión de las Tormentas y hermanos menores de Robert Baratheon; Gendry, el hijo bastardo del rey; Melisandre, la Mujer Roja de Asshai, sacerdotisa del Dios de la Luz; Brienne, la mujer caballero que sirve a lord Renly; o la propia Cersei Lannister, que se va perfilando como un personaje complejo capaz de competir en profundidad con la mismísima Lady MacBeth.



            Si Juego de Tronos era la presentación del mundo de Canción de Hielo y Fuego, Choque de Reyes es el estallido de todo aquello que se nos había anticipado… o al menos de una parte de ello (aún nos queda mucho por saber de lo que ocurre en el Norte y del destino de Daenerys). Continúan las intrigas, las sorpresas, y a ello, se unen las grandes batallas, narradas de forma auténticamente épica y gloriosa por Martin, batallas que, como no podía ser de otra forma, encierran sus propias sorpresas y giros dramáticos. En fin, que con Choque de Reyes, la saga continúa… y la promesa de que aún hay mucho que descubrir, y muchas sorpresas que nos van a dejar sin aliento.

            Y todo ello, mientras el Invierno está cada vez más cerca.