No es la crónica de un mundo... es la historia de muchos.

viernes, 31 de mayo de 2013

LOS VIERNES DE MARCO: WAXWORKS

La mal llamada tercera parte de “Elvira”


Desciende a los cinco mundos donde se funde el terror...

            Lo prometido es deuda, y aquí os traigo la tercera parte que cerraría la terrorífica trilogía rolera de “Horrorsoft”. Ni más ni menos que Waxworks. Juegazo.
            Waxworks es un juego en primera persona. Aunque tiene más toque de aventura, se le catalogó como juego de rol. Hay varios parámetros roleros como son los combates y la experiencia. El caso es que lo de la experiencia como que es un poco tonto, la verdad. Era muy lineal y sumabas según descubrías cosas que eran imprescindibles para terminar la aventura. Además, fué muy mal catalogado: le pusieron la etiqueta de ser la tercera parte de la serie "Elvira" (otras dos obras maestras). Quizás sea porque los tres juegos son de Horrorsoft...

Al chico le entró mal cuerpecillo...
            Ya hablando de lo que es el juego en si. Tanto este como los dos Elviras anteriores tenían una baza a su favor: Unos estupendos gráficos para la época. La verdad es que el trabajo artístico de los chicos de Horrosoft fué maravilloso. Tanto como la música. Todavía silbo de vez en cuando alguna de las melodías que acompañaban el juego. Efectos de sonido tenía muy pocos, pero siempre bien implantados.
El juego consistía en salvar a tu hermano gemelo. Durante miles de años, una bruja condenó a tu familia a que uno de los dos gemelos de cada generación fuese siervo de Belcebú (vamos, de el demonio). Así durante generaciones. Llegamos al tiempo actual y tu tío (ya muerto) te "invita" a su museo de cera para salvar a tu hermano gemelo (que le ha tocado la china) y, ya de paso, salvar a las otras generaciones de la maldición.
Entonces descubrirás que tus antepasados han sido malos... ¡pero malos malísimos! Tienes que pasar por cuatro puntos distintos antes de matar a la bruja:
- Egipto: Tu antepasado resulta ser un malvado faraón. Tienes que entrar a su pirámide y destruirle.
- Mina: Una mina con extraños seres mutantes. Te puedes imaginar que el bicharraco más repugnante y grandote es tu antepasado, ¿verdad?
- Cementerio: Un nigromante malvado es a quien tienes que derrotar. Para ello tienes que terminar con su aliado el vampiro y una terrible banda de zombis a su disposición.
- Londres: Tu antepasado es, ni más ni menos, que Jack el Destripador. Tienes que encontrarle y cargártelo antes de que mate a más... ¡prostitutas!

Familiares conflictivos hay hasta en las mejores familias
                        Waxworks no estaba pensado para "niños". Es más gore y sangriento que los anteriores Elvira (y estos lo eran). En Waxworks nos encontraremos primeros planos de niñas con el pecho abierto y el corazón descubierto, jardineros destripados con una hoz, cocodrilos mordisqueando gargantas, pinchos penetrando en los ojos, plantas arrancando brazos y cabezas, decapitaciones... y un largo etcétera que no hace el juego apto para gente que llora con Bambi (donde, por cierto, no se demuestra que maten a la madre).
Decir que el juego lo terminé gracias a la ayuda de Jorge (¡al que mando saludos!), que me mandó una carta a mi casa SELLADA que solo debería abrir si me atascaba en algún momento. Él, como crack que es, se lo terminó sin ayuda... a mí me tocó abrir el sello.
Y poco más que decir. Solo lo de siempre…

¡¡Felices Pesadillas!!