No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

lunes, 27 de mayo de 2013

REGRESO A LOS REINOS OLVIDADOS

1974 es una fecha importante para todos los frikis del mundo, porque es el año en el que TSR, la compañía de Gary Gygax publicó Dungeons and Dragons, nuestro Dragones y Mazmorras. Aquí en España no sonaba mucho hasta que en los primeros 80, Televisión Española (no había otra) emitió una serie de animación basada en este juego de rol, que hizo que de pronto a todos nos sonara la conjunción de Dragones con Mazmorras. A algunos nos marcó tanto como para que en los años posteriores, termináramos cayendo en las garras del más fantástico de los mundos, el que inició la historia de los juegos de rol. 

Los personajes de una serie mítica dispuestos a enfrentarse a la Fuerza del Mal...



Y hoy vamos a dedicar este lunes rolero precisamente a este juego, porque con el grupo de rol de lo domingos, vamos a arrancar partida de Dragones y Mazmorras, después de terminar la crónica de Vampiro sobre Montreal Nocturno. Giro drástico de ambientación y sistemas, nos alejamos del Mundo de Tinieblas y nos lanzamos sobre el más grande de los mundos de fantasía que se ha creado para este sistema de juego: los Reinos Olvidados. 

Un día cualquiera en los Reinos...

Dentro de los mundos de fantasía que han crecido en torno a Dragones y Mazmorras (Dragonlance,  Ravenloft, Eberron, Dark Sun...), Reinos Olvidados es uno de los más ricos, y probablemente también el más clásico y destinado a las aventuras de corte más épico. Es el mundo de la magia, los dioses, los grandes magos y guerreros, los dragones... Desde las estepas de la Horda hasta las junglas de Chult, desde los Arpistas a los Zhentarim, desde los Hechiceros Rojos de Thay a Elminster el Mago, todo tiene cabida en Reinos Olvidados.


Faerûn, el mundo de las aventuras.


Y hacia allí nos dirigimos. Marco lo hará manejando a un Explorador Humano (que se llama Hank y es arquero, las influencias son evidentes), Sara con una Druida Elfa, José Luis con un Ladrón Humano, y Álex con una Maga Semielfa. En breve, los cuatro se adentrarán en una aventura que les llevará de las intrigas de la Costa de la Espada a Cormyr, de enfrentarse a cultos secretos a viajar a la Infraoscuridad, y quizá a ciudades llenas de muertos vivientes, o a otros mundos...

Porque en Reinos Olvidados, cualquier cosa es posible.