No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 23 de junio de 2011

LOS BORGIA

            Hace ya algún tiempo llegó a mis oídos la noticia de que Showtime, productora de la genial (¿lo he dicho ya alguna vez, no?) “Los Tudor”, había comenzado a preparar una adaptación para la pequeña pantalla de la vida y obras de la que probablemente sea la más famosa familia del Papado: “Los Borgia”. Cuatro ha tenido los derechos para la emisión de esta serie en España, y ya hemos podido ver el resultado de la primera temporada. ¿Entramos en faena?


Históricamente, sabemos que la familia Borgia, originaria de Valencia y entre cuyas posesiones se encontraba el Ducado de Gandía, y la leyenda negra del Papado ha convertido a la hija del Papa Alejandro VI, Lucrecia, en uno de los mayores mitos de la historia. La asesina, la envenenadora, la femme fatale por definición. La historia ha expandido la leyenda más allá de Lucrecia a su padre y sus hermanos; y la novela del autor Mario Puzo, “Los Borgia: La Primera Familia del Crimen” les alzó al mundo del Best-Seller. Desde mi punto de vista personal, Rodrigo Borgia, convertido en el Papa Alejandro VI fue una gran araña situada en el centro de una red para la que utilizó a sus cuatro hijos; César, Juan, Lucrecia y Jofré, y demostró ser un auténtico hombre de estado digno de El Príncipe de Maquiavelo, y probablemente, se trate del Papa más famoso de la historia.



            Si nos centramos ya en la serie como tal, encontramos que su primera baza era un reparto de auténtico escándalo, con el propio Jeremy Irons (La Casa de los Espíritus, El Mercader de Venecia o La Caja China) como cabeza de cartel en el papel del Papa Alejandro VI; François Arnaud (La Doble Vida de Eleanor Kendall, Missing)  como César Borgia; Johanne Whalley (Willow, Scarlett) como Vanozza y Holliday Grainger (Jane Eyre) como la archiconocida Lucrecia. Y además, tenía la garantía de una ambientación histórica acertada, como ya Showtime había demostrado con Los Tudor.

            Por suerte para todos, para los aficionados a la Historia, a las series, o a las dos cosas, hemos encontrado la serie que esperábamos. Los Borgia consigue alcanzar un buen equilibrio entre el desarrollo de la historia y el de los personajes; con el apoyo de una fotografía literalmente esplendida; y una cuidada banda sonora, obra de Trevor Morris. Quizá lo único reprochable sea la brevedad de la temporada, que apenas nos introduce en la historia de los Borgia, y que nos deja prácticamente con la miel en los labios y deseando que continúe.   


            Lo bueno, es que con suerte, tendremos Borgia para rato.