No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 8 de marzo de 2012

GUERREROS SECRETOS


                Este mes de Febrero, después de 28 meses, con sus 28 números correspondientes, ha llegado a su final la colección Guerreros Secretos, la gran historia hija de la Invasión Secreta que hace un poco más de dos años nos llenó todas las colecciones de Marvel de skrulls mejor o peor escondidos, y que abrió el camino a una de las etapas más interesantes de la Marvel actual, el famoso Reinado Oscuro  de Norman Osborn, concluido sin duda demasiado pronto, seguramente por cuestiones de marketing.

                La colección Guerreros Secretos, como he dicho, comenzó a raíz de Invasión Secreta, y vimos su génesis en uno de los números que Bendis escribía en Nuevos Vengadores y Poderosos Vengadores para ampliar la información que teníamos en la serie principal (¿he comentado alguna vez lo sumamente innecesarios que eran estos números?), y en uno de ellos, se nos hablaba de qué había hecho Nick Furia desde que desapareciera, tras los acontecimientos de Secret War, en los que Furia organizaba un ataque secreto contra la dictadora latveriana Lucía von Bardas, en su lucha contra el terrorismo internacional, lo que le costaría el liderazgo de SHIELD. Así, supimos que Nick había mantenido una serie de “orugas”, ficheros escondidos en los que estaban los nombres de posibles agentes, a los que reunió entre Secret War y Invasión Secreta. Un hijo del Doctor Druida, el hijo de Ares, Daisy (la agente de SHIELD con poderes tectónicos que apareciera en Secret War), Muro (hijo de un villano no revelado al principio de la serie)… son solo algunos de los miembros de este equipo que Furia ha reunido y que debuta en la Invasión, luchando contra los skrulls.


                Estos elegidos de Furia se convertirían en los protagonistas iniciales de Guerreros Secretos, que arrancó con Bendis y un Jonathan Hickman que prácticamente aterrizaba en Marvel en ese momento procedente de Image compartiendo el timón, aunque la serie pronto pasaría a estar en completo en manos de Hickman, que dejó muy claro que tenía para la serie grandes planes que iban más allá del propio grupo recién creado. Y es que el subtítulo de la serie en aquellos primeros tiempos, Nick Furia, Agente de Nada, cobraría incluso más importancia que la de los propios Guerreros Secretos.  Porque Nick ha sido el auténtico protagonista de la serie, él y sus Comandos Aulladores, en una colección que, como indica el título del último número, siempre se ha basado en la existencia de Círculos dentro de Círculos. Además de grandes escenas de acción (que además han contado con el dibujo de unos estupendos Stefano Caselli y Alessandro Vitti), la serie se ha caracterizado sobre todo por su trama de “politiqueos”, con espías triples y sorprendentes revelaciones alrededor de los propios protagonistas.

                Hickman se ha introducido en el mundo del conflicto escondido, y luego abierto, entre los restos de SHIELD (recordad que cuando todo comenzó, era la época de HAMMER) y una resurgente HYDRA, además de un tercer grupo en discordia, la versión soviética de estas dos agencias, la sorprendente LEVIATÁN. Además, Hickman presenta un nuevo concepto del Zodíaco, y a través de este, vincula Guerreros Secretos con la que es su colección más innovadora, ese must read que todos deberíais leer: SHIELD.


                En fin, han sido 28 números de sorpresas y de una historia tan rápida y entretenida que los propios números parecían hacerse cortos, hasta el punto de que en algún momento no muy lejano, espero sacar tiempo para leerme la historia del tirón, y seguramente me encuentre con que esta es aun mejor de lo que ahora mismo tengo en mente. Ánimo, y todos a leer.

2 comentarios:

Natán dijo...

No me lo he leido por miedo al spoiler que Moi solo me prestó la mitad de la serie!

Tomás Sendarrubias dijo...

¡¡Pues que te deje la otra mitad, tío!! Ya le vale... Y no hay spoiler, no te preocupes, puedes leer tranquilo... creo. :)