No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

jueves, 30 de mayo de 2013

CANCIONES QUE CANTAN LOS MUERTOS


Hace unas semanitas, después de leer el segundo volumen de Mundodisco, y mientras llegaba mi cumple, que siempre suele traer nuevas lecturas, decidí echar un ojo a Canciones que Cantan los Muertos, una recopilación de relatos de terror de George R. R. Martin, al que todos conocemos porque se ha hecho famoso y rico como Creso gracias a Canción de Hielo y Fuego y todo lo que ha traído alrededor la saga, a la que, como casi todo el mundo, estoy enganchado. Y este libro en particular me atrajo precisamente porque se trataba de un compendio de relatos cortos, y teóricamente de terror, así que hacía de contrapunto perfecto a la extensión de La Corona de Hierba y el humor de La Luz Fantástica.




                Chasco.
                Canciones que Cantan los Muertos es, efectivamente, una colección de relatos que mezclan la ciencia-ficción y el terror, dos mundos en los que Martin ya se había movido antes de lanzarse a la fantasía. No he leído otras obras suyas en estos géneros, pero si el resultado es semejante al de Canciones que Cantan los Muertos, no puedo dejar de alegrarme de que haya encontrado dentro de la fantasía su sitio. Sin un hilo conductor más allá del hecho de que se trata de relatos cortos, este libro recoge seis narraciones distintas, arrancando por El tratamiento del mono y seguida de En la casa del gusano, Los hombres de la aguja, Los reyes de la arena, Esta torre de cenizas y Recordando a Melody. Y admito que, después de leer Los reyes de la arena, me he rendido. Creo que de todos ellos el que más me ha gustado ha sido El tratamiento del mono, aunque al igual que el resto de los cuentos es un tanto predecible (ninguno de los que he leído tiene los grandes giros argumentales que sí ha sabido dar a la narración de Canción de Hielo y Fuego), problema que alcanza un punto completamente preocupante en Los reyes de la arena, donde el final del cuento es predecible desde prácticamente la primera página y la historia se alarga de forma realmente innecesaria. Creo que por eso precisamente fue Los reyes de la arena el cuento que me derrotó, por su previsibilidad y la sensación de estar masticando demasiado tiempo el mismo chicle. Si que es cierto que en los cuatro relatos que sí he leído, Martin se ha esforzado por tocar todos los palos del género, más o menos, y con mayor o menor éxito. El tratamiento del mono aborda el tema de las tiendas misteriosas y las soluciones fáciles que se convierten en maldiciones; En la casa del gusano tiene cierto toque extraño, como si buscara la angustia de Poe o el terror alienígena de Lovecraft pero sin llegar a conseguir la idea de aventura condenada que sí que tiene Las Aventuras de Arthur Gordon Pym o En las montañas de la locura, donde estarían los referentes más claros para este cuento. Los hombres de la aguja es una historia que bien podría haber formado parte de Leyenda Urbana y que se queda en… nada. Y Los reyes de la arena mezcla “terror” y ciencia-ficción a través de la clásica idea de que el hombre es un monstruo para otras criaturas… y que todo termina volviéndose contra él.
                Los temas están bastante manidos, la narración no tiene nada espectacular… y desde luego, no engancha.
                La verdad, una decepción.

2 comentarios:

Natán dijo...

Jo tio, pues a mi me encantó esta recopilación, sobre todo En la casa del gusano. La única que me pareció bastante mala es Los hombres de la aguja, que más predecible no puede ser, pero en general el resto bien.

Er-Murazor dijo...

¿No te ha gustado "Los reyes de la arena"? Caramba, pues a mi me encantó. Bien es verdad que yo lo leí en la recopilación de Asimov de los premios Hugo, así que esperaba un cuento de CF, no uno de terror. Supongo que enmarcado en ese género sí será flojo, pero como cuento de CF inquietante a mi me gustó bastante.

En fin, para gustos colores, imagino. Me quitas la gana de echarle un vistazo a la recopilación. Mejor, que tengo mucha lectura pendiente xD.